Tan importante como la buena alimentación, es el buen dormir. La posibilidad de un descanso reparador es algo fundamental para tener un óptimo estado de salud. Y es que nadie que duerma mal puede tener energía y buen ánimo para las labores diarias. Para lograr un óptimo descanso, que mantenga tu espalda y columna vertebral alejadas de los dolores, es importante que investigues sobre los mejores colchones para ti. No es un asunto menor, y es que el ser humano promedio pasa un tercio de su vida durmiendo

¿Recuerdas alguna noche en especial, en la que hayas dormido por suficientes horas, y te hayas levantado descansado, relajado y de forma natural, sin ayuda de relojes despertadores? Esa sensación debería preponderar en tu cotidianidad, pero sabemos que no siempre es así. De hecho, un estudio realizado por la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA) reveló que un 32% de la población española se levanta con sensación de cansancio y dolores de espalda.

¿Cómo elegir el mejor colchón Todos los consejos

En ésto pueden influir muchísimos factores, como las cargas de estrés propias de la vida en las ciudades, el tránsito, la concentración excesiva de personas en los medios de transporte públicos, las extenuantes jornadas laborales y la mala alimentación, pero la calidad del sueño es fundamental para la recuperación del organismo y su energía para afrontar una nueva jornada.

En este sentido, la adecuada selección del colchón va a influir de manera determinante en la calidad del sueño y en el soporte que recibe la columna vertebral. Hay decenas de tipos de colchones: viscoelásticos, de látex, de muelles continuos, de espuma, futones, entre otros muchos. Lo fundamental es que investigues sobre sus características, y las asocies a tus necesidades. Así podrás saber cual es el que más te conviene, y hacer una compra inteligente y pensada para tu bienestar.

¿Cómo elegir el mejor colchón?

¿Cómo elegir el mejor colchón Todos los consejos.

A continuación veremos algunos aspectos claves que debes tener en consideración a la hora de elegir un colchón. Recuerda que estarás haciendo una inversión a largo plazo, que se va a traducir en un impacto positivo en tu calidad de vida, así que es importante que le dediques atención.

  • Si eres una persona de estructura corporal grande, necesitarás un colchón más firme, que te brinde una sujeción uniforme y no se hunda de un lado. Si, por el contrario, eres de contextura pequeña o menuda, deberás buscar un colchón más flexible, que ayude a distribuir tu peso.
  • Si quizás has hecho algún viaje de mochilero y te has quedado en hostales económicos, habrás vivido esta experiencia: hay colchones que son tan estrechos, que casi tienes que dormir solo de lado. El ancho es un factor importante. Lo recomendable es que esté entre 90 y 110 centímetros para una cama individual, y entre 150 y 160 para una cama matrimonial.
  • En cuanto al largo, debes buscar un colchón que tenga al menos diez centímetros más que tu estatura. Así podrás acomodar tus almohadas y estirarte con total comodidad, sin que tus pies queden fuera de la cama. Si duermes en pareja, la referencia será la estatura de la persona más alta. En cuanto al grosor, no debería ser inferior a quince centímetros.
  • Por supuesto que hay opciones de mayores tamaños. Si eres de los que se mueven mucho al dormir, o tienes niños pequeños que invaden tu cama de vez en cuando, puedes recurrir a una opción de colchón King Size, cuya medida es de 200 cm por 200 cm. Una inmensidad de confort para descansar.
  • También es importante para la compra de tu colchón, si duermes sólo o acompañado. Si duermes en pareja, es importante que busques un colchón que absorba bien el movimiento. Así reducirás el impacto que los giros de la otra persona puedan tener en tu descanso. Para este fin, los mejores son los viscoelásticos, los de látex y los de muelles embolsados.
  • ¿Eres de los que se acuesta en una posición, y amanece en otra totalmente distinta? Los acróbatas del dormir, que dan mil giros cada noche, necesitan un colchón firme que les permita hacer sus movimientos sin esfuerzos. Deben priorizar la adaptabilidad del colchón, pues dormirán en varias posturas a lo largo de la noche.
  • ¿Vives en la costa, o en algún lugar donde las temperaturas son elevadas durante mucho tiempo al año? Este factor también es importante a la hora de escoger tu colchón. De acuerdo al material del que son hechos, tienen mayor o menor ventilación. Un colchón con buena ventilación es aquel que permite que pase mejor el aire, ayudando a que el vapor que genera tu cuerpo se disipe con más facilidad, por lo que se acumula menos calor.
  • La postura también es algo importante. La más común a escala universal es la de dormir de lado. Si estás en esta mayoría, debes buscar un colchón de dureza intermedia, que le de un adecuado soporte a tus caderas y hombros. Si en cambio, duermes boca arriba, te conviene un colchón duro, que le de soporte a tu zona cervical y lumbar. Para los que duermen boca abajo, un colchón blando, que no fuerce la torsión de la columna, sería la opción ideal.

Como viste, la elección de un buen colchón no es cosa simple. Piensa que deberías pasar unas 56 horas a la semana en él, y que de esas horas depende toda tu energía, bienestar e incluso buen humor para tu día a día. Evalúa cómo es tu descanso, busca el colchón que mejor se adapte a tus necesidades, y ¡dulces sueños!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here