Los miembros de la familia Robertson de Staffordshire fueron náufragos durante treinta y ocho días sin experiencia y solamente con lo mínimo para cubrir sus necesidades. Con cuatro hijos, la familia sobrevivió a base de agua de lluvia, delfines, peces voladores y sangre de tortuga, hasta que fueron rescatados. Y no, este no es el resumen de una película de aventura. ¡Es la vida real! Te contamos.

La familia Robertson: historia de un naufragio

El cabeza de familia Robertson, Dougal Robertson era un marinero escocés que había pertenecido a la Marina Mercante británica. Después de retirarse de la Marina, trabajó como granjero lechero en su granja. Sin embargo, el 27 de enero de 1971, decidió partir en un viaje con su familia por el Océano Pacífico desde Falmouth, Inglaterra a las Islas Galápagos, con el fin de enseñar el mundo a sus hijos en su nave de 13 metros, Lucette, que había comprado con sus ahorros de toda una vida, tras vender su granja.

A bordo de la nave iban: Dougal Robertson, su esposa Lyn, su hijo Douglas de 18 años, su hija Anne y sus dos hijos Neil y Sandy, ambos de nueve años.

La familia Robertson y su increíble supervivencia tras un naufragio

Después de aproximadamente quince meses en el mar, el 15 de junio de 1972, su nave fue atacada por un grupo de orcas que hicieron numerosos agujeros, en el bote provocando que este terminase hundiéndose. Desde ese momento, la familia tuvo que sobrevivir en un bote durante más de un mes con escasa comida y agua potable.

La familia Robertson y su increíble supervivencia tras un naufragio

La familia se vio obligada a navegar en una balsa inflable pensada para ser utilizada  solamente durante unos quince dias. La balsa inflable se volvió inutilizable después de 16 días, así que las seis personas se apiñaron en un bote de 10 pies (3 metros) de largo, llamado Ednamair, tomando turnos para sentarse en la parte seca del barco.

Luego se trasladaron a un bote de tres metros de longitud con los escasos elementos esenciales que todavía poseían. Sobrevivieron con agua de lluvia, carne y sangre de tortuga, delfines y peces voladores. Una de las claves de su supervivencia quizá fuera que almacenaban carne seca y agua para consumo posterior.

El barco de pesca japonés Tokamaru finalmente los descubrió y los rescató después de haber sido náufragos durante treinta y ocho días. Su historia se convirtió en una historia de conocimiento internacional que acaparó titulares en casi todo el mundo.

Gracias a la suerte y a la habilidad de los Robertson, toda la familia logró sobrevivir a lo que podría haber terminado en tragedia.

También te podría interesar:

Los tesoros encontrados en un barco romano que naufragó hace 1.800 años

Imágenes: Free-photos; Myriams-Fotos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here