Valora este post

Hay inventos que surgen como solución a un problema, otras veces son creados para hacer la vida más cómoda, pero existen casos en los que sin ser necesarios ni buscarse, nacen como fruto de la casualidad.

6 Productos que se inventaron por casualidad

1. El marcapasos

En 1956 un ingeniero estaba diseñando un instrumento para grabar los sonidos del corazón. Decidió utilizar una resistencia eléctrica diferente para el aparato y se dio cuenta de que así se podía regular el ritmo de un corazón. Este se convirtió en el primer marcapasos.

2. Las patatas fritas

Un cliente de un restaurante en 1853 devolvió sus patatas a cocina porque decían ser demasiado gruesas y estar blandas. El cocinero enfadado, las cortó muy finas y las frió por mucho más tiempo para fastidiar al cliente, les añadió además mucha más sal de la habitual.

Al contrario del objetivo del cocinero, resultaron ser deliciosas.

3. La sacarina

Corría el año 1879 cuando un químico estaba comiendo un bocadillo tras una jornada laboral en el laboratorio, notó que su comida tenía un dulzor inusual y se dio cuenta de que provenía del compuesto con el que estaba trabajando, ya que no se había lavado las manos. Hoy en día se utiliza a menudo como edulcorante.

4. El Teflón

 

Hace 85 años un investigador realizaba ensayos con sustancias refrigerantes cuando por casualidad creó una sustancia cerosa y antiadherente. Su creador lo patentó, sin embargo fue un ingeniero francés quien lo desarrolló para utensilios de cocina por sugerencia de su esposa.

5. Los Post-it

En 1970, un químico practicaba ensayos buscando crear un pegamento potente, pero solo consiguió un adhesivo que se despegaba, desmoralizado, abandonó su creación creyéndola inútil. Más tarde a un colega suyo se le ocurrió usar el adhesivo para pegar los puntos de libro usados en sus clases de coro. En este momento nacieron los Post-it.

6. Los fuegos artificiales

Se dice que hace 2.000 años un cocinero chino intentó hacer fuego al aire libre utilizando una mezcla de ácido sulfúrico, salitre y carbón vegetal. Al prender la mezcla se produjo una explosión, y se le ocurrió disponer los elementos en un tubo de bambú, desde entonces los fuegos artificiales se utilizaron para espantar a los malos espíritus en ritos como el matrimonio.

Todo esto demuestra que los inventos pueden surgir en los momentos más inesperados y que incluso tú podrías ser el creador de uno de ellos ¿O eres de los que piensa que ya está todo inventado?

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here