Es algo instintivo, nos vienen de repente e intentamos disimularlos en público con la mano o girando el rostro, son esos instantes en que sin saber por qué la voluntad queda dominada por esa súbita necesidad de abrir la boca y lanzar un medio suspiro extraño, que tanto nos alivia y reconforta. Pero sin lugar a dudas lo más curioso de los bostezos es que se contagian, es una realidad que todos hemos comprobado alguna vez, estar con los amigos haciendo un trabajo, charlando a altas horas de la madrugada y de pronto alguien bosteza, a los pocos segundos ese gesto se convierte en una orquesta silenciosa de abrires de boca y sonrisas ¿qué está pasando? ¿A qué se debe? Te lo explicamos…

bostezo

¿Por qué bostezamos?

Para mantener la cabeza fría. Sencillamente. Los científicos nos explican que el cerebro necesita en ocasiones un aporte especial de oxígeno, se siente fatigado y obliga a nuestros músculos y a nuestra boca a obtener un gran-gran bocado de oxígeno fresco y apetecible. Te sorprenderá saber también que no es un gesto exclusivo del ser humano, se trata de una expresión que realizamos todos los vertebrados, de hecho se sabe que incluso los embriones empiezan a bostezar llegadas las 15 semanas.

bebe bostezando

Cuando bostezamos no solo abrimos la boca y estiramos nuestros músculos faciales, nuestros ojos también se humedecen, hechos que para los expertos no se limitan únicamente a la necesidad de obtener oxígeno, es también un mecanismo adaptativo de respuesta al estrés. Se trata de un modo que tiene el cerebro para despejarnos y darnos un aporte de opiáceos endógenos.

Otro dato curioso es el hecho de que los bostezos, nos protegen además de crisis epilépticas, que regula nuestro sueño y que bloquea la aparición de varias enfermedades. Se sabe que los enfermos de Párkinson apenas bostezan, al igual que las personas que sufren de muchas migrañas en su vida… así que empieza a valorarlos a partir de ahora en toda su importancia ¡Jamás reprimas un bostezo!

¿Por qué se contagian los bostezos?

Sabemos que los bostezos aparecen en esos momentos de baja vigilancia o adormecimiento, instantes en que el cerebro se siente estresado y requiere un aporte extra de oxígeno para liberarse. Los expertos nos advierten que el origen no está claro aún, pero que tal vez estaría vinculado a una pulsión evolutivamente preservada donde miembros de una misma especie, copien sin darse cuenta esa respuesta adaptativa para oxigenar también sus cerebros, para activar el estado de alerta en esos instantes de “bajón”.

Perro bostezando

Estudios conductuales y con registros electroencefálicos nos dicen que el bostezo de alguien activa el bostezo de las personas que están a su alrededor. Es un hecho probado, ocurre, se trataría pues de un gesto tan instintivo y básico en el ser humano que se activa con el simple estímulo al ver que alguien lo hace a nuestro alrededor. Y es más, no solo nos ocurre a los seres humanos, entre los animales también es común, existen estudios entre primates donde se demostró que el bostezo se contagiaba más rápidamente si era entre miembros de una misma familia, y que los vínculos sociales siempre van a reforzar en mayor grado este gesto. Es decir, se nos contagiará antes el bostezo de un familiar o un amigo antes que de un desconocido.

Así pues, solo cabe recomendarte desde nuestro espacio que nunca evites un bostezo, que son saludables y que refuerzan nuestras relaciones sociales, cuánto más bosteces junto a una determinada persona se deberá precisamente a que le tienes más confianza y aprecio, un gesto encantador para un hecho tan mundano.

Es más, puede que hasta leyendo este artículo ya hayas bostezado un par de veces…

 

2 Comentarios

  1. Tremenda fue mi impresión al leer «puede que hasta leyendo este artículo ya hayas bostezado un par de veces» debo haberlo echo aproximadamente 5 veces jajaja!
    ¡Muy buen artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here