En 1859 una enorme tormenta solar engulló la Tierra y arruinó nuestra vieja tecnología. A este suceso se lo conoce como el evento de Carrington y ahora expertos advierten que, de ocurrir de nuevo, las pérdidas tecnológicas serían incalculables. Descubre por qué.

El evento de Carrington, la potente tormenta solar que destruyó la tecnología victoriana

El jueves 1 de septiembre de 1859, en plena Época Victoriana, ocurrió una poderosa tormenta solar geomagnética durante el ciclo solar 10 (1855-1867).  Una eyección de masa coronal solar (CME) golpeó la magnetosfera de la Tierra e indujo una de las mayores tormentas geomagnéticas registradas, que se extendió del 1 al 2 de septiembre de 1859.

Toma su nombre, evento de Carrignton, porque la “luz blanca” asociada en la fotosfera solar fue observada y registrada por los astrónomos británicos Richard C. Carrington y Richard Hodgson.

Durante el evento de Carrington, las auroras boreales fueron reportadas hasta en lugares como Cuba y Honolulu, mientras que las auroras australes se vieron en el extremo norte de Santiago, Chile.

Las llamaradas solares eran tan poderosas que la gente en el noreste de Estados Unidos podía leer la impresión de un periódico sólo con la luz de la aurora, según Daniel Baker, del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado.

Además, las perturbaciones geomagnéticas fueron lo suficientemente fuertes como para que los operadores telegráficos de los Estados Unidos reportaran chispas que saltaban de sus equipos y algunos incluso supusieron el inicio de incendios.

En 1859, estos reportes resultaban una curiosidad porque la tecnología era extremadamente limitada. Pero si algo similar ocurriera hoy, la infraestructura de alta tecnología del mundo podría paralizarse.

De acuerdo con Baker, para empezar, las perturbaciones eléctricas tan fuertes como las que dañaron los telégrafos serían mucho más potentes.

Las tormentas solares dirigidas a la Tierra vienen en tres etapas, aunque no todas ocurren siempre en cada uno de estos fenómenos.

En primer lugar, la luz solar de alta energía, en su mayoría rayos X y luz ultravioleta, ioniza la atmósfera superior de la Tierra, interfiriendo con las comunicaciones de radio. Luego viene una tormenta de radiación, potencialmente peligrosa para los astronautas desprotegidos.

¿Qué fue el evento de Carrington y por qué nos debe preocupar que ocurra de nuevo

Finalmente viene una eyección de masa coronal, o CME, una nube más lenta de partículas cargadas que puede tomar varios días para llegar a la atmósfera de la Tierra. Cuando un CME golpea, las partículas solares pueden interactuar con el campo magnético de la Tierra produciendo fuertes fluctuaciones electromagnéticas.

Estos podrían ser fatales para el capullo cibernético que envuelve la tierra, es decir, los satélites y las estaciones espaciales que rodean nuestro planeta y de las que dependen las herramientas que utilizamos a diario.

Tom Bogdan, director del Centro de Predicción del Tiempo Espacial en Boulder, Colorado, explicó que el sol tiene un ciclo de actividad, al igual que la temporada de huracanes y ha estado hibernando durante cuatro o cinco años, no haciendo mucho. Pero, ahora el sol está despertando, y aunque el próximo máximo solar podría un récord bajo en la cantidad total de actividad, los eventos individuales podrían ser muy poderosos.

¿Conocías estos fenómenos? ¿Y el evento de Carrington? ¿Crees que podría repetirse?

Imágenes: Buddy_Nath /Alexas_Fotos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here