Afrontar la muerte de nuestro perro, nuestro gato o cualquier otro animal que forme parte íntima y cotidiana de nuestra vida, no es fácil. En ocasiones, el vacío que causa el no tener a nuestro lado a ese amigo especial, puede ser más duro de lo que pensamos, de hecho, en ocasiones se puede llegar a ser igual de intenso que el gestionar la pérdida de una persona.

¿Y cómo hacerlo? ¿Cuál es la mejor forma de ir superando poco a poco el vacío que nos ha dejado ese ser que nunca nos pidió nada a cambio más que nuestro cariño? Hablemos hoy sobre ello.

1. Cómo vivir el duelo

Para superar esa pérdida hemos de vivir casi el mismo proceso que pasaríamos ante la muerte de un familiar. Todo duelo es un proceso de despedida, y como tal hay que saber gestionar de modo adecuado cada instante.

Habrá un primer momento de negación ¿cómo llegar a aceptar que no vamos a ver más a nuestro perro, a nuestro gato? Más tarde, llegará la rabia, el enfado. Porque lo sabemos, no es justo que ellos también se vayan de nuestro lado, es posible incluso que tu mascota fuera aún muy joven y, sin embargo, has tenido que perderla…

6680636555_5b9749a195_o (Copy)

Poco a poco iras negociando contigo mismo ese hueco. Está claro que no lo vas a ver más, así que no lo dudes, mereces llorar, estar triste y desahogarte cuanto necesites. Pon nombre a tus emociones, habla, busca tu soledad si lo prefieres… Cada uno vive esa pérdida como puede y como sabe. Poco a poco, lo iremos asumiendo.

2. Es posible que no todos entiendan tu pérdida

¡Pero si solo es un animal, no es una persona! Te dirán algunos. No obstante, no importa, no niegues lo que sientes ni disimules tu tristeza diciendo a los demás «que se te ha muerto un primo lejano, un tío…». No, lo que te ha ocurrido tiene nombre y el que lo entiendan los demás o no, es su problema.

Tú debes ser sincero contigo mismo: has perdido a tu amigo, a ese compañero que tenía su hueco a los pies de tu cama, que te acompañaba a cada instante, que te arrancaba una sonrisa cuando llegabas cansado a casa…

3. Todos en casa deben asumir la muerte de nuestra mascota

En ocasiones nos centramos en nosotros mismos, en nuestro dolor. Ahora bien, nunca descuides a los niños, por ejemplo, en especial si es la primera vez que deben afrontar la «idea de la muerte».

5315549819_eceeb35992_b (Copy)

Es necesario que aprendan a despedirse, a gestionar el dolor, a entender que la muerte, supone decir un adiós físico pero no un adiós emocional, porque siempre mantendremos viva a esa mascota en nuestra memoria.

4. No te culpabilices

En ocasiones, es habitual que nos sintamos culpables por no haber podido hacer más. ¿Y si lo hubiera llevado antes al veterinario?  ¿Y si le hubiera mostrado más atención en el día a día? ¿Y si…? No te preocupes ni te obsesiones. Tu mascota sabía que lo querías, debes quedarte con los buenos recuerdos vividos, con ese cariño sincero que siempre os tuvisteis, con los grandes momentos compartidos.

5. Sobrevivir a las rutinas

Si hay algo que está claro, es que nuestras mascotas forman parte de nuestras rutinas. El llegar a casa e interactuar con ellos, el alimentarlos, jugar con ellos, sacarlos a pasear, el comprarles cada semana aquello que más les gusta…

464014400_291277cec7_o (Copy)

Ahora va a costar mucho ver sus cosas, sus juguetes, sus comederos… ¿Qué podemos hacer? Lo mejor, es que no te deshagas de todo ello de inmediato ni que cambies tus rutinas de forma radical. Hay que ir poco a poco, hay que despedirse de ellos cada día hasta que momento a momenta duela un poco menos. Intenta recordar los buenos de ellos, procura que el evocarlos te evoque más sonrisas que lágrimas.

Ellos no morirán del todo mientras los mantengamos en nuestro corazón. Así que recuerda también, no sustituirlos. Es decir, cuando fallece una mascota no se trata en absoluto de adoptar otra al día siguiente.

Deja que pase un tiempo, permite que todos en casa paséis por ese proceso de despedida, de cierre de un círculo muy importante en vuestra vida….

Imagen: Ivascu AdrianasusanmolamoniGemma Bou

8 Comentarios

  1. Comentario: Es horrible perder a una mascota, hace un año recoji una preciosa gata gris, un dia se escapo y un perro la atoco, matandola. Mi madre no queria mostrarme el cuerpo, pero dijo que estaba muerta, me volvi loca, llore como nunca, me culpe por su muerte, por mi imprudencia, llore casi un mer entero, mis amigos me apoyaron y mi familia me dio otro gato, no era lo mismo, me sentia horrible, enferma, ame a ese gato como no tienen idea, despues desarrolle un traumo, jamas dejo salir a mis gatos bebes, hable con mis vecinos y les pedi que no soltaran a sus perros, si no veo a uno de mis gatos por cinco minutos me da un ataque de ansiedad y neurosis.
    Gracias por el post, me ha servido mucho.

  2. Comentario: Es horrible perder a una mascota, hace un año recoji una preciosa gata gris, un dia se escapo y un perro la atoco, matandola. Mi madre no queria mostrarme el cuerpo, pero dijo que estaba muerta, me volvi loca, llore como nunca, me culpe por su muerte, por mi imprudencia, llore casi un mes entero, mis amigos me apoyaron y mi familia me dio otro gato, no era lo mismo, me sentia horrible, enferma, ame a ese gato como no tienen idea, despues desarrolle un trauma, jamas dejo salir a mis gatos bebes, hable con mis vecinos y les pedi que no soltaran a sus perros, si no veo a uno de mis gatos por cinco minutos me da un ataque de ansiedad y neurosis.
    Gracias por el post, me ha servido mucho.

  3. […] Post y Contenido Original de : Supercurioso Cómo afrontar el adiós a ese amigo especial: nuestras mascotas […]

  4. Comentario: Hace 3 años tenia un perro muy querido para mi hasta que un día llegando de la escuela el escapo de casa pues estaban haciendo remo delaciones. Lo busque y lo busque y lo encontré todavía vivo pero paralizado por un golpe en la columna vertebral, el veterinario nos dijo que ya era momento de dejarlo ir y en esos meses siempre lloraba en la noche porque el siempre se dormía conmigo y es duro ya no verlo mas.

  5. Mi conejita fallecio el martes pasado, la mataron unas perras que ni mias eran, y mas que sentirme triste en un principio me dio mucho mucho coraje, enojo y no podia aceptarlo, tengo que aceptar que jamas pense que sentiria tanto dolor, no podia creerlo y menos dejar de llorar es algo que simplemente no pude controlar. De verdad jamas pense que doleria tanto…

  6. Hace nueve meses perdi a mi amada perrita llamada Mascotita, vivio 14 años conmigo, sufri mucho, llore, la sepulte en mi antejardin y aun lloro por ella, hace un mes tengo otra perrita Lori, es adorable, muy cariñosa, la quiero mucho, pero aun pienso en mi Mascotita y lloro por ella. Todos los sabados enciendo una velita en su tumba.

  7. Hace 4 semanas perdí a mi perrita fue mi compañía por 16 años y murió en mis manos de un paro cardiaco justo cuando el veterinario la iba a revisar y me duele muchísimo en el alma no merecía morir así el veterinario la estabilizo pero su pulso era débil y estaba sufriendo la verdad es que me hace muchísima falta y este articulo me ayudo sobre todo por el sentimiento de culpa por no haber podido atenderla mejor …….Siendo ya un hombre hecho y derecho, he salido de la veterinaria, dejando a mi compañera ya ausente, sumido en un mar de lágrimas, Siempre estará en mi corazón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here