¿Quién no tiene una cuenta de Facebook o de alguna otra red social? Excepto un grupo reducido de «recalcitrantes», la mayoría de nosotros las utilizamos. Y, naturalmente, los malhechores también. En esta ocasión en Supercurioso os traemos 5 casos en los que los delincuentes, por uno u otro motivo, pasaron por Facebook y de ahí a la cárcel.

5 casos que pasaron de Facebook a la CÁRCEL

1. El ladrón adicto a Facebook

Trevor Jones, además de ladrón era un adicto a Facebook. Una noche entró a robar en una casa, pero antes de salir vio el ordenador encendido y no puedo evitar consultar si había recibido algún nuevo mensaje en Facebook. Salió de la vivienda sin problemas pero olvidó cerrar su perfil. La policía lo tuvo muy fácil para reconocerlo y atraparlo.

2. El ladrón que se hizo una foto

Este caso ocurrió en la ciudad de Atlanta. Un joven robó el bolso a una chica y en él encontró un móvil recién salido al mercado. El ladrón queriendo comprobar la calidad fotográfica del aparato se hizo una instantánea.

facebook

Lo que no sabía es que la chica tenía puesta la opción de subir a Facebook todas las fotos que hiciera con su móvil. Su retrato salió «perfecto» y la policía, también en este caso, lo tuvo muy fácil para detenerlo.

3. El que regaló un anillo robado

Robert Driscoll estaba enamorado. Quería regalarle a su novia un anillo especial y como no tenía dinero, decidió robarlo. Entró en la joyería de un pariente suyo, en la ciudad de Pittsburg, y robó un increíble anillo valorado en más de 12.000 dólares junto con varias joyas más.

anillos

La novia, llamada Crystal, estaba tan entusiasmada que compartió con sus amigos de Facebook una foto del anillo. Entre la novia exhibicionista y que el joven fue a vender el resto de lo robado a una tienda de empeños con cámara, la policía no tardó en detenerlo.

4. El ladrón con poco vestuario

El FBI detuvo a un ladrón de bancos gracias a su foto de perfil de Facebook. Los agentes recibieron el soplo de que el delincuente se llamaba Anthony Wilson y tenían su imagen grabada en las cintas de seguridad de los bancos atracados. Contrastaron las imágenes, que no eran muy claras, con los perfiles de Facebook de ciudadanos de la zona llamados así. Su sorpresa fue mayúscula al encontrarse que usaba para robar la misma ropa que llevaba en su perfil de Facebook.

5. El secuestrador informador

Jason Valdéz secuestró a una chica en un hotel de Utah. Durante todo el secuestro fue actualizando su Facebook, explicando cómo iban sucediéndose las cosas con la policía y explicando que la rehén se encontraba perfectamente. Recibió más de 100 mensajes de sus amigos y familiares y fue retransmitiendo todo lo sucedido e incluso admitiendo nuevos amigo. Finalmente, la policía lo detuvo tras un tiroteo en el que el delincuente se hirió a sí mismo.

facebook

Realmente las redes sociales nos han cambiado la vida y es muy importante saber utilizarlas y conocer el alcance de lo que en ellas publicamos. En estos casos sirvieron para detener a malhechores, pero en otros pueden perjudicarnos sin que seamos conscientes.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here