Hitchcock fue el mago del suspense y del terror psicológico, abordando las fobias y miedos más comunes del hombre en sus películas y telefilms. En “Los pájaros”, Hitchcock consiguió hacernos temer a cualquier bandada de pájaros que se nos acercase en una playa o campiña. Aunque quizás es igualmente inquietante cómo se desarrolló el rodaje de la película. En este artículo te contamos cómo fue el rodaje de “Los pájaros” de Alfred Hitchcock.

El angustioso rodaje de Los pájaros de Alfred Hitchcock

1. Una de relaciones más tensas fue la vivida entre Tippi Hedren, la actriz protagonista, y Alfred Hitchcock. El director ejerció sobre ella un control tan absoluto que controlaba con quién salía tras los rodajes, ordenando incluso que la espiaran. Además, llegó a impedir que acudiera al rodaje la hija de la actriz, la luego famosa Melanie Griffith y que entonces contaba con 5 años, regalándole esas Navidades una Barbie con el rostro de su madre, vestida con el traje de chaqueta verde de la película y metida en una especie de ataúd de madera, ¿quizá para que sustituyera a su progenitora y no la echara tanto de menos?

Dicha muñeca salió a la venta en el año 2008, de manos de Mattel, con motivo del 45º aniversario del film.

2. Durante el rodaje del film, Hitchcock no permitió que nadie se acercase físicamente a Tippi Hedren Así, Rod Taylor, el actor protagonista debía dejar de tocarla una vez el director hubiese ordenado cortar.

3. También se rumoreaba que el colegio en el que se rodaba estaba encantado, de hecho, Tippi Hedren había confesado al director que el lugar la hacia sentir miedo ya que siempre parecía que había gente a su alrededor aunque estuviese sola. Hitchcock reaccionó sintiéndose aún más a gusto con la localización.

4. Pero el peor momento del rodaje fue cuando se grabó la escena final, aunque se le había comentado a la actriz que los pájaros que la iban a asaltar eran mecánicos, Tippi Hedren tuvo que soportar que lanzasen contra ella todo tipo de aves atadas sólo con una cuerda y que terminaron por arañar su rostro y cubrirla de excrementos. La actriz tuvo que ser ingresada por shock clínico, diagnosticándosele dos semanas de reposo absoluto para recuperarse.

Sin duda, parece que Hitchcock se tomaba muy en serio la dirección de sus películas, hasta el punto de implicarse (a nuestro parecer) demasiado en la vida de las actrices que aparecían en ellas. Posiblemente quieras saber si esta conducta se repitió en otras ocasiones, por eso te recomendamos el artículo: Las damas de Alfred Hitchcock: historia de una obsesión, para que puedas leerlo y darnos tu opinión.

Si te ha interesan las curiosidades sobre películas te puede gustar leer la historia de Shirley Temple, la niña dorada de Hollywood.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here