Sevilla, capital de Andalucía, es una de las ciudades españolas que mayor atracción ejerce en el campo del turismo. Si todavía no has tenido oportunidad de visitarla, desde Supercurioso te animamos a ello. Además, también te contamos curiosidades de Sevilla para que aproveches todavía más tu viaje a esta increíble ciudad.

6 curiosidades de Sevilla que no conoces

¿Cuál es el origen de la expresión “quien fue a Sevilla perdió su silla”?

Empleamos este dicho para referirnos a la pérdida de posesiones por el abandono de las mismas. Sin embargo, desconocemos de dónde proviene el refrán. Pues bien, para dar respuesta a esta cuestión, debemos remontarnos al reinado de Enrique IV de Castilla, en el siglo XV. En este contexto se dio un enfrentamiento entre dos arzobispos: Alonso de Fonseca el Viejo y Alonso de Fonseca el Mozo, tío y sobrino respectivamente.

El sobrino recurrió a la ayuda de su tío para que este restableciera la paz en Galicia mientras él le sustituía en el arzobispado de Sevilla. Solventada la problemática en Santiago de Compostela, el sobrino se negó a devolverle la silla a su tío. Y aunque finalmente cada uno volvió a su arzobispado original, la resolución del conflicto político-familiar requirió la intervención del papa Pío II, la del mismo rey y el ahorcamiento de algunos partidarios.

Curiosidades de Sevilla 2

El puente de Triana… ¡en París!

El puente de Triana es una de las principales joyas de Sevilla. Su nombre oficial es Puente de Isabel II, ya que fue construido bajo el mandato de la misma, entre 1845 y 1852. Sus arquitectos fueron los franceses Ferdinand Bernadet y Gustavo Steinacher.

Estos se basaron en el Puente del Carrousel, situado en su país natal, París. El puente parisino fue construido en 1834 sobre el río Sena (aunque actualmente no exista, se situaría cerca del museo del Louvre) y fue representado por Vincent Van Gogh en una de sus pinturas impresionistas. En ella se puede apreciar el enorme grado de similitud entre ambos puentes.

Las huellas escondidas en Plaza de España

En en la Plaza de España podemos encontrar una estatua conmemorativa a su creador, Aníbal González. Esta estatua de bronce guarda un secreto que sólo está al alcance de los más observadores. Y es que, si nos fijamos, podemos descubrir las huellas pertenecientes a tres manos pequeñas.

La explicación la encontramos en el grupo que se encargó de su construcción. El Ayuntamiento de Sevilla organizó un concurso para decidir quién se ocuparía de la obra. Dos escultores, Manuel Nieto y Guillero Plaza, y un arquitecto, Manuel Osuna, fueron los ganadores. Casualmente, los tres se convirtieron en padres ese mismo año, y decidieron dedicar a sus hijos un pequeño espacio de su obra.

Curiosidades de Sevilla 3

La Torre de Oro se esconde en el escudo de Santander y Laredo (Cantabria)

En ambos escudos puede apreciarse la Torre de Oro de Sevilla. El motivo es la representación de la reconquista de Sevilla durante el reinado de Fernando III, pues se dio la participación de marinos cántabros. La Torre aparece atada a una cadena y al lado de un barco, representando las cadenas que tuvieron que romper para soltar el puente de barcas que unía la ciudad con Triana.

Vítores en la Catedral: los antepasados del graffiti

Hace unos años la limpieza de los muros de la Catedral sacó a la luz estas pintadas rojizas en clave de jeroglífico, situadas en la pared que da a la calle Alemanes. En ellas se identificó la repetición de un patrón: una uve mayúscula acompañada de una te y una erre, pudiéndose adivinar también una ce y una o.

El vítor es un símbolo propio del Bajo Imperio Romano que fue adoptado por diferentes universidades españolas (por ejemplo, también aparecen en la de Salamaca). Sirven como  acto conmemorativo a alguna celebración o doctorado.

Curiosidades de Sevilla 4

La leyenda de Susona, “la hermosa hembra”

La última de nuestras curiosidades de Sevilla se sitúa en el actual barrio de Santa Cruz, que fue en el siglo XIV la judería de Sevilla. Allí los judíos intentaron refugiarse de la persecución cristiana y también planearon un alzamiento contra ellos, siendo Diego Susón uno de sus instigadores. Este era padre de una muchacha de suma belleza, conocida como “la hermosa hembra”.

La dama, a su vez, mantenía un idilio secreto con un caballero cristiano de gran renombre, objetivo de asesinato por su padre. Al descubrir este hecho, Susona, completamente enamorada, fue a advertirle del peligro que corría. El caballero, en respuesta, alertó al asistente de la ciudad y metieron a todos los judíos en prisión.

La culpabilidad llevó a Susona a convertirse en monja. Cuando murió, en el testamento estipuló su voluntad de colocar su cabeza sobre la puerta de su casa, a modo de ejemplo para los jóvenes. Actualmente, en la calle sevillana llamada Susona, puede apreciarse una representación del lugar que ocupó su cabeza y también existe una inscripción de esta leyenda.

Esta ha sido nuestra selección de curiosidades de Sevilla, ¿qué te ha parecido? ¿Has echado en falta alguna? Si has estado en Sevilla y te apetece compartir con nosotros alguna anécdota, curiosidad o dato, ¡no te cortes¡ Estamos esperando tu comentario.

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta