Hoy, en Supercurioso, queremos presentarte la obra de un joven artista ruso que encaja a la perfección en la esencia de nuestro espacio. Tiene algo de extraño, algo de fascinante, un espíritu innovador y el ingenio de quien se basa en el reciclaje, para crear un tipo de arte que no deja indiferente a nadie.

Si te gusta el estilo «steampunk», seguro que te va a encantar conocer estas encantadoras obras donde el lado tierno, se entremezcla con una temática del gusto de todos.

Ígor Verny, admirador de Julio Verne y H.G Wells

Si te fijas en estas figuras, verás piezas de relojes, de metal reciclado, muelles, hierros, tuercas y tornillos. Vistos de cerca nos hacen creer que de un momento a otro van a moverse, a agitar una de sus antenas o a articular algún que otro movimiento. La población más joven al ver las obras de Verny, no puede evitar recordar el estilo de muchos de los personajes de Tim Burton, pero en realidad, y según las propias palabras de su autor, sus verdaderas referencias se nutren de las obras de Julio Verne y H.G Wells.

animales-adictamente (8)_660x330

Para dar «vida» a sus criaturas suele utilizar piezas de coches viejos, bicicletas, relojes, y aparatos electrónicos abandonados como radios, despertadores o televisores. Cobre, hierro, aluminio… todo es adecuado para dar forma a su imaginación, a los caprichos de esa mente que se inspira en un tipo de ficción especulativa donde la tecnología más anacrónica, parece desplegar sus alas para llegar hasta nosotros con una atractiva calidez y cercanía.

steampunk-animal-sculptures-igor-verniy-13_660x330

Son criaturas amables que nos hacen sonreír: pájaros, gatos, murciélagos, insectos… seres metálicos que nos acercan a un posible futuro donde quizá, podamos disfrutar de este tipo de mascotas inanimadas, pequeños robots cotidianos con los que jugar o capaces, por qué no, de ejecutar pequeñas tareas. Pero Ígor Verny no desea focalizar sus proyectos exclusivamente en esa idea de futuro donde la humanidad comparta su día a día con seres de vida artificial.

steampunk-animal-sculptures-igor-verniy-6_660x330

 

Su visión es más humilde, se limita exclusivamente a trasformar aquello que la sociedad abandona, en arte. Monstruos metálicos como los automóviles, son aprovechados para originar pequeñas criaturas amables cuyos corazones, están casi siempre habitados por un reloj. Curiosas metáforas que siempre nos gusta traerte en nuestro espacio, artistas que a pesar de no ser aún muy conocidos, son capaces de aportarnos conceptos artísticos que merece la pena disfrutar.

steampunk_animals_back_660x330

¿Qué te parecen estos seres metálicos articulados? Si te ha gustado la obra de esta artista, te invitamos también a conocer los curiosos mutantes de Patricia Piccini. 

1 Comentario

  1. Qué bonitos!!!! Es una muy buena idea transformar artículos que nadie quiere en arte, pero en arte real, con metáfora y/o un sentido…. Eso de ponerles un reloj de corazón me gustó; ciertamente, todos somos como un reloj de arena que, al nacer, empezamos nuestra carrera hacia el final, hacia el momento en que el último grano cae inevitablemente….

    Muy buen artículo Valeria!!! El arte, presente como siempre en Supercurioso!! Genial!!!! 😀

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here