Tal vez te suene el mítico nombre de AC Gilbert. Fue líder y responsable de una de las empresas de juguetes más importantes del mundo, la AC Gilbert Company. A él le debemos por ejemplo los clásicos juegos de construcción, muy parecidos al clásico Meccano.

Los niños del principio del siglo XX, podían jugar a ser científicos, biólogos, a ser magos o por qué no, a tener su propio laboratorio de energía atómica. Así era. A pequeña escala, desde luego, pero uno podía tener en aquella época materiales como nitrato de sodio, cloruro de amonio y cloruro de cobalto, algunos de aquellos kits incluso, venían con diferentes tipos de cianuro.

Estábamos en los inicios de las empresas jugueteras, todo hay que decirlo. Ahí donde las medidas de seguridad infantil brillaban por su ausencia. Medidas, que poco a poco vendrían con los años. Pero sin lugar a dudas no deja de llamarnos la atención el realismo de los famosos juegos del señor AC Gilbert.

¿Te gustaría saber más sobre él?

De la magia a la realidad: el juguete más peligroso del mundo

A.C. Gilbert fue todo un pionero, no podemos dejar de reconocerlo. Dio una excelente vuelta de tuerca a la industria del juguete y trató a los niños de un modo diferente. Los niños podían de pronto jugar a ser adultos y aprender. Acercarse de modo sencillo a la ciencia, a la tecnología, a esos medios en los que los adultos se ganaban la vida. Ciencias que, de algún modo, hacían avanzar un país.

juguete_660x330

Y la idea no era mala, en absoluto. De hecho era sobresaliente. Incluso es muy posible que muchos de nosotros recordemos con especial cariño esos juegos que nos traían un microscopio de verdad para analizar muestras, o un telescopio para observar noches estrelladas. Todos esos mundos de ilusión y aprendizaje se los debemos también al señor Gilbert.

Su empresa se fundo en 1909, en la ciudad de Westville, en Connecticut. Y al principio, tenía como finalidad aportar accesorios e instrumentos a los espectáculos de magia. Pero poco a poco, su industria cambio para aportar ideas nuevas al mundo de los juguetes, y fue así como surgieron sus famosos sets de construcción de puentes y otras estructuras, sets de química, de biología, de construcción de cristal e incluso uno con el que loa niños podían fundir sus propios soldaditos de metal.

4533951385_63ac068cde_o_660x330

Era fascinante. En su set de biología, por ejemplo, aportaba auténticos insectos – e incluso partes de ellos- listos para analizar. El de soldados de plomo, por ejemplo, costaba solo $6.5 dólares y permitía a los niños fabricar sus propios soldaditos con metal fundido, no tenían más que calentarlo a 200 grados Celsius y arrojarlo en unos moldes incluidos. ¿Se advertía en los paquetes de algún tipo de riesgo? En absoluto. ¿Se señalaba a partir de qué edad era apropiado utilizarlo? Tampoco.

Uno de los kits que más furor tuvo entre los niños fue el de «Energía nuclear». En ellos, los más pequeños podían hacer increíbles experimentos químicos calentando y mezclando diversos productos como nitrato de sodio, cloruro de amonio y cloruro de cobalto, e incluso cianuro. Había además un folleto con un curso sobre cómo encontrar su propio uranio. Increíble ¿verdad?

glassblowing1_660x330

Finalmente el juego fue retirado del mercado por el claro riesgo para los niños. Pero la fama ya estaba prendida y fue tal la expectación y el éxito creado alrededor de estos kits, que a día de hoy son muchos los coleccionistas que los buscan y que están dispuestos a pagar altísimos precios por ellos.

Así que busca en el desván de tus padres o abuelos, quien sabe si en algún rincón lleno de telarañas y polvo, dispones del famoso juego Gilbert U-238 Laboratorio de Energía Atómica.

juguete2_660x330

Si te ha gustado este artículo, conoce también a la mujer que colecciona ni más ni menos que ¡Muñecas poseídas!

Imagen: Kip Voytek.

26 Comentarios

  1. Interesante…pero una pregunta a proposito del tema cómo se Llama ese estilo de dibujo que aparece en las cajas de arriba ? He visto que ese estilo predominaba en los cincuenta y sesentas y me encantan.

  2. Qué paradójico, en el pasado venían juegos de química y energía nuclear…y nadie ponía bombas…hoy ya no se venden y el mundo está lleno de terroristas.

    • Estoy de acuerdo. Pero obviamente para mayores de 18… o tal vez 30 años.
      Y aún así sería algo peligroso, un accidente y quién sabe lo que puede hacer eso sobre tu piel.

  3. uff me vendría muy bien uno de esos kits para análisis químico XD. No es nada lindo estar esperando a que los demás dejen de ocupar X reactivo o que no haya material en buen estado en el laboratoria de la escuela -.-´.

  4. Aunque es evidente la falta de seguridad; hay que destacar el que al parecer, era el propósito de la empresa, guiar por medio de la diversión que proporcionan los juegos al conocimiento científico, a la búsqueda del aprendizaje. A mi parecer cada juguete del mercado debería tener implícito este propósito…

  5. quien no hubiera querido tener en manos uno de esos kits en especial el kit de lab de energía atómica, que tiempos aquellos y buen aporte

  6. hola mi nombre es cristina tengo 12 años y soy gran admiradora de supercurioso y este articulo m teletransoporto a todos esos juego que desde siempre he deseado entre telescopios, set de quimica ,biologia. Me parecio fascinante

  7. Hola quisiera y no se si pudieras hacer un articulo sobre todos los tipos de energía interna del cuerpo humano aparte de los
    chackras

  8. por donde yo crecí nunca llegarón esos juguetes … a falta de juguetes estimulantes yo desarmé todos lo juguetes que me compraban XDD …. y cuando acabé con los juguetes eché mano a los electrodomésticos 😀 …

  9. Visionario el señor Gilbert; en términos de diseñar juguetes para aprender haciendo; hay que considerar que en esa época muchos científicos eran algo así como estrellas pop y que hicieron grandes avances con implementos bastante básicos; muchos trabajaban en sus propios sótanos, había mucha mística y heroísmo en esos años de la ciencia. Esa es la época de los rayos X y la radiactividad; ambos descubrimientos causaron furor (de hecho, se hacían remedios y cremas para bebés en base a elementos radiactivos), seguramente muchos niños y niñas de ese tiempo aspiraban a ser científicos y ganarse un premio Nobel . Por eso, no es extraño que el señor Gilbert haya incluido este tipo de set de química para niños porque en esa época no se conocían aún, de manera categórica, los graves riesgos que implicaban.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here