Valora este post

Seguro que más de una vez te han llamado la atención esas láminas inquietantes en que determinadas figuras, parecen estar en movimiento: círculos, ondas, puntos… moviéndose de pronto en un dinamismo inexplicable que nuestra racionalidad valora como imposible.

En ocasiones son dibujos geométricos, pero otras veces se mezclan objetos con figuras humanas de un modo singular donde, a instantes, nos parece una cosa y luego la otra, pequeños retos que nos encontramos diariamente en las redes sociales cuando nos preguntan aquello de: ¿Cuántos animales hay? O ¿Es un jarrón o dos rostros?…pequeños desafíos a nuestro cerebro que tienen una explicación sencilla ¿Te gustaría conocerla?

Pequeños equívocos

Sí, te parecerá sorprendente, pero este es un claro ejemplo  de esos instantes en que nuestro cerebro no funciona como esa perfecta máquina a la que no se le escapa ningún aspecto. Para poder entenderlo primero hemos de tener en cuenta que el cerebro, a la hora de analizar la información, lo hace a partir de métodos estadísticos. Cuando nuestros sentidos captan información imprecisa o algún aspecto que no le queda excesivamente claro, el cerebro saca conclusiones a partir de estadísticas que él tiene almacenadas a partir de nuestra experiencia previa.

En el momento que nuestra retina le envía ese conjunto de estímulos visuales imprecisos, nerviosos y sin orden, donde los bordes no son completos y donde las tonalidades se mezclan entre sí, él cerebro se desconcierta. Nuestra corteza cerebral echa mano entonces de datos anteriores y deduce que esa lámina en dos dimensiones no está completa, y le añade entonces la tercera dimensión, la de la profundidad y el movimiento. Una movilidad que en realidad no existe, la crea porque cree que “falta algo”, de ahí nuestro desconcierto, porque nosotros sabemos que ese movimiento no existe.

Tipos de ilusiones ópticas

Existen dos tipos de ilusiones ópticas muy interesantes:

1. Ilusiones cognitivas.

Son las más comunes y también las más entretenidas, en ellas entran todas esas láminas donde no acabamos de identificar si hay una sola figura o más de dos, en ocasiones por ejemplo se nos presenta el rostro de dos ancianos cuajado a su vez por infinitas figuras configurando un curioso y entretenido entramado visual. Aquí nuestro cerebro comete errores de deducción sobre la dimensión y la perspectiva de los objetos.

Ilusiones ópticas

2. Ilusiones fisiológicas

Estos casos se suceden cuando sufrimos un pequeño deslumbramiento, cuando miramos durante mucho tiempo por ejemplo un círculo color magenta que a los pocos segundos se torna verdoso, situaciones en las que nuestra retina se estresa al ver un determinado color o una determinada forma, quedando en ella impresa una especie de postimagen muy curiosa.

Ilusiones ópticas

El fenómeno de las ilusiones ópticas es un tema apasionante que tiene aplicaciones médicas y psiquiátricas, porque en ocasiones cada persona interpreta una imagen de forma distinta, son situaciones que nos demuestran que la percepción es en ocasiones diferente en cada persona, y depende de la interpretación particular que haga nuestro cerebro partiendo de una experiencia previa y de una forma especial de sintetizar, transformar… el desorden visual nunca es bien recibido por nuestra corteza cerebral, de ahí que busque conclusiones por sí mismo y se equivoque. Seguro que a ti también te agradan estos pequeños retos perceptuales, nos hacen sonreír y nos intrigan… el ser humano y su cerebro son sin duda dos máquinas fascinantes.

Si te ha gustado este artículo, puede que te interese

13 Comentarios

  1. Hola me encanto el articulo pero tengo un monton de material para publicar pero no se como hacerme miembro. desde ya gracias SUPERCURIOSO. Me habeis cambiado la forma de ver el mundo con todos sus articulos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here