Valora este post

Dinamarca, que tiene fama de ser el país más feliz del mundo, también se enorgullece de ser la nación donde sus ciudadanos tiene el mejor equilibrio entre sus vidas laborales y personales. Esta armonía se la deben a una serie de ideas que han implementado. Descubre cuáles son.

Las claves de cómo los daneses lograron tener el mejor equilibrio en sus vidas laborales y personales

El gobierno danés lleva cierto tiempo implementando una serie de políticas que han llevado a este país europeo a posicionarse como el lugar más feliz del mundo. Esto no significa que sea una «fiesta» permanente, sino que sus ciudadanos gozan de una calidad de vida extraordinaria.

El gobierno alienta una semana de trabajo de 37 horas, un descanso de almuerzo designado, un mínimo de cinco semanas de vacaciones pagadas, permiso parental extendido y pagado y horarios flexibles con la opción de trabajar desde casa, así como incentivos para el cuidado de niños. En promedio, los daneses pasan menos de un tercio de su tiempo de trabajo – y, sin embargo, son aún más productivos que la mayoría de la Unión Europea o los Estados Unidos.

trabajar

Los valores daneses y las actitudes nacionales están detrás del compromiso del país con el equilibrio entre el trabajo y la vida privada de sus ciudadanos. Estos valores son, en primer lugar, su ética de trabajo, la priorización de la familia y el respeto al tiempo de descanso. Todo esto lleva a un fabuloso equilibrio en sus vidas laborales y personales.

A los trabajadores en Dinamarca se les deposita una confianza absoluta en que harán lo posible para cumplir con su trabajo, en el tiempo que tienen para desempeñarlo. En general, la gente quiere trabajar y hacerlo bien. Pero muchas personas asumen erróneamente que los demás son inherentemente perezosos, que el trabajo es un reflejo de nuestros valores morales y que el tiempo equivale a la productividad, lo que es incorrecto, según han probado los daneses.

Entonces, ¿qué pasa si, en lugar de encontrar formas de pasar el tiempo hasta que el reloj llegue a las 5 p.m., sólo hiciéramos las tareas que debemos cumplir y regresáramos a casa? ¿Qué pasaría si realmente tuvieras libertad para asumir responsabilidad personal por tu trabajo, en lugar de seguir las amenazas de un gerente al acecho asegurándose de que pases cierto tiempo en un escritorio?

trabajar en el exterior

Eso es lo que los daneses hacen. Según explica la articulista Helen Ross, quien nació en el Reino Unido pero se mudó a Dinamarca, cuando terminan sus tareas, todos, desde el CEO de la empresa hasta la recepcionista, se van a casa.

La familia es obviamente importante, pero en la cultura danesa, la gente realmente pone un énfasis especial en valorar a sus familias y todos respetan esto.

Según la experiencia de Russell, es totalmente normal que la gente en Dinamarca mencione en sus calendarios digitales las recogidas de los niños en la escuela y otros eventos familiares para que otros los vean. No existe ninguna vergüenza en la priorización de la familia. Además, en Dinamarca, el cuidado de niños es deducible de impuestos y el estado proporciona servicios de limpieza y pensiones para los ancianos.

Gracias a estas ideas, los daneses tienen el mejor equilibrio en sus vidas laborales

De la misma manera, el enfoque del país en menos horas de trabajo permite a los maestros invertir en las necesidades personales de los estudiantes como individuos, en lugar de enfatizar el éxito uniforme. Y, como resultado, los niños daneses tienen estos mismos valores inculcados desde una edad temprana. Se arraiga en ellos la idea de que cuando se unen a la fuerza de trabajo.

Los daneses también reconocen que el trabajo y el juego no deben ser elementos contrapuestos. Todo el mundo se beneficia de un poco de los momentos de recreo, tanto los trabajadores como los jefes.

paternidad y trabajo
Los daneses han conseguido un equilibrio en sus vidas laborales, que les permite compaginarlas con la familia, obteniendo trabajadores más felices

Más trabajo significa más estrés, lo que se traduce en más problemas de salud y menos productividad. Los estudios han demostrado que las vacaciones hacen que nuestro cerebro sea más creativo, por lo que los días de vacaciones no deben ser tratados como algo raro, acumulado como oro para un futuro lejano o usado para cubrir otros asuntos personales. Las personas en Dinamarca reciben un mínimo de cinco semanas de vacaciones pagadas, y en realidad lo utilizan sin ningún temor a la vergüenza o el estigma social.

Es una verdad simple que muchos daneses reconocen, desde obreros  hasta ejecutivos de alto nivel: Los trabajadores más felices son mejores trabajadores.

¿Tu qué piensas? ¿Crees que deberíamos copiar a los daneses en cuanto al equilibrio en sus vidas laborales? ¿Seríamos capaces?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here