Hay muchas razones para proponerse perder peso, desde estéticas a razones de salud; pero también hay muchas maneras de conseguirlo. Ir a un dietista o nutricionista que nos ayude con una dieta que se ajuste a nuestras necesidades y objetivo es cada vez más habitual, igual que ponerse a hacer ejercicios. Nos apuntamos al gimnasio o nos proponemos salir a correr varias veces a la semana, pero… ¿realmente perderemos peso si hacemos mucho ejercicio?

runners

Depende del ejercicio…

Hacer ejercicio nos puede ayudar a perder peso, pero depende de qué tipo de ejercicio hagamos. O eso es lo que dicen varias investigaciones científicas. Si tomamos como base a una persona que pese 68 kilos y haga media hora de ejercicio vemos que solo quemará 136 caloría, si sale de paseo en bici (hace unos 8 kilómetros); 129, si anda rápido; 102 calorías, en un entrenamiento de fuerza en el gimnasio; 204, en una marcha senderista (sin contar el peso de la mochila) o 340 si sale a correr a un ritmo medio.

… y de la dieta

Una de las claves para perder peso son los hábitos alimenticios de cada uno, que muchas veces pueden contrarrestar el ejercicio. Por ejemplo, si el premio por pasear media hora todas las tardes es comernos una galleta de chocolate para merendar, estaremos recuperando al instante las calorías perdidas. O si tras un entrenamiento en el gimnasio o al acabar de correr nos comemos una barrita energética, fácilmente estaremos ingiriendo otras 200 calorías prácticamente, sin darnos cuenta.

báscula

Controlar los hábitos alimenticios supone el 80% del éxito a la hora de perder peso frente al 20% de hacer ejercicio; una diferencia abismal que nos recuerda la importancia de seguir unos hábitos de vida saludables y una alimentación correcta. Como dicen los propios investigadores, de nada sirve salir una hora en bici o 30 minutos a correr si luego cenas hamburguesa con patatas fritas, una de las comidas más adictivas que existen.

También es importante evitar comer justo después del ejercicio, ya que tenemos más hambre y las calorías que ingerimos pueden echar al traste todo el trabajo. Entonces, ¿hacer ejercicio nos ayuda a perder peso? La respuesta es que sí, aunque condicionada a un gran pero: nuestros hábitos alimentarios. Los circuitos de alta intensidad que combinen varios ejercicios o el entrenamiento a intervalos, a pie, en bici o en la piscina, son la mejor manera de perder peso a la vez que hacemos ejercicio.

Si te ha parecido interesante este artículo, no te pierdas la historia de John Cisna, el hombre que adelgazó comiendo en McDonald’s.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here