La controvertida película “50 sombras de Grey” no ha dejado de dar de qué hablar desde su estreno a los miles de aficionados que se han quedado prendados de su historia, así como de sus personajes. Sin embargo, como todo lo que se vuelve tendencia en este tiempo, tiene una parte sensacionalista y que en cierto punto llega a otorgar una visión poco objetiva de lo que realmente es una parafilia. Probablemente tú seas fan de esta historia gracias al libro en la que está inspirada o quizá no, sea cual sea el caso debes saber que algunos de los contenidos están relacionados con el mundo de la parafilia. A continuación te contamos un poco de una de las vertientes de la estructura de personalidad inclinada hacia este tipo de parafilia o conducta sexual atípica y su origen, así como el primer individuo relacionado con la misma.

Leopold von Sacher-Masoch el primer masoquista reconocido

De origen Austro-Húngaro, Leopold von Sacher-Masoch, nace el 27 de Enero de 1835 en Lemberg, actual Rusia, hijo de un policía aristócrata en la provincia de Galitzia, muere el 9 de marzo de 1895 en Lindheim de un ataque al corazón. Sus últimas palabras fueron “aimez moi” (quiéreme). Estudia derecho, historia y matemáticas; tras obtener su doctorado comenzó a ejercer en la Universidad de Graz como profesor de historia para continuar laborando como escritor y periodista. A partir de este momento comienza a ganarse el respeto de personalidades de la talla de Victor Hugo, Zola e Ibsen.

masoquismo

Sus primeras publicaciones son de carácter histórico, otras son novelas fantásticas que retratan anécdotas donde la heroína principal es una mujer imponente, fuerte y dominante. Una de ellas narraba la vida de la Condesa Érzebeth Bathory en “Agua de Juventud”, acompañadas a esta se dan a conocer “La Pescadora de almas” y “La madre de Dios”  y algunas otras obras dedicadas a Catalina la grande, donde se expresa una sátira del espíritu iluminista y otros temas relacionados con la homosexualidad y el travestismo. Sin embargo, al publicar la afamada saga de “El legado de Caín”, el escritor despegó en popularidad, debido a que los contenidos de cada uno de sus libros narraban prácticas sexuales extremas, en donde el protagonista masculino dejaba que su contraparte lo sometiera, lo amarrase y lo hiriera con fines eróticos.

masoquismo chica

En “La Venus de las pieles” (1870) su obra más reconocida, Leopold acrecentó el impacto, ya que explica una relación controvertida que tenía con una antigua novia llamada Fanny Von Pistor. Esta obra era parte de una saga que intentaba hablar sobre amor, muerte, guerra, trabajo y propiedad. Sin embargo, Sacher- Masoch sólo llegó a completar las anécdotas sobre amor y propiedad, haciendo de “La venus de las pieles” una destacada obra literaria debido al contenido escandaloso para la época.

Otra forma de ver el amor: Masoquismo

Si eres perceptivo podrás haber notado la similitud del apellido del autor con la palabra masoquismo (Masoch), esto es porque al surgir las obras de Leopold, el psiquiatra alemán Krafft Ebing, autor del libro “Psicopatía Sexual” de 1886, da a conocer el caso de Leopold von Sacher-Masoch como una serie de actos eróticos de índole perversa, latinizando el nombre de MasochMasochismus. El autor al enterarse del uso de su nombre protestó inútilmente contra las aseveraciones de Ebing, afirmando que él no consideraba a estos actos como algo perverso sino como una forma de amor.

masoquismo mujer

Humillación, golpes, azotes y demás conductas de dominio sobre una persona que gusta de recibirlo es conocido hasta la actualidad como masoquismo. Es una práctica relacionada con el ejercicio del poder, el masoquista, en este caso, es quien disfruta de recibir este tipo de prácticas, puesto que le provocan placer.

Es importante mencionar que otra de las vertientes de está práctica es el Sadismo, en la cual el sentido de la parafilia cambia, ya que el sádico es quien ejerce el poder, administrando cualquier tipo de dolor a su pareja sexual. Hecho que en él causa placer al observar el sufrimiento del otro, es por esto que la tan famosa idea de una relación Sado-masoquista, es decir un sádico y un masoquista, es imposible puesto que ambos deben ejercer el poder para su propio placer (un sádico no obtendrá ningún placer al ver que un masoquista disfruta del dolor ocasionado por él y viceversa).

El autor que pasó a la historia por sus prácticas sexuales

Hasta nuestros tiempos, el masoquismo se ha utilizado para referirse a cientos de personas que probablemente suelen regresar con alguna ex pareja aunque esta lo/la “trate mal”. Sin embargo, como vemos, el término se ha usado de forma incorrecta ,puesto que conlleva más factores importantes y que sobresalen de una conducta funcional en la psicología. Freud decía que todo acto sexual sin fines reproductivos era «perverso», no obstante debemos reconocer el grado en el que esa perversión infringe nuestros límites y derechos sexuales, cuando alguna práctica ya no es de nuestro agrado es el momento de poner un alto.

Sigmund Freud
Sigmund Freud

Leopold von Sacher-Masoch, será reconocido por las prácticas que gustaba de experimentar, sus obras permanecerán grabadas en la mente de quienes deseen adentrarse al mundo de la parafilia y observarlo desde lejos, puesto que algunos de estos actos pueden complicarse y llegar más allá del placer.

¿Qué opinión tienes acerca de este tema? Comenta de forma constructiva.

Si te ha gustado este artículo, puede que quieras saber más el oscuro mundo de un famoso personaje: el Marqués de Sade.

Imágenes: CEBImageryJulian PoveyVelovotee

9 Comentarios

  1. Está bueno el artículo, también me surge la idea de que estaría chevere la explicación del «sadismo»
    muchisimas gracias por enriquecer la mente

    • ¡Hola Eduardo! Muchas gracias por tu comentario, es muy apreciado. Recuerda recomendar y seguir a Supercurioso de cerca 😉 Saludos.

  2. la verdad, muy bueno el articulo.
    disfrutaria siendo moderador de contenidos.. si alguna vez necesitan uno.. no duden en avisarme.

  3. me gusta tu articulo, pero creo que entiendes mal el concepto de sádico, que en este caso vendría a ser una persona que disfruta de proporcionar dolor, es cierto, pero lo que hace que lo disfrute es justamente que su compañero sexual también lo disfrute, las relaciones sádico-masoquistas son las mas comunes de hecho, y no son solo expresadas en forma física, también hay relaciones sadomasoquistas basadas en la humillación exclusivamente, sin que exista un componente de dolor, por otro lado estas relaciones, se tienen que dar en parejas con confianza, el Amo con su sumisa o esclava (o la Ama con su esclavo o sumiso) mantienen una relación de confianza donde los limites acerca de que es lo que se espera de la sesion masoquista, asi como las palabras clave para detener las sesiones cuando estas ya no son placenteras y todos esos detalles, son arreglados de antemano, también existe el concepto de sano, seguro y consensuado, en donde ninguna practica masoquista puede producir daño a la pareja, y que ademas ninguna practica puede ir en contra de las reglas impuestas en primera instancia antes de la sesion, por ejemplo, un Amo no puede darle azotes a su sumisa si esta expreso que no quería eso….. por otro lado también existen los cuidados post sesion, que incluyen caricias y abrazos, para hacer sentir a las dos partes conectadas y que ademas en esta instancia se conversa acerca de que es lo que gusto y que no de la sesion, etc, el mundo del masoquismo asi como el mundo BDSM en general abarca mucho.
    saludos¡

    • ¡Hola Paola! ¡Muchas gracias por tu comentario! Es muy cierto, sin embargo en el artículo estamos hablando de estructura de personalidad perversa, es un tanto más profundo. La prácticas eróticas como las que mencionas entre parejas que disfrutan de ellas tienen que ver con otras cuestiones. Probablemente es cuestión de perspectiva, por lo mismo se hace referencia a lo dicho por Freud acerca de la perversión. Un saludo, no olvides seguir de cerca a Supercurioso 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here