¿Qué hace una leyenda del deporte? ¿Cuál es la medida de una carrera exitosa? ¿Por qué Althea Gibson no es un nombre familiar? Althea Gibson fue una pionera del tenis. Se convirtió en la primera mujer profesional afroamericana en el tenis. Criada muy humildemente en Harlem de la ciudad de Nueva York, lleva en sus memorias el logro de haber sido la primera jugadora negra en ganar los títulos de Wimbledon. Acompáñanos en Supercurioso a conocer la conmovedora historia de la gran Althea Gibson.

Althea Gibson, la primera tenista negra en alcanzar la victoria

Althea gibson

Althea Gibson nació en Carolina del Sur en 1927, donde sus padres trabajaban en una granja de algodón. Cuando Althea tenía 3 años, la Gran Depresión golpeó y la familia se mudó a Harlem. Fue en esta misma calle donde a los 10 años Althea dominó la raqueta. Jugó en el torneo de la Asociación Americana de Tenis a los 14 años. Ganó el título del estado de Nueva York y pasó a competir a nivel nacional, ganando 10 títulos consecutivos después de 1946. Sus éxitos masivos atrajeron la atención de las personas que podían ayudarla; Hubert A. Eaton (médico, activista) patrocinó su mudanza a Carolina del Norte, donde fue asesorada por el Dr. Robert Johnson. Se inscribió en una escuela secundaria segregada y, finalmente, recibió más oportunidades de capacitación y competencia.

Su lucha contra el racismo

Para ingresar al Campeonato Nacional de los EE. UU, los jugadores tenían que acumular puntos a través de otros torneos, que a menudo se realizaban en clubes solo para blancos. A pesar de que era innegable que Gibson tenía el talento para competir a nivel nacional, se le prohibió tener la experiencia necesaria, únicamente por su raza.

Con la ayuda de sus amigos y aliados, junto con su imparable racha de victorias, Althea Gibson se ganó un lugar en el Campeonato de Tenis de la Eastern Lawn Tennis Association. Desde allí, ella podría ingresar a los Nacionales de EE. UU. En Forest Hills, NY. Esta competencia le dio una exposición masiva a los medios, mientras tanto la gente son paraba de ir curiosa al estadio para presenciar a la primera mujer negra que pisaba esa cancha, haciendo historia. Ganó el Campeonato del Caribe en Montego Bay en 1951, su primer título internacional, mientras estudiaba en la Universidad de Agricultura y Mecánica de Florida. Cuando se graduó en 1953, se convirtió en maestra de educación física en la Universidad de Lincoln en Missouri, e incluso consideró ingresar al Cuerpo de Ejército de Mujeres. En cambio, fue enviada a Asia por el Departamento de Estado para jugar partidos de exhibición en 1955.

Estos recorridos fortalecieron su confianza, dentro y fuera de la cancha, ya no habría brecha racial que la separa de sus sueños. Ella encontró la inclusión y la diversidad fuera de América. Al año siguiente, se convirtió en la primera atleta negra en ganar el campeonato de damas individuales en Wimbledon, y la primera campeona negra en los 80 años de historia de Wimbledon. Ella también ganó Dobles en Wimbledon ese año, y luego ganó el campeonato de mujeres individuales de los Estados Unidos.

Althea Gibson

EL olvido y la bancarrota de sus últimos años

De repente Althea Gibson estaba luchando para ganar dinero. No había premios en metálico para mujeres, incluso en los torneos más importantes, por lo que era prácticamente imposible para ella recibir un salario digno a través de su deporte. Althea había hecho historia y alcanzado una gran fama, pero su cuenta bancaria estaba vacía. Aunque Althea Gibson había demostrado ser imparable, luchó toda su vida para sobrevivir económicamente. Entrenó a mujeres jóvenes en el tenis y en 1975 fue nombrada Comisionada de Atletismo de Nueva Jersey. En 1980, fue una de las primeras de las 6 mujeres en ingresar al Salón de la Fama del Deporte Internacional para Mujeres. En 1991, recibió el Premio Theodore Roosevelt por su destacada deportividad y excelencia competitiva.
Ya en su vejez sufrió múltiples hemorragias y un derrame cerebral, drenando sus recursos financieros en gastos médicos. A mediados de los 90, no podía pagar su alquiler ni su atención médica. Ella se acercó a las organizaciones de tenis solicitando ayuda, pero nunca obtuvo una respuesta. Ángela Buxton, una de las parejas de Gibson en dobles, recaudó casi $ 1 millón de dólares de todo el mundo para apoyarla.

Muerte y legado

Pasarían otros 43 años antes que otra mujer negra ganara el US Open (Serena Williams, 1999), Althea Gibson ya había preparado el camino para que pasaran generaciones de atletas negros con dignidad y reconocimiento. Gibson fue la primera mujer negra en aparecer en la portada de las revistas Times y Sports Illustrated. Fue nombrada Deportista Femenina del Año por la Associated Press en 1957 y 1958, momento en el que Althea Gibson ganó 58 títulos. 

Althea Gibson murió en 2003. Su carrera triunfante abrió las puertas a los atletas negros al demostrar al público que la raza es irrelevante para el espíritu deportivo. El legado de Gibson aún perdura así no conozcamos su nombre. El deporte ha ido evolucionando pero como vemos en la actualidad el deporte femenino es víctima de bajos salarios y tratos indignos. Althea y su gran sonrisa, aun a pesar de su triste desenlace, nos llena de esperanza por un futuro que puede ser mucho mejor para las deportistas. ¿Conocías a Althea Gibson y su invaluable aporte al tenis? Déjanos tus comentarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here