A todos nos encantan las islas, esas pequeñas, y a veces no tan pequeñas, masas de tierra que usualmente significan playa y diversión. Pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo se forman las islas? ¿Cómo, en medio de la inmensidad del océano, surge de pronto una masa de tierra independiente, autónoma? Siglos atrás estas preguntas llamaron la atención de los marineros y de muchos hombres de saber que se dedicaron a investigar este asunto. Hoy en día las respuestas a estas y otras preguntas están más cerca de nuestro alcance que nunca. ¿Quieres descubrir cómo nace una isla y cómo empieza a generar su propia biodiversidad? !Acompáñanos en Supercurioso a descubrirlo!

Descubre cómo se forman las islas

Descubre cómo se forman las islas

El hombre siempre ha visto las islas como una especie de paraíso, una tierra alejada de todo, separada del mundo por el océano, por el imponente mar. Las islas han sido el refugio de muchos hombres a lo largo de los siglos, y también han sido el escenario de grandes obras de la literatura y el cine como Robinson Crusoe o El Naufrago. Pueden ser misteriosas, aunque también relajantes, grandes o pequeñas, y casi siempre representan un pequeño espacio de calma en el que puedes rodearte de la naturaleza. Algunas están habitadas casi por completo mientras que otras, incluso en la actualidad, siguen sin ser descubiertas por el hombre, esto sin hablar de todas esas que todavía faltan por nacer. Pero, ¿cómo se forma las islas? ¿Qué es lo que hace que de la profundidad de los océanos emerja un trozo de tierra estable?

Para descubrirlo, conviene que primero hablemos un poco sobre qué es una isla y los diferentes tipos de isla que existen, y solo así podremos entender, luego, cómo se forma una isla y, más importante aún, cómo llega la vida a una isla recién formada. ¡Vamos a descubrirlo!

1. ¿Qué es una isla?

Para empezar a indagar en cómo se forman las islas es bueno que primero tengamos claro qué es una isla. Puede parece baladí, pero no lo es. Una isla es una zona de masa terrestre estable, más o menos extensa, que se forma en un espacio rodeado de agua. En este sentido, podemos encontrar islas en lagos, ríos, mares y océanos. Una isla puede ser muy pequeña o puede tener hasta dos millones de kilómetros cuadrados, como es el caso de Groenlandia, y, según la manera en la que se forman, existen diversos modos de clasificarlas. Vamos a conocer un poco más sobre los tipo de islas y cómo se forman las islas según su tipo.

2. Tipos de islas y cómo se forman

Tipos de isla

Existen al menos dos grandes clasificaciones de tipos de islas, las islas continentales y las islas volcánicas. No obstante, algunos expertos que apuestan por un panorama más amplio han llegado a clasificar al menos 5 tipos distintos de islas. Entre ellas, algunos comparten la manera en la que se forman, aunque no todas nacen de la misma manera. Es por ello que para entender cómo se forman las islas es importante que entendamos cuáles son los tipos de islas que existen y en qué se diferencian cada una de las otras.

Islas continentales

En primer lugar, existen las islas continentales. Estas se caracterizan usualmente por ser de gran tamaño, aunque no todas lo son. Gran Bretaña, Madagascar y Groenlandia son buenos ejemplos de islas continentales. Pero, ¿qué tienen estas islas en común? ¿Qué es lo que las hace pertenecer a la misma categoría? Las islas continentales tienen en común la manera en la que se forman. Estas no surgen como otras islas, sino que son, en esencia, grandes fragmentos de tierra que se desprenden de un continente en un proceso de dura años y años. Usualmente estas islas forman parte de la plataforma continental de un continente, como es el caso de Gran Bretaña, que pertenece al continente europeo.

Islas volcánicas

También existen las islas volcánicas que, a diferencia de las continentales, no son desprendimientos de un continente, sino masas de tierra autónoma, cuya formación se originó por sí misma. Estas son fundamentales para entender cómo se forman las islas, e incluso para entender cómo se creó la Tierra. Estas se forman por la actividad volcánica que ocurre al fondo del océano. Cuando un volcán dormido en lo profundo del océano explota, libera grandes cantidades de lava que, al contacto con el mar, se endurece formando capas y capas de masa terrestre. Si un volcán tiene la suficiente fuerza, puede formar una o varias islas en el océano.

Islas sedimentarias

Además, podemos toparnos también con un tercer tipo de isla, las islas sedimentarias. Este tipo de islas se forman en las desembocaduras de los ríos, y no nacen de erupciones volcánicas, sino de materiales que el agua va arrastrando. Arena, grava y lodo que es arrastrado por la corriente se va juntando en un punto clave del río y, con el paso del tiempo, terminan por formar una isla. En la desembocadura del río Amazonas, uno de los 7 ríos más bonitos del mundo, podemos encontrar la isla de Marajó, la isla sedimentaria más grande del mundo.

Islas fluviales

Ya vamos entendiendo cómo se forman las islas, pero todavía nos faltan dos tipos de islas más. En el caso de las islas fluviales, estas se forman a partir de barras presentes en el canal central del río. Es decir, estas se forman a partir de las crestas y depresiones de los ríos, que con el tiempo se van haciendo más grandes, y que finalmente terminan por formar una isla. Este tipo de islas, así como las islas sedimentarias, también son típicas de ríos y lagunas.

Islas coralinas

En el trópico podemos encontrar también las islas coralinas, así como los arrecifes, las cuales están formadas por esqueletos de organismos marinos primitivos, los cuales conocemos como corales. Estas se forman cuando un grupo coralino crece hasta la superficie del océano. Algunos ejemplos de estas islas son Las Malvinas, Los Roques y la Isla Jarvis.

3. ¿Cómo llega vida a una isla?

Pues, bien, ya hemos visto cómo se forman las islas, pero, ¿y cómo llega la vida a una isla? La vida tiene como tiene que llegar: las aves y murciélagos usualmente emigran a islas recién formadas en busca de un mejor territorio. A su vez, otros tipos de colonizadores llegan arrastradas por el viento, como algunos insectos, las esporas y las semillas de algunas plantas, ayudando así a que se forme la vegetación. También en las patas de las aves, adheridas por el barro, llegan otros tipos de semillas o huevos de insectos a poblar el lugar. Y también puede llegar la vida a través del mar, en semillas flotantes o trozos de matas que viajan por el océano hasta encontrar en donde prosperar.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo sobre cómo se forman las islas? ¿Conocías los distintos tipos de islas que existen? Y, ¿sabías cómo llegaba la vida a una isla? Sin duda, se trata de triquiñuelas sorprendentes de la naturaleza. Recuerda dejarnos tu opinión en los comentarios, ¡estaremos deseando leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here