El Jet Lag, también conocido como síndrome del cambio rápido de zona horaria, síndrome transoceánico, descompensación horaria o disritmia circadiana, es un trastorno que sufren aquellos que viajan a través de franjas horarias distintas. Algunos de sus síntomas son: descoordinación del sueño, dolor de cabeza, cansancio, fatiga y problemas digestivos. Pero, ¿cómo combatirlo? ¡Aquí te contamos!

¡Gánale al Jet Lag con estos consejos!

Durante el vuelo

Coordina tus actividades: trata de comer y dormir de acuerdo a la hora en tu lugar de destino, esto ayudará a tu cuerpo  empezar a acostumbrarse a la nueva zona horaria y mover tu ritmo circadiano hacia adelante o hacia atrás, de acuerdo a lo que sea necesario.

Combate el Jet Lag con estos consejos

Mantente hidratado: ya que la deshidratación no hace más que acelerar y empeorar los síntomas del Jet Lag. Evita a toda costa el alcohol y cafeína, porque estos deshidratan tu cuerpo.

Mantente cómodo: usa almohadas, máscaras para los ojos y hasta tapones para los oídos para lograr conciliar un sueño que te ayude a adaptarte.

¡Muévete!: especialmente en vuelos largos, evita el entumecimiento y los calambres, haciendo pequeñas caminatas hacia la cabina o el baño, como hemos dicho, mantente alejado de todo aquello que pueda intensificar los síntomas del Jet Lag.

Al llegar a tu destino

Busca la luz: para sincronizar mejor tu reloj corporal con la nueva zona horaria, se sugiere exponerse intencionalmente a la luz brillante. Es recomendable, incluso, el uso de cajas de luz para desplazar lentamente el reloj circadiano hacia el tiempo de destino antes del vuelo. Pero otra manera efectiva, y quizás hasta más practica, de lograr esto es pasar el día afuera si llegas a una zona horaria donde es de día.

Melatonina: hay muchos productos disponibles en el mercado que dicen que ayudan a mantener la energía y regular el sueño. Sin embargo, aquellos suplementos que contienen melatonina -la versión sintética de la hormona humana natural que ayuda a controlar su ciclo de sueño y vigilia- son cada vez más aceptados por los científicos como una forma efectiva de realinear tu reloj corporal y plantarle batalla al desfase horario.

Quédate en el tiempo correspondiente a tu zona horaria: esto solo se recomienda para viajes cortos de menos de 5 días. Es decir, come y duerme de acuerdo a tu zona horaria, si es posible, y así tu ritmo circadiano no se verá afectado en tu retorno.

También te podría interesar:

7 cosas que no sabías que puedes pedir en un vuelo

Imágenes: Naser Chawroka; Gellinger

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here