En Supercurioso te hablamos una vez sobre 14 cosas desagradables de tu cuerpo. En esta ocasión queremos informarte acerca de ese «accidente» que nos ocurre a veces y nos hace ruborizarnos si sucede en público: las flatulencias o pedos.

1. Sólo el 1% de nuestros pedos huelen mal

El 99% de nuestros gases están compuestos de dióxido de carbono, hidrógeno, oxígeno y metano. De hecho, curiosamente, la composición exacta de nuestros pedos es completamente personal y única en cada uno de nosotros, ya que, como una huella dactilar, la forma de nuestro intestino es distinta en cada individuo. De todas nuestras flatulencias sólo un 1% huele mal. ¿Qué es lo que provoca el mal olor de los pedos? Los gases sulfúricos como sulfuro, metanotiol y el sulfuro de dimetilo son los responsables de los diferentes tipos de «aroma» (¡terrible!) de las flatulencias.

Prohibido pedos

Lo que está intrínsecamente relacionado con el mal olor de nuestros gases es la dieta. La col y los carbohidratos complejos, como la fibra, el azúcar y el almidón provocan flatulencias.

2. Las bacterias intestinales son quienes provocan tus gases

Gran parte de las bacterias de tu cuerpo viven en tu aparato digestivo. Los gases son el producto -el residuo– que generan las bacterias de tu colon cuando se encargan de procesar los carbohidratos. Así que, ya sabes, «no fui yo, fueron mis bacterias intestinales».

3. La media diaria de flatulencias por persona es… ¡14!

No somos siempre conscientes de cuando soltamos una flatulencia. A lo largo del día podemos sentir que nos ocurre, pero ¿sabes si lo hace mientras duermes?

Pedos con trompetas

Soltamos más gases de lo que creemos y de hecho la media se encuentra en 14 veces diarias. ¡Sorprendente! ¿Verdad? Lo normal es tener flatulencias entre 13 y 21 al día.

4. Mascar chicle, fumar y hablar provocan gases

Como hemos visto, los pedos están compuestos por unos gases concretos, pero también pueden ser provocados por un exceso de aire en el colon, en cuyo caso además de los gases mencionados encontraremos nitrógeno.

Pero, ¿cómo llega,os a tener un exceso de aire en el colon? Sencillo: cuando tragamos. Tragar, hablar o masticar hace que acumulemos más aire y luego este o salga por arriba en forma de eructo o por abajo.

Aquí hay burbujas y esto no es un jakuzzi
Aquí hay burbujas y esto no es un jakuzzi

¿Cómo evitarlo? Masticando lentamente y evitando hablar mientras comemos.

En el caso de los fumadores, se cree que cuando fuman tragar más aire y que por eso tienden a tener más gases, aunque esto es más una teoría que un hecho científicamente probado.

5. Los cambios hormonales también hacen que tengamos más gases

Los hormonas tienen mucho que ver con los gases. Durante la menstruación algunas mujeres notan que tienen más gases que cuando no están dentro de este ciclo.

Mono soltando un gas

¿Por qué? Al parecer el revestimiento interior del intestino delgado y del estómago  contiene receptores de estrógenos. Al aumentar la cantidad de esta hormona durante el ciclo menstrual, se produce un caos en nuestro aparato digestivo. Todo se ralentiza y se generan muchos más gases en el intestino, estreñimiento y flatulencias. ¡Por si no tuviéramos bastante!

Imágenes: wackystuffScott WilcoxsonClintScott Beale

24 Comentarios

  1. Me encantan y por ello sigo todos los articulos de Ustedes, y sobretodo los de Leticia Fernandez Alegre, que son en extremo interesante…

  2. Comentario: hola! interesante y muy gracioso, esto no tiene nada que ver con el artículo pero sería genial el poner un link para poder compartir los artículos también por whatsApp… No lo creen? Saludos!

  3. Para hablar como mexicano solo necesitas reemplazar cualquier palabra que no conozcas por «pedo». Así hablan: «qué pedo, anoche estuvimos de pedo y que pedo con el Pedro, estaba bien pedo pero no hay pedo, hoy nos vamos de pedo y olvidémonos de ese pedo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here