Como bien podrás imaginar, el oro es un material que desde tiempos inmemoriales se ha relacionado con distintas culturas y civilizaciones. Y no solo como un elemento ritual o de lujo, también como un agente de cambio para generar trueques de bienes y servicios. Siendo así, es curioso como incluso en la actualidad el oro sigue siendo un importante material de cambio. En la antigüedad funcionó como elemento de culto y de trueque, mientras que actualmente se llega a considerar como una forma de dinero. Se sigue comerciando con el oro y la tecnología nos permite conocer su cotización en todo momento a través de gráficos XAUUSD, facilitando las operaciones de intercambio.

El valor del oro en la historia

valor del oro en la historia

A donde sea que mires, podrás ver oro. Este elemento está presente en nuestros dedos, muñecas, orejas; en iglesias, estatuas y monumentos. Siendo así, el valor del oro es más que evidente. Sin embargo, el uso del oro es tan antiguo que no hay datos concluyentes sobre su origen, pero, aun así, hay algunos datos certeros. En primer lugar, el oro es cotizado debido a su formación natural que permite trabajarlo de manera pura y sencilla. Esto no requería de mucha tecnología, pues el oro se encontraba fácilmente en ríos y minas, por lo que su explotación y uso comercial fue relativamente sencillo.

1. El valor del oro en la antigüedad

Fue con las culturas Sumeria, Egipcia y Griega con las que el oro comenzó a dar muestras de su valor para la humanidad. En la antigüedad, la posesión del oro era símbolo de poder y de riqueza. De igual manera, en muchas culturas, el oro simbolizaba la inmortalidad y la divinidad. Es por ello que el oro era usado en la confección de los templos y las imágenes de los dioses, entre otros objetos de importante valor espiritual y ritual.

En la cultura egipcia, por ejemplo, de la cual bien podemos reconocer su poder en el mundo antiguo, se creía que el oro era la misma carne del dios Ra. Por este motivo, los faraones eran cubiertos de oro, ya que se creían descendientes de los mismos dioses. Para los egipcios el oro era símbolo del esplendor económico. Por su parte, los sumerios incursionaron en el mundo del oro con técnicas de transformación. Mediante diferentes procesos, los sumerios crearon las primeras piezas de joyería hechas con oro.

Ya para el 2000 A.C. el oro era explotado. En aquel entonces, sus principales productores eran Persia, Fenicia y Armenia. Los fenicios, particularmente, lo obtenían por transacciones y allí nació el sentido comercial del oro. A pesar de esto, no fue sino hasta el año 564 A.C. que se creó la primera moneda de oro. Esta fue una invención del rey Creso, el último rey del Imperio de Lidia (conquista de los persas). Esta moneda era sumamente conocida y usada. De hecho, en toda Europa funcionaba como agente comercial. Además, algo muy similar estaba ocurriendo al otro lado del mundo, donde en China comenzaba a circular otra moneda de oro conocida como el Ying Yuan.

2. La función del oro en la modernidad

A lo largo de la historia, diferentes civilizaciones como lo son el Imperio Romano y los conquistadores de América, entre otros, buscaron explotar el oro al máximo. A pesar de que encontraron gran cantidad de este metal, fue gracias a un minero alemán que la comercialización del oro aumentó. En 1557 este hombre estaba trabajando en las minas de mercurio de Almadén y allí descubrió lo que sería el proceso de amalgamación. Este es, básicamente, la extracción del oro de otros materiales que tienen una muy baja concentración del metal. Con todo esto, más la minería moderna, llegamos a la actualidad, donde la explotación del oro es muy extensa.

Hoy en día, el oro funciona como un respaldo monetario y de valor, que se puede guardar en un banco. Igualmente, el oro sigue más que vigente en el sector de la joyería. Incluso es muy usado en la tecnología. Además, es gracias a la tecnología que podemos comercializar con el oro de manera ventajosa. Podemos intercambiarlo conociendo a la perfección su valor.

Un problema moderno que podemos destacar es la inflación del papel moneda, es decir de los billetes y monedas. Esta es una gran preocupación desde siempre, por lo que ha tenido que respaldarse con materiales preciosos como el oro. Esto es lo que nos presenta unas de las grandes ventajas del oro, pues es duradero, divisible y difícil (si no imposible) de falsificar. Además es aceptado en el mundo entero. 

Parecer ser que siempre hemos estado y estaremos impresionados por este hermoso metal que nos recuerda el poder de la naturaleza y la evolución de la humanidad. Ya que conoces la historia del valor del oro, tú también puedes incursionar en su comercialización, apoyándote de los medios y plataformas virtuales. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here