El caso Watergate no solo tuvo una gran importancia dentro de la política norteamericana, sino que revolucionó los alcances del periodismo moderno, al lograr, tras una larga investigación que se prolongó durante dos años, lo que nadie había logrado antes: la dimisión de el presidente de Estados Unidos, cargo que ocupaba Richard Nixon en ese entonces. Hoy en Supercurioso queremos centrarnos es descubrir todos los detalles del Caso Watergate.

Descubre todo lo que debes saber sobre el caso Watergate

El Caso Watergate | Todos los secretos del escándalo Watergate 1

Todo empezó en el año 72, tras la inquietud de dos periodistas, Bob Woodward y Carl Bernstein, ambos veinteañeros. Les entró la curiosidad cuando se enteraron de una noticia acerca de cinco presuntos rateros que fueron detenidos por andar en lo que parecían actividades de espionaje del Partido Demócrata en Washington, el 17 de junio de 1972. Pero lo que llamó la atención de los periodistas es que uno de los supuestos espías, James McCord Jr, afirmaba ser un antiguo empleado de la CIA.

El mismo 17 de junio Woodward se acercó a la audiencia preliminar de los cinco detenidos, y se alarmó más cuando uno de ellos afirmó ser consejero de seguridad de la CIA, y que el resto de ellos se declararon fervientemente anticomunistas. Se acercaban las elecciones presidenciales en Estados Unidos y Nixon aspiraba a la reelección, comenzaba el caso Watergate.

1. La investigación

Ya en la carrera por la reelección, salió a la luz que el jefe de seguridad de la campaña de Nixon era James McCord, el mismo que había sido atrapado en actividades de espionaje frente a la torre Watergate, la sede del Partido Demócrata en la capital norteamericana. Esto encendió las alarmas de los periodistas, que se agarraron de ahí para empezar a deshilachar un entramado enorme que los llevó hasta hombres muy cercanos al presidente, y que solían resolverle algunos de sus problemas. Además, descubrieron que el dinero que la policía le había confiscado a los detenidos procedía de donaciones de campaña para la reelección de Nixon. Se empezaba a armar el escándalo Watergate.

Para avanzar, los dos periodistas se dedicaron a pasar cada noche por casa de los empleados de la campaña de reelección, con la esperanza de conseguir datos nuevos. Dos de esos funcionarios, indignados por algunos usos ilegítimos que habían hecho de los fondos de la campaña, revelaron algunos datos decisivos, además de una fuente que se mantuvo anónima por más de 30 años, el director asociado del FBI Mark Felt, quien, si bien no reveló información nueva, confirmó muchos de los datos que habían obtenido los periodistas y los ayudó a continuar la investigación. A esta fuente, en sus textos, lo llamaron Garganta Profunda.

El Caso Watergate | Todos los secretos del escándalo Watergate 2

Mientras tanto, Nixon era reelegido, y durante su segundo período hizo lo que estuvo a su alcance para disminuir la influencia del Washington Post, el único medio que estaba siguiendo el caso Watergate, y que cada día se veía más aislado por el poder gubernamental. Sin embargo, la investigación no se detenía y cada vez se enteraban de más información sobre las estrategias de espionaje que utilizaba la Casa Blanca contra casi cualquier persona que consideraran sospechosa.

Incluso antes de las elecciones, ya algunas figuras cercanas a Nixon habían dimitido, y los dos periodistas seguían publicando los avances de la investigación, que finalmente llevaría a Woodward y Bernstein a ganarse un premio Pulitzer y a un Nixon aislado incluso de su propio partido a salir de la presidencia en el 74.

2. La famosa carta del escándalo Watergate

La luz al final del túnel apareció cuando el juicio a los asaltantes de Watergate se dio por terminado, dejando varias condenas, incluida la de James McCord, quien volvió a ser un hombre clave cuando el ex-agente de la CIA que hacía de espía para los republicanos envió una carta al juez alegando que había cometido perjurio, y que todos los acusados habían recibido presiones para declararse culpables y callar, y que ahora él y su familia temían por su vida.

Esto fue una alarma para el resto de los medios que, pese al escándalo, habían ido dejando al Washington Post solo en una cruzada contra el Jefe de Estado. El Senado, entonces, estableció una comisión de investigación y a partir de ahí comenzaron a llegar las dimisiones, una tras otra, de los hombres del presidente, que no se detendrían hasta llegar al mismo Nixon.

3. Los descubrimientos del caso Watergate

Sin duda, un caso alarmante de espionaje estatal, tema no del todo dejado de lado en la actualidad. Varios funcionarios declararon estar al tanto de que Nixon espiaba a distintos funcionarios y que grababa, con un micrófono oculto, las conversaciones en la oficina despacho presidencial. Además, se supo que Nixon discutió con distintos funcionarios varias vías para detener las investigaciones del caso Watergate, entre otras declaraciones que llevaron a que en 1974, ya con el senado en contra, sin el apoyo de su partido ni del Tribunal Supremo, Nixon anunciara su dimisión.

El otro gran descubrimiento fue el movimiento telúrico que esos dos años significaron para el periodismo, como una fuerza vigilante del poder, como un movimiento que, si se le da un buen uso, es capaz incluso de remover a la cabeza de uno de los estados más poderosos del mundo, incluso en aquellos años álgidos de la Guerra Fría. Antes de despedirnos, te animamos a que nos dejes un comentario con cualquier aportación que desees hacer sobre el tema. ¡Te esperamos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here