¡Hola Supercurioso! Antes de leer el artículo nos gustaría que conocieras una nueva forma de descubrir nuestro curioso mundo, ¡a través de Youtube! Tenemos un canal del que nos encantaría que formaras parte. ¡Puedes suscribirte y conocerlo aquí –> YouTube Supercurioso!

Todos hemos escuchado o visto en las redes y los medios de comunicación, un montón de hábitos saludables que supuestamente mejoran nuestra salud y calidad de vida, pero lo cierto es que pese a que muchos puedan ser verdaderos, también circula por allí mucha información falsa que no tiene validez realmente. Conoce algunos hábitos que puedes empezar a dejar desde ya ¡Aquí vamos!

6 hábitos saludables que podrías dejar. ¡Olvídalos de una vez!

1. Evitar el gluten

Está de moda hoy en día optar por los alimentos libres de gluten. Al parecer todas las personas consideran que el gluten las afecta debido a que se hinchan un poco o tienen gases después de comer.

Aquí está la noticia: esto es normal, la mayoría de personas sufren de esto, consuman o no gluten. Entonces, si no estás completamente seguro de que perteneces al 1% de las personas que padecen problemas digestivos por celiaquía, no existe la necesidad de evitar esta proteína tan común.

2. Comer alimentos “libres de grasa”

Los estudios demuestran que los alimentos “libres de grasa” no reducen el riesgo de padecer cáncer de seno, de colon o enfermedades del corazón, además, tampoco ayudan a perder mucho peso, la razón por la que se consumen en primer lugar.

La grasa es un macro nutriente indispensable para nuestro cuerpo, pero sus fuentes deben ser naturales y saludables; aguacate, nueces, semillas y pescados son una buena opción.

3. Tomar muchos mulivitamínicos

Nuestro cuerpo necesita pequeñas cantidades de vitaminas para sobrevivir; sin vitaminas como la A, C y E por mencionar solo algunas, tendríamos problemas para convertir el alimento en energía y con esto desarrollar enfermedades.

Los estudios muestran que podemos recibir las vitaminas que necesitamos de lo que comemos, incluso a veces en cantidades superiores a las necesarias, así que come bien y olvida tantas píldoras.

4. Comer sólo las claras del huevo

Debido al colesterol, muchas personas temen consumir la yema del huevo, pero en realidad esto solo te afecta si sufres de colesterol alto, cuando el consumo de huevos sí se debe reducir, de otra manera no hay problema. De hecho, ¿sabías que los aportes vitamínicos de la yema son superiores a los de la clara? En la yema encuentras fósforo, calcio, magnesio y potasio.

La grasa que posee la yema ayuda a que el cuerpo asimile la proteína de la clara. Así que, si no es por razones de salud concretas, ¡comételo completo!

5. Consumir toneladas de vitamina C cuando tienes gripe

Un poco de vitamina C extra puede ayudarte a reforzar el sistema inmunológico, pero demasiada puede ser perjudicial para tu salud: diarrea, nauseas, vómitos, dolores de cabeza… son algunos de los síntomas que puedes experimentar si te excedes.

Mejor preocúpate por consumir una buena cantidad de frutas, en especial cítricas y así mantendrás buenas defensas en tu organismo.

6. Cambiar la leche de vaca por leche de almendras

Últimamente han surgido muchas alternativas a la leche de vaca, y la leche de almendras es quizá la más conocida de todas.

Las almendras son una excelente fuente de proteína, pero un vaso típico de leche de almendras contiene una muy baja cantidad de nutrientes; es un 2% almendras y el resto son vitaminas añadidas. Lo mejor es comer las almendras en su forma original y beber leches más nutritivas como la leche de soya.

¿Que hábitos saludables vas a empezar a dejar atrás? ¿Conoces otros? No dejes de ver: 8 hábitos de la gente que gusta a todos.

Imagen: (c) Can Stock Photo / lsantilli, (c) Can Stock Photo / diego_cervo

Compartir

Dejar respuesta