Los últimos meses, con el COVID-19, han representado un enorme reto para los países, los gobiernos, las empresas y las personas. Todas las estructuras que en un momento parecían sólidas, sufrieron enormes cambios. En este escenario, la resiliencia y la capacidad de trabajo, unión y compromiso para superar los problemas sanitarios y económicos, se hace fundamental. Justamente es este el contexto en el que nace Damos la cara, un movimiento ciudadano que hace foco en las empresas familiares, como motor fundamental de la recuperación y el desarrollo.

Importancia de las empresas familiares

Damos la cara

Si algún sector destaca en la historia, como motor que ha impulsado el desarrollo de la sociedad española, es justamente el de las empresas familiares. Estos modelos comerciales son iniciativas que nacen del compromiso con una idea, y de la certeza de que su implementación redundará en beneficios para la sociedad. Tan es así, que en la actualidad las empresas familiares representan el 67% del total de empleo privado en el país y aportan un 57,1% al Producto Interno Bruto nacional.

En este sentido, son sin duda alguna un motor de empuje, que será vital para la recuperación económica que se vive ahora y se tendrá que profundizar en los próximos meses. Las empresas familiares suelen tener una vida promedio de 33 años, en comparación con los 12 años de promedio de vida de otro tipo de empresas. Esto refleja un patrón simple: el absoluto compromiso de las familias, sus colaboradores, proveedores y empleados con el mantenimiento de una idea que aporta al crecimiento económico integral. Se trata de iniciativas que se enfocan en el máximo cuidado de sus recursos: el trabajo, el entorno y el capital tecnológico y financiero.

¿Qué es Damos la cara?

Empresas familiares

Damos la cara es un movimiento que surge con la intención de unir a la empresa familiar española, y desde la cooperación y la solidaridad, afrontar la crisis y superarla, manteniéndose como un pilar fundamental para la sociedad. Se trata de un movimiento ciudadano que hace énfasis en el compromiso que los trabajadores y empresarios de las empresas familiares, demuestran con sus clientes, sus proveedores y la sociedad en general.

Es así como esta iniciativa ha sumado ya a más de 1.400 compañías en todo el territorio español. Con cohesión y un alto sentido humanista y de compromiso social, este grupo de empresas crece, fortaleciendo las potencialidades con las que enfrentan las actuales dificultades. También se ejecutan acciones de cara a la opinión pública, para transmitir la labor de las empresas familiares, y su valiosa contribución desde el punto de vista social y económico.

¿Cuáles son sus objetivos?

Empresas familiares españolas

Siempre con la intención de sumar voluntades, Damos la cara es una iniciativa abierta, que refleja la pluralidad de proyectos de empresas familiares. El objetivo es unir en una gran red, tanto a las empresas familiares que se han mantenido por décadas e incluso siglos, pasando de una generación a otra; como a las iniciativas jóvenes, que hacen mano de los recursos modernos, la tecnología, sostenibilidad e internacionalización, para abrirse paso en el escenario comercial imperante.

Creemos firmemente en que la cooperación, la unión de voluntades y una visión conjunta de fortaleza y resiliencia, será vital para superar los obstáculos y remontar la economía. De las empresas familiares españolas dependen trabajadores, colaboradores, proveedores y también clientes, que coexisten en el ciclo económico. Manteniéndonos unidos, trabajando con eficiencia y mostrando al país lo que sus empresas familiares hacen, será más sencillo retornar a un escenario de estabilidad y crecimiento.

Empresas familiares que suman

Events Hotel

El turismo es sin duda uno de los sectores más duramente golpeados por la crisis sanitaria y económica actual. Sin embargo, muchas empresas privadas del rubro siguen apostando a la recuperación, mostrando el mayor de los compromisos. Es el caso de Events Hotel, en Navarra. Se trata de una iniciativa que surgió hace más de cincuenta años, como una sencilla hostelería. Su fundador inició el negocio que luego pasaría a sus hijos, evolucionando y consolidándose como un hotel que es también el proyecto de vida de una familia.

Industrias Jacinto Herrera

Industrias Jacinto Herrera es una iniciativa que nace como un sencillo taller de fundición de plomo en 1962. En la actualidad es dirigida por la tercera generación de la familia, preservando sus valores de compromiso y solidaridad con todo su equipo de trabajadores. A medida que pasaron los años la empresa fue creciendo, hasta desarrollar un importante taller de matricería y estampación. Ante la crisis actual, esta empresa familiar acompañó a sus trabajadores, tanto en la protección económica como en la toma de medidas para garantizar su salud.

Damos la cara es sinónimo de empuje, de acción y compromiso de las empresas familiares españolas. Es la unión que demuestra que con trabajo, visión y optimismo, es posible salir adelante y encaminarnos hacia el progreso sustentable. Unidos, este camino será mucho más sencillo y satisfactorio. Si quieres conocer más sobre este movimiento ciudadano, visita su web, su canal de Youtube, Facebook, Twitter e Instagram, y participa desde tu perspectiva en la reconstrucción de la economía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here