Los cambios que sufre nuestro cuerpo al vivir en pareja
Valora este post

Mudarse en pareja no solo implica una serie de adaptaciones a nivel psicológico y de personalidad, sino que también nuestro cuerpo sufre una serie cambios. Más allá de nuestros hábitos y del compartir lo que hasta el momento no hacíamos, el vivir en pareja significa un cambio hasta en los microbios de nuestra piel. Continúa leyendo y descubre mucho más sobre este interesante tema.

Los cambios físicos que implica vivir en pareja

Un equipo de investigadores de la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá, determinó en un estudio que el vivir en pareja tiene como consecuencia cambios que van más allá de los hábitos y de la personalidad. De hecho, estos cambios ocurren inclusive a nivel físico.

vivir en pareja

El estudio, el cual fue publicado en la revista MSystems, perteneciente a la Sociedad Norteamericana de Microbiología, concluyó que cuando vivimos en pareja se produce un gran intercambio de microbios. Como consecuencia, el perfil microbiano de cada uno de los implicados cambia significativamente.

Los investigadores analizaron 340 muestras de piel pertenecientes a 10 parejas heterosexuales que viven juntas. Las muestras se recogieron de diferentes áreas del cuerpo, específicamente de 17 zonas, tales como: los pies, las axilas, las fosas nasales y el ombligo, entre otras.

Para llegar a esta conclusión, se utilizaron datos microbianos y diferentes algoritmos capaces de equilibrar a la pareja hasta con un 86% de precisión. Un aspecto interesante, es que el intercambio de microbios suele ocurrir más en el área de los pies. Y ¿por qué los pies? Los expertos creen a que se debe principalmente al caminar descalzos sobre la misma superficie.

vivir en pareja

El estudio también concluyó que otras zonas del cuerpo, como por ejemplo la parte interna de los muslos, no comparte la microbioma con la pareja. En este sentido, descubrieron que los microbios recogidos en los muslos son más parecidos entre personas del mismo sexo aunque no vivan juntas. Esto se debe principalmente y en el caso de las mujeres a que las bacterias están influenciadas por el microbioma vaginal.

Los expertos explican que pese a que los microbiomas son únicos, también son altamente influenciables por aspectos como el entorno o la dieta. Es por esa razón que no es de extrañar los resultados arrojados por este estudio, ya que la convivencia puede afectar fácilmente la composición del perfil de los microbios.

Si te gustó este artículo, no puedes dejar de leer: Los microbios sin cerebro pero capaces de aprender

Imágenes: Richard foster, tamaralvarez, Quinn Dombrowski

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here