La Batalla de Maratón se libró durante las guerras persas (498 aC – 448 aC) entre Grecia y el Imperio Persa. Se cree que la batalla de Maratón se libró en agosto o septiembre del año 490 aC. ¿Tiene que ver algo esta batalla con los maratones, las célebres competiciones deportivas? Tendrás que leer más para descubrirlo.

En las fila del ejército griego, bajo el mando de Milcíades el Joven, Calímaco y Arimnestos, había entre 8.000 y 10.000 hombres. El ejército persa, comandado por Datis y Artafernes, era mucho más numeroso, y podría haber estado formado por un rango de entre 20.000 y 60.000 soldados.

Antecedentes

A raíz de la revuelta jónica (499 aC – 494 aC), el emperador del Imperio persa, Darío I , envió un ejército a Grecia para sancionar a los ciudades-estados que habían ayudado a los rebeldes. Liderados por Mardonio, esta fuerza logró subyugar Tracia y Macedonia en el años 492 aC.

Moviéndose hacia el sur dirección a Grecia, la flota de Mardonio naufragó frente al cabo Athos durante una tormenta masiva, perdiendo 300 barcos y 20.000 hombres en este imprevisible desastre. Tras esto, Mardonio se retiró de nuevo hacia Asia. Enfadado con el fracaso de Mardonio, Dario I comenzó a planificar una segunda expedición en el año 490 aC después de enterarse de la inestabilidad política en Atenas.

la-batalla-de-maraton

La batalla

Concebida como una empresa puramente marítima, Darío I le asigna el mando de la expedición al almirante Median Datis y al hijo del sátrapa de Sardes, Artafernes. Estos zarparon con órdenes de atacar Eretria y Atenas. La flota logró saquear y arrasar su primer objetivo. Hacia el sur, los persas desembarcaron cerca de Maratón, a unos 25 kilómetros al norte de Atenas. En respuesta a la crisis inminente, Atenas envío alrededor de 9.000 hoplitas a Marathon. A ellos se sumaron 1.000 de Platea. Tras acampar al borde de la llanura de Maratón, los griegos se enfrentaron a un ejército que les superaba varias veces en número.

Durante cinco días, los ejércitos se enfrentaron con poco movimiento. Para los griegos, esta inactividad se debió al temor de ser atacados por la caballería persa mientras cruzaban la llanura. Por último, el comandante griego, Milcíades, fue el elegido para atacar después de recibir presagios favorables. Algunas fuentes indican también que Milcíades había sabido de algunos  desertores persas que la caballería estaba fuera del campo. Milcíades optó por la formación de sus hombres reforzando sus alas, dejando el centro debilitado. Esto pudo haber sido debido a la tendencia del persa para colocar tropas inferiores en sus flancos.

Los griegos avanzaron por la llanura hacia el campamento persa. Sorprendidos por la audacia de los griegos, los persas se apresuraron a formar sus líneas. A medida que los ejércitos se enfrentaban, el centro griego más delgado fue empujado rápidamente hacia atrás. Persiguiendo el centro griego, los persas se vieron rápidamente flanqueados a ambos lados por las alas reforzadas del ejército griego. Tras ser capturados por el enemigo en un doble envolvimiento y a pesar de ello, los persas comenzaron a causar grandes bajas (los griegos perdieron más hombres cuando ya habían «ganado virtualmente» que durante el choque). De todos modos el pánico empezó a extenderse en las filas persas, y sus líneas empezaron a quebrarse. Muchos soldados huyeron de vuelta a sus barcos. Finalmente, y a pesar de sus pesadas armaduras, los griegos consiguieron capturar siete naves persas.

maraton-batalla-persas-griegos

Consecuencias

Derrotados, los persas se retiraron de nuevo a Asia. La batalla de Maratón fue la primera gran victoria de los griegos sobre los persas y les dio la confianza suficiente para pensar que no podían ser derrotados. Diez años más tarde, los persas volvieron y ganaron en la batalla de las Termópilas, aunque antes fueron derrotados de nuevo por los griegos en Salamina .

La batalla de Maratón también dio lugar a la leyenda de que el heraldo ateniense Filípides corrió desde el campo de batalla hasta Atenas para anunciar la victoria griega antes de caer muerto. Esta legendaria carrera fue la base para las carreras modernas llamadas maratón, y que son, sin duda, unas competiciones muy duras para los corredores. Sin embargo, Herodoto contradice esta leyenda y afirma que Filípides corrió desde Atenas a Esparta para pedir ayuda antes de la batalla. Está bien saberlo, pero los maratones ya no nos los cambia nadie, ni siquiera el ilustrísimos historiador Herodoto.

Si te ha gustado este artículo, no te pierdas la historia de «el batallón sagrado de Tebas: un cuerpo de élite griego homosexual»

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here