Las más conocidas frases sobre el cambio climático vienen advirtiéndonos desde hace años sobre una realidad que se alza, amenazadora, sobre el planeta tierra. Los cambios que está experimentando el clima en las diversas regiones, nos hablan de lo vital que resulta la toma de conciencia. Patologías como el estrés térmico también llamado estrés por calor, pueden empezar a incrementarse notoriamente en los próximos años. Esto hace vital incorporar a nuestras rutinas diarias, recomendaciones sobre el calor. Los extremos fríos o calientes en la temperatura exigen al organismo ciertas conductas de adaptación. Los veranos suelen ser cada día más intensos, y son muchas las personas que pueden afectarse por estos cambios abruptos. Siguiendo algunos sencillos consejos para el calor, podrás afrontarlo de forma más llevadera y agradable.

Tal como los inviernos helados pueden paralizar el cuerpo, llenándonos de un frío que nos dificulta incluso salir de la cama, el exceso de calor puede ser igual de molesto, e incluso afectar nuestra salud. Sarpullidos, calambres o golpes de calor se asocian de manera directa a los aumentos bruscos de temperatura. Si te preguntas cómo evitar las enfermedades relacionadas con el calor y pasar el verano de forma más cómoda, la suma de algunos sencillos hábitos en tus rutinas diarias pueden marcar una diferencia notoria. Acompáñanos en Supercurioso a conocer los mejores consejos para el calor, que será fácil incorporar a nuestra cotidianidad.

Los mejores 10 consejos para el calor

1. La hidratación

Consejos para el Calor

La primera y más importante de las recomendaciones sobre el calor, es la de mantener tu cuerpo constantemente hidratado. Las temperaturas elevadas te hacen sudar y perder agua de tu cuerpo. También es normal que sientas sed. Si no tomas suficientes líquidos y estás expuesto a climas muy calientes, puedes deshidratarte con facilidad. Lo recomendable es que te acostumbres a beber entre dos y tres litros de agua al día. Será un hábito del todo beneficioso para tu salud. También puedes sumar bebidas como limonadas o jugos de frutas, procurando que sean naturales y no agregar azúcar procesada.

2. La protección de la piel

Las quemaduras producto de la inclemencia del sol no sólo son un asunto de los bañistas en las playas. En tu propia ciudad, simplemente pasando un rato al aire libre o leyendo en tu balcón, tu piel puede sufrir de quemaduras. Desde el tradicional enrojecimiento e irritación, pasando por marcas de pigmentación y manchas, son algunas de las consecuencias negativas que la exposición al sol puede generar en tu piel. Estas suelen generarse principalmente por la sobreproducción de melanina que experimenta la piel luego de haber sido sometida a los rayos solares.

Lo fundamental en este sentido para sumar a los consejos para el calor y controlar los efectos del sol, es procurar vestirte protegiendo tu cabeza con gorros, sombreros o similares. Otro punto básico y que debes sumar a tus rutinas de vida es el uso de un protector solar potente en tu rostro y cuello, que cuidará tu piel de los daños que generan los rayos solares.

3. Usa ropa ligera

Entre las recomendaciones sobre el calor más fáciles de seguir y con mayor utilidad, está el uso de ropa ligera y en tejidos frescos, en los que la piel pueda mantenerse ventilada. ¿Te imaginas salir a la calle en pleno verano, con una chaqueta de cuero o un swetter tejido? ¡La sola idea resulta asfixiante! Prendas como pantalones, franelas o vestidos de algodón o telas similares, son las más recomendadas para los días de verano.

4. Cuida tu alimentación

Se suma a los consejos para el calor que te ayudarán a llevar mejor las temperaturas elevadas, el prestar atención a tu alimentación. Así como hay platos muy calóricos que son ideales para aumentar la temperatura corporal en el invierno, como las sopas o los guisos, en los climas calientes lo más recomendable es apostar por platos fríos y ligeros. Sándwich, ensaladas, bebidas frescas y pescados suelen ser una muy buena opción. Además, este estilo de alimentación te ayudará a sentirte ligero.

5. Reduce las fuentes de calor de tu casa

Entre los consejos para el calor más fáciles de aplicar, esta el hecho de controlar y reducir las fuentes de calor en tu casa. La costumbre de mantener apagados los aparatos electrónicos, los bombillos de las habitaciones que no estés usando, el horno o el tostador, ayudará a mantener más fresco el clima en casa. Son todas fuentes de calor que pueden sumar un par de grados a la temperatura de tu hogar.

6. Haz un aire acondicionado casero

recomendaciones sobre el calor

Esta es una de las recomendaciones sobre el calor más simples para aplicar en casa. Enciende tu ventilador y coloca detrás de él un par de botellas con agua congelada. Esto hará que se enfríe el flujo de aire y se refresque el ambiente. Si estás con mucho calor, procura sentarte unos minutos frente al ventilador, colocando tu rostro. Una vez que tu temperatura corporal se nivele, te sentirás mucho mejor.

7. No hagas actividades que atraen la humedad

En los días más duros del verano, en los que el calor transmite una sensación un tanto agobiante, es recomendable no hacer actividades en casa que generen humedad en el ambiente. La humedad contribuye a aumentar la sensación de calor, así que lo mejor es no lavar y tender la ropa en el interior de la casa, y olvidarse al menos momentáneamente de hervir o cocer alimentos, que generan vapor.

8. Evita que entre el sol

Si no tienes aire acondicionado en casa, una de las recomendaciones sobre el calor más útiles es crear un entorno de sombra en el interior de la vivienda. Los toldos, las cortinas opacas y mantener las ventanas cerradas durante las horas de mayor calor, ayudarán a mantener una temperatura más fresca y agradable en el interior.

9. Una ducha refrescante

En los momentos de mayor calor, hay pocas cosas que resultan tan placenteras como darse una buena ducha. Pero ten mucho cuidado con la temperatura del agua. Aunque lo más fácil es dejarse guiar por el impulso y abrir el agua más fría que puedas, esto resulta contraproducente. El agua muy fría contribuye a activar nuestros músculos. Esto genera calor y aumenta la temperatura de nuestro cuerpo. Lo ideal entre los consejos para el calor es optar por agua tibia o fresca, pero no helada.

10. Un pequeño secreto: ¡los pies!

Si estás atravesando por una ola de calor y te cuesta regular tu temperatura corporal, un dato bastante útil para hacer bajar la temperatura de tu cuerpo, es enfriar tus pies. Si los sumerges en agua fría por un rato, verás como en pocos minutos empiezas a sentirte más fresco y mejor. También puede generar un efecto similar el sumergir la parte superior de tu cabeza en agua fresca. Tu cuerpo se enfriará en el acto.

Sumando estos sencillos consejos para el calor tendrás herramientas simples para sobrellevar de mejor forma los días y meses más calurosos del año. Cada clima tiene sus ventajas y encantos. Mientras en el otoño apreciamos la renovación de la naturaleza, en la primavera vivimos su esplendor y en el invierno nos abrigamos y reconfortamos, propiciando la introspección, el verano es una época de sol, de disfrute y energía. Pero las transformaciones generadas por el cambio climático empiezan a cambiar la realidad y la belleza de las estaciones, despertando preocupación. Siguiendo estas recomendaciones sobre el calor podrás palear el agobio y agotamiento que las altas temperaturas pueden generar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here