Las ventajas de viajar a Mallorca en septiembre
Valora este post

El verano propiamente dicho, es decir, los meses de julio y agosto han acabado. Todo el mundo regresa apesadumbrado a las ciudades, a sus trabajos y a sus vidas rutinarias. ¡Pero tú no! Tú tienes vacaciones en septiembre y déjanos decirte que se trata del mejor mes del año sin duda alguna.

¿Por qué septiembre y por qué Mallorca?

Bien. Vayamos por partes para no liar demasiado a nuestros lectores viajeros. Septiembre es de lejos el mejor mes para viajar, o al menos es considerado así por muchísimas personas y se debe a varios factores que vamos a exponer a continuación para que tengas muy claro por qué.

Primero, el clima. Esos calores horrendos y pegajosos del ecuador del verano han pasado ya. A nadie le gusta dormir fatal por el exceso de temperatura, o no poder vivir sin aire acondicionado y depender todo el tiempo de los sistemas de climatización para sentirse a gusto de verdad.

En septiembre la media de grados es simplemente perfecta en la mayoría de lugares costeros de la Península, y por supuesto, también en Baleares. Por el día gozamos de unas máximas muy llevaderas y por la noche, se experimenta un descenso que es estupendo para permitirnos conciliar el sueño sin problemas de ningún tipo. A quién le guste taparse un poquito sin llegar a pasar frío está de suerte.

Segundo, adiós a las aglomeraciones. Una vez que el curso escolar comienza, las masas desaparecen de las playas y las calles comerciales, los restaurantes y los centros de actividades y deportivos situados en las localidades turísticas se quedan de nuevo casi desiertos. ¡Viva el relax!

Porque, ¿a quién le gusta compartir su pequeño paraíso, lugar idílico y soñado de vacaciones con otros cientos de miles de personas? Ya sabes la respuesta: a nadie. Todos nos emocionamos cuando al llegar, el espacio y la tranquilidad están a nuestra entera disposición. Una gozada.

Sin embargo, tampoco de trata de no encontrar nada de ambiente en la calle y sentirnos como si fuéramos visitantes de un pueblo fantasma. En este sentido septiembre también nos regala la mejor de las oportunidades porque, aunque es un mes calmado no llega a serlo tanto como los meses invernales y todavía tenemos una atmósfera viva y apetecible, sin llegar a ser para nada agobiante.

Tercero, los precios. ¡Y qué gran motivo de peso! Es un secreto a voces que las tarifas de los hoteles y apartamentos turísticos caen en picado en cuanto el mes de septiembre empieza a despuntar. Lo hacen mucho más después de la vuelta al cole y podemos disfrutar de precios más asequibles.

Nuestro bolsillo lo agradece muchísimo, ya que estamos hablando de diferencias notables que se sitúan entre el 15% y el 50% de los precios totales del mes de agosto (el más costoso del año con diferencia en todo el país). Ahorrar unos buenos euros nunca está de más, ¿no te parece?

Ahora que ya sabes por qué el noveno mes del año es el mejor para planificar tus vacaciones, te estarás preguntando qué tiene Mallorca de especial para ofrecer al viajero. Bien, Mallorca es una ciudad mediterránea bañada por la luz e iluminada por el esplendor de su legado histórico.

Si nunca has estado, no pierdas la oportunidad de visitar alguna de sus mayores atracciones turísticas como la catedral de Mallorca, la Sierra de la Tramuntana, las cuevas del Drach, el Palau de l’Almudaina, el Castell de Bellver, la Llotja o el Cabo de Formentor con su maravilloso faro.

Mallorca se vive en la calle, por su clima, su gente y sus cientos de actividades al aire libre disponibles los doce meses del año. No importa la estación que sea, Baleares siempre cuenta con una oferta turística espectacular abierta para todos los públicos.

No te preocupes por el alojamiento en Mallorca. Septiembre, como ya sabes de sobra, es un mes tranquilo donde vas a poder disfrutar de una amplia oferta de hoteles en Mallorca. Sin ir más lejos, hoteles Elba en Mallorca acaba de abrir un nuevo establecimiento que seguro que te encantará.

Nos parece una gran opción porque se encuentra ubicado en una zona de acceso inmejorable. Está situado junto a un acantilado y las vistas son espectaculares: el azul intenso del mar mediterráneo y un pequeño islote donde rompen las olas harán las delicias de los amantes de los paisajes ensoñadores. ¿No te estás ya casi imaginando un delicioso desayuno desde tu terraza privada?

Tanto si viajas a Mallorca en pareja, en familia o por tu cuenta en plan solitario, aquí encontrarás algo bueno para ti. Querrás atesorar para siempre los recuerdos de este viaje y no dejarlos jamás escapar. Lo más probable además es que acabes repitiendo porque está claro que Mallorca engancha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here