James Butler Hickok fue uno de los pistoleros más famosos del Viejo Oeste. Nacido en Homer, actual Troy Grove, Illinois (Estados Unidos) el 27 de mayo de 1837, Hickok ganó notoriedad como pistolero en el año 1861, cuando disparó fríamente a tres hombres que intentaban matarlo. Seis años después de este suceso, la revista Harper’s New Monthly Magazin, una de las más antiguas del país, publicó un relato muy sensacionalista del tiroteo, lo que provocó que este pistolero alcanzara fama nacional. A esta publicación le siguieron otros artículos y libros sobre la destreza de Hickok, que se ganó su reputación con una serie de impresionantes tiroteos por el Salvaje Oeste. De hecho, este pistolero protagonizó el primer duelo del Lejano Oeste documentado, que sucedió el 21 de julio de 1865. Hickok se enfrentó a David K. Tutt en un saloon de la ciudad de Springfield, en el estado de Missouri.

No era fácil tener éxito como pistolero en el Salvaje Oeste. Ser rápido en los duelos a muerte era esencial, especialmente porque desenfundar el revólver de la funda rígida de cuero nunca fue tan sencillo como podría parecer en las películas de Hollywood. Sin embargo, poseer una buena puntería en una época de munición defectuosa, llena de humo y armas inexactas era un aspecto aún más importante. La inigualable puntería de Hickok hizo que se ganara el sobrenombre de Wild Bill («Bill el Salvaje»). Además, también tenía una ventaja competitiva: era ambidiestro, lo que significaba que podía disparar hasta 12 veces a un mismo enemigo. A pesar de su puntería casi infalible, Hickok mató accidentalmente a su compañero durante un tiroteo en 1871 en la ciudad de Abilene, Kansas. Tras este suceso, el pistolero nunca más participó en otro tiroteo y vivió los años siguientes de su famosa reputación.

En la primavera de 1876, Hickok llegó al campamento minero de Deadwood, en Dakota del Sur. En este lugar se convirtió en un jugador habitual en los torneos de póker del famoso Saloon No. 10. En este bar típico del oeste de los Estados Unidos tuvo lugar uno de los eventos más importantes de la historia de Deadwood. El 2 de agosto de 1876, Hickok estaba jugando a las cartas de espaldas a las puertas del saloon. A las 16:15 de la tarde, un joven pistolero llamado Jack McCall entró en el establecimiento, se acercó a Hickok por la espalda y le disparó en la nuca a quemarropa. En el momento de la muerte, Hickok sostenía un par de ases y ochos en su mano, una combinación de cartas que se hizo conocida entre los jugadores del juego de cartas de todo el mundo como la “mano del hombre muerto”.

A pesar que solo estuvo en la ciudad de Deadwood unas pocas semanas, Wild Bill se convirtió en uno de los residentes más famosos de su historia. Las razones de Jack McCall para matar al famoso pistolero nunca se conocieron con certeza. Según los informes de la época, McCall estaba dolido después de haber perdido en la misma mesa de póker que Hickok el día anterior, pero en el juicio improvisado, ya que se trataba de un territorio ajeno a la Ley, afirmó que Hickok había matado a su hermano durante su tiempo como abogado en Abilene, Kansas. McCall fue absuelto por un jurado informal de la ciudad minera, pero fue arrestado cuando se instauró la Ley y declarado culpable por la muerte de Hickok.

Una leyenda del póker

El escritor Tom Clavin publicó en 2019 Wild Bill: The True Story of the American Frontier’s First Gunfighter (‘Wild Bill: la verdadera historia del primer pistolero de la frontera americana’), una biografía de James Butler Hickok. En este libro, el escritor estadounidense señala que el famoso pistolera «era un excelente jugador de póker», ya que durante muchos años se ganó la vida con el juego de cartas. De hecho, es reconocido como uno de los jugadores de póker más famosos del siglo XIX, especialmente por su trágica muerte durante una partida en el Saloon No. 10 de la ciudad de Deadwood.

La apasionante historia de James Butler Hickok 2

En 1979, Wild Bill Hickok fue incluido como miembro fundador en el Poker Hall of Fame de las World Series of Poker (WSOP). La primera clase de jugadores, seleccionada por Benny Binion, también contaba con la presencia de Johnny Moss, Red Winn, Syd Wyman, Edmond Hoyle, Felton McCorquodale y Nick Dandolos. La consagración en el Poker Hall of Fame se considera el máximo honor en el mundo del juego de cartas. De hecho, sólo 58 personas han sido incluidas en el salón de la fama del póker profesional en los Estados Unidos a lo largo de la historia. Sin embargo, no siempre fue el gran honor que es hoy en día, ya que, cuando fue creado por Benny Binion, era más una estrategia de marketing para obtener una mayor repercusión para las WSOP.

Benny Binion consideraba a Hickok como un héroe popular que jugaba al póker. Sin embargo, la muerte del famoso pistolero mientras jugaba al juego de cartas fue el motivo para incluirlo en el Poker Hall of Fame. Al fin y al cabo, Hickok es, junto a Tom Abdo y Jack «Treetop» Straus, uno de los tres miembros del Poker Hall of Fame que murieron mientras jugaban al póker. Además, también era un pistolero del Salvaje Oeste, y eso encajaba a la perfección con la pared de imágenes de la sala de póker del Binion’s Horseshoe, que se convirtió en una atracción turística para el casino.

No hay duda que James Butler Hickok es uno de los personajes más legendarios del Salvaje Oeste. Un pistolero que mató al menos a 100 hombres, que escapó de un aluvión de balas y que nunca dejó su pasión por el póker. Un juego de cartas que le acompañó hasta su último suspiro. Más de 100 años después de su muerte, el nombre de Wild Bill sigue estando presente en muchas partidas de póker, especialmente por aquellos jugadores que tienen que jugar con la “mano del hombre muerto”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here