«La tristeza es la cuna de la inspiración de todo escritor». Así reza una de las más conocidas frases de Agatha Christie, una mujer que se transformó en leyenda de la literatura, con sus historias de crímenes y misterios. Como muchos de los escritores que han plasmado su nombre en la historia de las letras, tuvo una vida con episodios cargados de dramatismo y complejidades psicológicas. La misteriosa desaparición de Agatha Christie es uno de los episodios más oscuros de su historia. Sobre él, se tejen misterios realmente inquietantes.

La vida de Agatha Christie estuvo marcada por los contrastes. Nacida en Torquay, Reino Unido, en el año 1891, fue criada en el seno de una familia con comodidades económicas. Su padre era un próspero rentista neoyorkino, así que Agatha recibió educación privada hasta su adolescencia. Sin embargo, en 1914 contrajo matrimonio con el aviador Archibald Christie, que participaba en la Primera Guerra Mundial. Así conoció de cerca los horrores de la guerra, alistándose como enfermera voluntaria. Fue justamente su relación con su marido Archibald la que se manejaron como una de las hipótesis que pretenden explicar la extraña desaparición de Agatha Christie. Acompáñanos en Supercurioso a explorar esta interesante historia.

¿Qué ocurrió el 4 de diciembre de 1926?

La desaparición de Agatha Christie en la vida real

La desaparición de Agatha Christie ocurrió en un momento en el que la carrera de la escritora se consolidaba. Había publicado su sexto libro detectivesco, El asesinato de Roger Ackroyd, protagonizado por su célebre personaje, Hércules Poirot. Con su popularidad en auge, generó un revuelo a escala nacional su desaparición, que tuvo lugar el 4 de diciembre de 1926. Tenía en aquel momento 36 años, estaba casada y tenía una hija pequeña. Gran Bretaña entera se conmocionó cuando la noticia se dio a conocer.

Los medios de comunicación reseñaron la desaparición de Agatha Christie con gran alarma. El Daily Mail titulaba «500 policías buscan a la Sra. Christie», mientras que The Times afirmaba: “La novelista desaparecida: la policía trabaja con nueva información; aviones utilizados por primera vez”. La realidad fue que el país entero se movilizó en la búsqueda de la escritora. Los cuerpos de seguridad se vieron reforzados por la ayuda de más de dos mil voluntarios civiles, en los que se incluían cazadores con jaurías de sabuesos.

Las alarmas sobre la desaparición de Agatha Christie se encendieron cuando las autoridades descubrieron el coche de la escritora abandonado en el condado de Surrey. Tenía un fuerte choque frontal y el capó hundido entre arbustos. En su interior había un abrigo de piel, una pequeña maleta y el permiso de conducir, pero ningún rastro de Agatha. Dada la posición del vehículo, los medios reseñaron que podía haber sido empujado desde la cima de una colina, de forma deliberada.

Durante once largos días no se supo nada sobre el paradero de Agatha. Se llegó a creer que podría haberse suicidado, víctima de las circunstancias personales que atravesaba, e incluso se barajó la posibilidad de una estrategia publicitaria. Lo cierto es que, a pesar de estar en la cúspide de su fama, la célebre escritora atravesaba uno de sus peores momentos.

El contexto de la desaparición de Agatha Christie

Agatha Christie

El contexto personal de la desaparición de Agatha Christie fue particular. A pesar de que gozaba de las mieles del éxito literario, algunos sucesos en su vida empezaron a unirse para llevarla al borde del colapso. Fue justo en abril de 1926 cuando murió su madre por causas naturales. Esto implicó un duro golpe emocional. Además, su esposo tenía una amante de la cual se había enamorado: una aventura que confesó a Agatha junto a la petición de divorcio. Esto sumió a la escritora en un estado de desesperación y depresión profunda, que apresuraron una enigmática desaparición, sobre la que se tejieron variadas hipótesis.

Su propio marido llegó a declarar que sólo existían tres explicaciones posibles para la desaparición de Agatha Christie: su huida voluntaria, la pérdida de memoria o el suicidio. Incluso se llegó a manejar la idea de que todo se tratase de una oscura estrategia de ventas para promocionar sus obras. Pero el misterio de su paradero, pronto sería revelado…

¿Quién fue Teresa Neele?

La desaparición de Agatha Christie se volvió alarmante cuando se hizo pública una nota que la escritora había dejado a su secretaria, en la que le comunicaba que cancelara un viaje previo con su marido, pues ese fin se semana «se iba a dar una vuelta». Poco después, una mujer se registró en el Hydropathic Hotel, un balneario de lujo ubicado en Harrogate, en el condado de Yorkshire, al norte del país. Lo hizo con el nombre de Teresa Neele, una viuda recién llegada de Sudáfrica.

La mujer tenía un parecido absoluto con la desaparecida escritora: 1,70 metros de estatura, cabello rozijo, tez clara y ojos grises. Los trabajadores del balneario se sintieron intrigados, pero ella no parecía tener ningún interés ni relación con la noticia. Incluso, la huésped parecía feliz y en pleno disfrute de su estadía. Se cuenta que en aquellos días bailaba el charlestón, jugaba el billar, cantaba, tocaba el piano e incluso hizo amistades. Pero aquel estado tuvo corta duración. Los músicos del hotel reconocieron en Teresa Neele, a la afamada Agatha Christie.

Su marido llegó a buscarla, pero al parecer Agatha no lo reconoció. Tampoco fue capaz de reconocer una fotografía de Rosalind, la hija de ambos. La escritora había utilizado el apellido de la amante de su esposo, para registrarse en el hotel. La joven, llamada Nancy Neele, jugaba al golf con Archibald y fue así como iniciaron una relación que acabaría con el matrimonio. Si bien se tejieron algunas hipótesis sobre la posibilidad de que Agatha hubiese urdido esta treta para vengarse de la infidelidad y el abandono de su esposo, la realidad es que sufría un profundo desequilibrio.

¿Qué ocurrió realmente con la desaparición de Agatha Christie?

Agatha Christie

La desaparición de Agatha Christie generó una polémica sobre su verdadera explicación. Si bien muchos siguieron creyendo que se trataba de una estrategia publicitaria, su marido, su hermana y cuñado, preocupados por el fuerte desequilibrio de la escritora, buscaron ayuda médica. Se dirigieron con ella hasta Manchester, donde un médico clínico y un especialista en desórdenes nerviosos la evaluaron. Su diagnóstico apuntó a un episodio genuino de pérdida de memoria. Se ordenó ahorrarle todo motivo de ansiedad. No obstante, hay quienes están convencidos de que la reina del misterio tejió el plan casi perfecto para castigar a su marido por su aventura, sabiendo que harían de él el primer sospechoso.

Años después de la desaparición de Agatha Christie, la escritora logró dejar todos sus dolores atrás y contrajo nuevamente nupcias con el arqueólogo Max Mallowan. Sobre él lanzaría una de sus más simpáticas frases:»Cásate con un arqueólogo. Cuanto más vieja te hagas, más encantadora te encontrará». Con él recorrió Siria, Iraq, Yugoslavia, y otros destinos en los que se inspirarían algunos de los mejores libros de Agatha Christie.

La desaparición de Agatha Christie fue quizás el suceso más misterioso en la vida de la escritora. Por once días, ella misma se convirtió en la protagonista de una de sus múltiples tramas de misterios. Sus más de 80 novelas policiales exploraron las profundidades psicológicas de la naturaleza humana, erigiéndose como una de las novelistas más vendidas de todos los tiempos. Si te interesa conocer más sobre esta extraordinaria mujer, no te pierdas descubrir el misterio de la habitación 411, un espacio en el Hotel Pera Palace de Estambul en el que la reina de la novela negra pasaría horas dejando fluir su épica pluma.