¡Hola Supercurioso! Antes de leer el artículo nos gustaría que conocieras una nueva forma de descubrir nuestro curioso mundo, ¡a través de Youtube! Tenemos un canal del que nos encantaría que formaras parte. ¡Puedes suscribirte y conocerlo aquí –> YouTube Supercurioso!

Gretje Scott vivió durante la ocupación nazi en Holanda y experimentó en carne propia los terribles años del régimen militar alemán en su país durante la II Guerra Mundial. Hoy, a sus noventa años, la ahora abuela ha revelado un secreto que guardó durante décadas sobre su papel en la Resistencia Holandesa que ayudó a combatir a Adolf Hitler en este oscuro episodio de la historia de Europa. Descubre cómo se convirtió en una heroína de guerra.

La abuela holandesa que finalmente reveló cómo se convirtió en una heroína de la II Guerra Mundial

Durante siete décadas, Gretje Scott se guardó una impresionante historia para sí misma, pero con la celebración de sus noventa años ha decidido que es el momento de compartir lo que vivió durante la Segunda Guerra Mundial.

La mujer que actualmente reside en Escocia, y lo ha hecho desde 1948, finalmente confesó cómo llegó a convertirse en una heroína condecorada de la Segunda Guerra Mundial: como parte de una fuerza combatiente de élite dentro de la resistencia holandesa.

En su juventud, la señora Scott escondía suministros cruciales de los alemanes nazis y ayudó a proteger y esconder a familias judías que huían de las garras de la temible Gestapo.

Aunque fue condecorada por el Yad Vashem -el monumento oficial de Israel a las víctimas judías del Holocausto- la señora Scott esperó hasta la celebración de su cumpleaños número 90, junto a su familia en el Hogar Homemount en Largs, North Ayrshire, el 12 de enero.

La historia se ha difundido gracias a su hijo Andrew, de 58 años, quien ha escrito un libro de 90 páginas sobre la experiencia de su madre en tiempos de guerra llamado A Roll in the Snow.

Kieks, como es también conocida la señora Scott, se mudó a Escocia luego de casarse con Archie Scott, oriundo de la localidad de Pasley. Sobre su experiencia se expresó con mucha humildad:

“Hice lo que tenía que hacer. No me llamaría héroe. Fue un momento muy difícil, no pude hablar de ello durante cuarenta años. Cuando los judíos llegaron a nuestra puerta pensamos que la guerra terminaría en seis meses. Una vez que vinieron hicimos nuestro mejor esfuerzo para protegerlos, compartiendo nuestra comida y haciendo lo que teníamos para mantenerlos a salvo”

Cuando estalló la guerra, Gretje Scott, entonce de apellido Okma, tenía solo 17 años y vivía  en los suburbios de La Haya en Holanda, con su madre Truida, las hermanas Truida, Ella, Trientje y Martha y sus hermanos Willem, Ruurd Y Douwe.

Su padre Dirk, un magistrado, murió antes de la guerra en una epidemia que según sospechan, fue de polio. Su hermano Willem, un miembro de la Resistencia, construyó una habitación secreta en el hogar para albergar a judíos fugitivos, engañando a la Gestapo, que se encargaba de cazar familias judías para arrojarlos a campos de concentración.

Willem cerró una pequeña habitación en el piso de arriba de la casa y disfrazó la entrada con un espejo. Si se presentaba alguna clase de peligro, la familia usaba un zumbador en la planta baja que tocaba las notas iniciales de la quinta sinfonía de Beethoven.

Refugiaron a varias familias hasta 1943, cuando la Gestapo capturó a Pete Van Brackel, un amigo de la familia que llevó a la segunda pareja judía al hogar de Gretje. Van Brackel resistió 15 días de tortura antes de confesar y murió a causa de sus heridas al día siguiente.

La Gestapo realizó una redada a la medianoche, pero la astutcia de la familia superó a los oficiales con una historia elaborada y su cuarto secreto. Poco después, el hermano de la señora Scott, Willem, fue detenido e interrogado. Su experiencia lo afectó hasta tal punto que se retiró de la Resistencia y la señora Scott asumió el rol de su hermano.

A sus 20 años, comenzó a ejecutar importantes misiones para la resistencia, robando y saboteando el suministro de gasolina de los nazis, estableciendo escondites para las tropas que peleaban detrás de las líneas enemigas e incluso una vez rescató y atendió a dos combatientes de la resistencia que estaban en manos de la policía nazi en Hoofddorp.

¿Qué te parece?

Imágenes: Wikimedia Commons

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here