Puede que al leer el título de este artículo pienses, “¿anillos vikingos? ¿qué tiene eso de interesante? Si los vikingos eran gente de pelo en pecho, rudos y brutales, seguro que no tenían tiempo para dedicarse la joyería…”. Bueno, pues ¡no es cierto! De hecho, a los vikingos les encantaba adornarse con todo tipo de joyas y, de hecho, algunas de sus piezas tenían un gran significado simbólico.

Además, los anillos vikingos no solo tenían unos diseños preciosos, que se volvían cada vez más intricados con el paso del tiempo, sino que los había de todas las clases, no solo para los dedos. Por ejemplo, se han encontrado restos de anillos para el cuello (una especie de collares rígidos) y para los brazos, e incluso broches con forma circular. En este artículo los hemos separado por tipos y veremos qué significaban para los vikingos.

Anillos Vikingos | ¡Bellos y misteriosos!

Anillos vikingos

Unos apuntes sobre la joyería vikinga

En general, tanto hombres como mujeres llevaban todo tipo de joyería vikinga, aunque parece ser que las mujeres acostumbraban a llevar más broches y collares, mientras que los hombres se decantaban por los anillos de todo tipo. Además, no solo se adornaban las personas, sino que también era habitual decorar las armas con este tipo de piezas.

Normalmente, las joyas estaban hechas de plata o de bronce, y el oro solo se reservaba para la élite. Y, ¿cómo conseguían los vikingos estos metales preciosos? A través del comercio y, más habitualmente, a partir de las incursiones que hacían en Inglaterra y otros lugares.

Anillos vikingos para los dedos

Los anillos vikingos más clásicos y conocidos puede que sean los anillos de toda la vida, es decir, los que se ponen en los dedos. Hay que tener en cuenta, no obstante, que esta pieza de joyería solo se hizo popular a partir de la era vikinga más tardía. Por aquel entonces, sin embargo, fueron un éxito increíble, ya que se han encontrado cientos de piezas en tumbas vikingas.

¿Cómo eran estos anillos? Normalmente, no terminaban en un círculo cerrado, sino que estaban abiertos, posiblemente para poder regularlos y conseguir diferentes tallas para diferentes dedos. Finalmente, tenían un grueso irregular.

Anillos vikingos para el brazo

Puede que incluso más populares que los anillos vikingos para los dedos, los brazales servían tanto para comerciar como para demostrar el estatus social de la persona que lo llevaba. Tenían diseños muy diferentes (que, una vez más, dependían del estatus del portador), algunos más intricados que otros, y formas caprichosas. Por ejemplo, los había que eran gruesos y pesados, mientras que otros tenían forma de espiral. Esta forma era una de las más populares, ya que los brazales se usaban como monedas, es decir, durante un intercambio comercial, el portador podía romper una pieza del final para usarla en la transacción.

Anillos vikingos

Anillos para el cuello

La finalidad, uso y diseño de los anillos vikingos para el cuello (una especie de collares, pero con un diseño más rígido) es prácticamente idéntica a la de los brazales, que acabamos de explicar. Vale la pena apuntar que se construían con pesos y diseños idénticos para que las transacciones comerciales fueran más justas y fáciles de llevar a cabo.

Aunque útiles, los vikingos preferían los brazales y los collares, que tendían a ser de cristal y a representar algo que tuviera un significado personal para el portador.

Finalmente, no se sabe seguro qué género prefería llevar los anillos para el cuello, aunque se cree que era bastante indiferente, y que era una pieza que llevaban tanto hombres como mujeres.

Broches con forma de anillo

Los vikingos también tenían otras piezas de joyería con forma de anillo, por ejemplo, los broches. Usados tanto por hombres (cuando tenían forma redonda) como por mujeres (cuando tenían forma oval y diseños más intricados), los broches se usaban para mantener la ropa en su sitio. En el caso de los hombres, servían, además, para mantener el brazo de la espada libre.

Anillos vikingos

Los misteriosos anillos vikingos de juramento: ¿existieron de verdad?

Existe una creencia que afirma de la existencia de unos misteriosos anillos vikingos que se usaban para prestar juramento a los señores feudales. Esta leyenda pareció originarse a partir de la serie de televisión Vikingos, aunque en realidad va más allá, hasta el siglo XIX, cuando se intentó justificar la aparición de unos extraños anillos en Islandia ligándolos a sagas de vasallaje.

Sin embargo, nada demuestra que esto fuera así. Parece que los anillos de vikingos de juramento no tenían nada que ver con ser vasallo de uno u otro jefe feudal. De hecho, es probable que se tratara de brazales como los que hemos comentado más arriba, solo que con un aspecto bastante diferente, ya que estaban hechos de oro o bronce, abiertos y acabados con una pieza en forma romboidal. Además, se estima que se crearon en una época mucho anterior a la de los vikingos, más concretamente en la Edad de Bronce, y que pudieron usarse como sacrificios en rituales en los que se arrojaba objetos de valor en lagos, ríos o pantanos.

Esperamos que te haya resultado interesante este artículo de anillos vikingos o que, como mínimo, te haya llamado la atención. Cuéntanos, ¿te gusta la joyería? ¿Qué opinas de los anillos de estilo vikingo? ¿Crees que nos hemos olvidado de mencionar algo? ¡Recuerda que puedes contarnos lo que te apetezca en los comentarios!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here