Investigar en el pasado, escarbar en la historia de la humanidad, es enterarse de un montón de escenarios curiosos que formaron el mundo. De hecho, antes de que nosotros si quiera naciéramos, el mundo ya había albergado miles de millones de personas. Personas que nacieron, crecieron y murieron dejando algo en el mundo. Un relato, una sonrisa, un recuerdo. Pero también estuvieron aquellos que marcaron la historia con un invento, como el hombre que renunció a 60.000 millones de dólares, o como Alan Turín, o como, también María Tudor. En Supercurioso hemos querido acercarnos a la sangrienta María, uno de los personajes más siniestros del medioevo, lo que ya es decir bastante, y hemos hecho este artículo para hablarte un poco de su vida y, por supuesto de su muerte. ¿Ya sabes cómo murió María Tudor? ¡Acompáñanos a descubrirlo!

¿Cómo murió María Tudor?

¿Cómo murió María Tudor?

María Tudor fue reina de Inglaterra e Irlanda durante pocos años, sin embargo, durante su corto reinado marcó la historia de una forma terrible. De hecho, su reinado marcó una época dentro de los países que gobernaba, una época que será recordada durante mucho tiempo en la historia como días de fuego y sangre, lo que le valió el apodo de María la sangrienta, o, en inglés, Bloody Mary. Durante los escasos años de su reinado más de 200 personas irían a parar en la hoguera solo por causas religiosas, pues María era una gran defensora del catolicismo y buscaba revertir, durante su gobierno, las reformas anglicanas que se habían aplicado durante el reinado de su padre, Enrique VIII. ¿Listo para conocer cómo murió María Tudor? Conozcamos un poco más sobre su vida primero.

1. Quién fue la sangrienta María

Como te dijimos más arriba, María Tudor fue la hija de Enrique VIII. Pero esta no fue una de las hijas de las mujeres de Enrique VIII, sino que fue la única progenitora de este rey y de su esposa, Catalina de Aragón. O, mejor dicho, no fue la única hija de estos dos, pero sí la única que sobrevivió a la adultez, y esto representó el primer trauma de María. Y es que su padre siempre se quejó de que Catalina de Aragón nunca le engendrara un hijo barón capaz de encargarse de su reino, razón por la cual sus padres se terminaron distanciando irrevocablemente. La separación de sus padres sin duda la marcó, pues de ahí ella terminaría por adoptar la fe católica de su madre. Fue una decisión complicada, pues si bien ambos padres eran bastante creyentes, su padre era un impulsor de las reformas anglicanas, mientras que su madre era una ferviente creyente del catolicismo.

Otro de los episodios que marcó su vida fue la boda de Ana Bolena y Enrique VIII, su padre, pues de esta unión nacerían los hermanos de María y, principalmente, Isabel I, quien se disputaría con María su derecho al trono tras la muerte de su padre. Su vida, más corta de lo habitual, estuvo marcada por estas grandes disputas y, sobre todo, por sus convicciones religiosas, y terminó prontamente tras su repentina muerte. Vamos a conocer un poco más sobre cómo murió María Tudor, o la sangrienta María, pero antes, para ubicarnos en contexto, vamos a conocer un poco más sobre su vida y su obra.

2.  Vida y obra

Vida y Obra

Nacida en 1516, María tuvo que sobreponerse tempranamente a la separación de sus padres. Desde muy chica María fue educada por el humanista valenciano Juan Luis Vives, quien mantenía una muy buena amistad con la bella e inteligente Catalina de Aragón, la madre de María. Fue instruida en latín, así como en otros idiomas de gran importancia en la época como el griego, el francés y el español. Sin embargo, en la actualidad nadie la recuerda como la reina políglota, sino como la reina sangrienta. Esto se debe, sin duda, a las características de su reinado. Ya llegaremos a ello, pero primero es importante resaltar que desde muy joven, y algunos historiadores se lo atribuyen a las crisis familiares de su hogar, María padeció de jaquecas y una gran depresión que la seguiría durante el resto de su vida.

A sus 37 años, en 1553, María ascendería al trono de Inglaterra. Su reinado se caracterizaría por dos cosas: primero por ser muy corto, apenas unos 5 años, pues María fallecería a la edad de 42 años, en 1558. La segunda característica que definiría su reinado sería lo sangriento, puesto que María se convertiría en una gran defensora de la fe católica o, mejor dicho, una gran perseguidora de el anglicismo. Y es que durante su corto reinado María llevaría a la hoguera a unas 273 personas a causa de su fe. Algunos historiadores, incluso, señalan que este número pudo haber sido más alto. En todo caso, tras su reinado asumiría el trono Isabel I. Pero, ¿cómo murió María Tudor? Ha llegado el momento de desvelarlo.

3. La muerte de María Tudor

Durante su reinado María se casó con Felipe II de España, quien, según los expertos en la materia, accedió al matrimonio más por razones políticas que por amor, ya que María le llevaba 11 años y no le resultaba atractiva. Su matrimonio no dejó ningún hijo, pero sí dejó en María un par de embarazos imaginarios, ahora conocidos como embarazos psicológicos, que la hicieron el hazmerreír del reino. Este fue uno de los factores que provocaron su deceso, y el otro fue la pérdida de Calais, tomada por los franceses en enero de 1558. Ahora bien, estos elementos por sí solos no serían suficientes para matar a alguien, pero en el caso de María sí, pues agravaron sus condiciones preexistentes.

Desde muy joven María había sido una muchacha enfermiza y, según los expertos, estas situaciones con las que tuvo que lidiar tuvieron que terminar por influir en las condiciones preexistentes en María. Si bien a ciencia cierta no se conoce con exactitud la enfermedad que mató a María, los expertos coinciden en dos posibles afecciones: María padecía de un quiste ovárico o de un cáncer uterino. No se sabe cuál de las dos, pero sin duda la respuesta acerca de cómo murió María Tudor tiene que ver con una de estas dos enfermedades que, aunadas a su depresión aguda, terminaron con su vida tempranamente.

Tras su muerte, su media hermana Isabel I, la cual María había mantenido cautiva durante varios años, asumió el trono de Inglaterra. Esto se debe, en gran medida, a que durante sus últimos minutos de vida María la reconoció como su heredera al trono. Bajo el reinado de su hermana Inglaterra logró volver a sus reformas protestantes y las persecuciones religiosas mermaron. Pese a su temprana muerte y a su corto reinado, María se ganó un lugar en la historia y hasta un apodo por el cual siempre será recordada.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo acerca de cómo murió María Tudor? ¿Conocías la historia de esta gobernante inglesa que marcó su tiempo con sangre y fuego? ¿Por cierto, conoces la historia de la muerte de Ana Bolena, la madrastra de María y madre de Isabel I? Y, ¿qué otras curiosidades de la historia te llaman la atención? Déjanos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here