Todo artista de relevancia tiene un periodo inicial en el que es difícil reconocerlo, puesto que aún no ha configurado un estilo propio que lo defina y lo diferencie. Es una fase de formación, generalmente en las técnicas académicas y que constituye la base para el proceso que lo conducirá a la propia identidad artística. Y ésa será la verdadera realización como artista y la que se nos imprimirá en la mente cómo su sello.

La ambición de Dalí

Si bien la fase de formación, caracterizada por la evolución, es algo natural, en el caso de Salvador Dalí es particularmente curioso, quizá por la misma particularidad del personaje. El genio figuerense, muchas veces subtitulado como el padre del surrealismo, decía de sí mismo: “A los seis años quería ser cocinero. A los siete quería ser Napoleón. Mi ambición no ha hecho más que crecer; ahora sólo quiero ser Salvador Dalí y nada más. Por otra parte, esto es muy difícil, ya que, a medida que me acerco a Salvador Dalí, él se aleja de mí”.

Es evidente la intención de Dalí de convertirse a sí mismo en un personaje que constituyera una obra de arte, su principal obra de arte. Él mismo lo declaraba de esta forma, basta con observarlo en una de las entrevistas que le fueron realizadas en su edad madura para constatar que realmente consiguió su cometido, a pesar de que según sus propias palabras, ése Salvador Dalí una utopía, un objetivo que se escurría pasos más allá cada vez que se acercaba a alcanzarlo.

La juventud artística de Dalí

Pictóricamente, la fase inicial de Dalí es un barrido de tendencias. Su padre, abogado y notario le apoya en sus inicios y sus relaciones personales sirven para que el joven Dalí tenga acceso a la diversidad de tendencias del momento. En 1916, con 12 años, conoce en Cadaqués a la familia de Ramon Pichot, un artista local que frecuentaba Paris, por aquel entonces epicentro artístico europeo. Siguiendo los consejos de Pichot su padre lo envía a clases de pintura con el maestro Juan Nuñez. Empezaría entonces a participar en exposiciones a nivel local y en Barcelona, donde sería premiado por el rector de la universidad de dicha ciudad. Su madre, por su parte, siempre le alentó en sus intereses artísticos, hasta su muerte en 1921, cuando Dalí contaba 16 años.

 

"El niño enfermo". Primera pintura de Dalí. Autorretrato realizado a la edad de 10 años (1914)
«El niño enfermo». Primera pintura de Dalí. Autorretrato realizado a la edad de 10 años (1914)

Dalí es enviado entonces a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid. Llamaría allí la atención por su estilo excéntrico presumido. Lucía una larga melena, con patillas, gabardina, medias y polainas al estilo de los artistas victorianos. Conoce a otras futuras figuras del arte español, como Luis Buñuel, Pepín Bello y Federico García Lorca. Con este último entablaría una apasionada relación artística y personal. Mientras tanto, Dalí tantea el cubismo y se familiariza con el Dadaísmo, que lo influiría para el resto de su vida.

Dalí fue expulsado definitivamente de la academia de Bellas Artes de Madrid poco antes de los exámenes finales, tras declarar incompetente al tribunal encargado de examinarlo. Corría el año 1926, y viajó a Paris, donde visitó el Louvre y conoció a Pablo Picasso, a quien, en esta época, admiraría profundamente; en contraste con la futura y célebre

«sólo hay dos cosas malas que pueden pasarte en la vida, ser Pablo Picasso o no ser Salvador Dalí».

El joven Dalí absorbe como una esponja influencias de multitud de estilos, desde el academicismo clásico a las vanguardias más rompedoras. Alternaba técnicas tradicionales con contemporáneas, a veces, en la misma obra. Se expresa en forma impresionista, post-impresionista, noucentista, cubista, futurista, o metafísica al estilo italiano. Es en todo éste periodo inicial donde se nos presenta un Divino desconocido a nuestros ojos:

Cesta de pan Dalí
Cesta de pan (1926). Pintura de corte clásico realizada para la Academia de Bellas Artes de San Fernando

Dalí: Un mundo de estilos

Dalí impesionista y post-impresionista
Cadaqués de espaldas dalí
Cadaqués de espaldas
Paisaje de cadaques dalí
Paisaje de Cadaqués
 Dalí cubista
Autorretrato cubista (1923)
Autorretrato cubista (1923)
Cubista figura (1926)
Cubista figura (1926)
 Dalí metafísico
El horizonte olvidado
El horizonte olvidado
El carro fantasma
El carro fantasma
Las Pirámides y la esfinge de Gizé
Las Pirámides y la esfinge de Gizé
Imagen mediumnica
Imagen mediumnica

Si te ha parecido interesante este artículo y te gusta el mundo del arte, no te puedes perderte este fascinante post de otro genio de la pintura: ¿Por qué es Gustav Klimt uno de los pintores mejor valorados?

13 Comentarios

  1. Me encantan todas las cosas que suben, las historias, datos e información que proporcionan son fascinantes, pero, hay un problema, suben mucho contenido y no dan tiempo de poder detenerse a examinar con cuidado uno de sus artículos, me encantaría poder ver todos, pero no dan tiempo porque suben muy de prisa el siguiente, sería bueno que hicieran una breve pausa para que se pudieran apreciar mejor los demás…
    esa es mi opinión, claro n.n

  2. Excelente artículo, con muy buena información, siempre que puedo los leo, cada uno más interesante que el anterior…Super Curioso A1.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here