Valora este post

En Supercurioso te hablamos una vez del motivo por el que el Sombrerero del País de las Maravillas estaba loco, pero ¿sabías que Alicia se podría haber contagiado de su locura? Te contamos el fenómeno del Folie á deux.

¿De verdad se puede contagiar la locura?

En el mundo de las ideas y la mente nada es certero, la cantidad de trastornos y enfermedades mentales que existen puede ser tan infinita como el mismo ser humano, así como las formas en que éstas se presentan.

loco

El manual de diagnósticos DSM-IV explica un trastorno que sólo cierto tipo de personas puede desarrollar, conocido como el “Trastorno Psicótico Compartido”, el cual se manifiesta cuando una persona que está experimentando delirios y alucinaciones induce a otra persona cercana a él para que también las aprecie.

Origen y explicación

El término francés Folie á Deux (en español Folie es «locura» y Deux, «dos», por lo tanto: “Locura de dos”) es acuñado por los psiquiatras Laségue y Falret cerca del año 1830. Sin embargo, éste concepto ya había sido revisado por Hoffman y, anterior a este, por Harvey en el año 1651. Es la psiquiatría francesa la cual, alrededor del siglo XIX, analiza y propone esta teoría para explicar diversos casos de locura compartida.

locos

En general vemos que el estado mental de una persona particularmente sana puede verse afectado por la Folie á Deux si se está predispuesto. Algunos tipos de Folie que delimitan las características de este trastorno son las siguientes:

1. Folie simultánea

Las ideas delirantes y las alucinaciones se presentan al mismo tiempo en dos personas que se encuentren predispuestas y se origina por una causa en común.

2. Folie impuesta

El individuo que presenta psicosis fuerza a otro a que delire aprovechando la predisposición o debilidad del mismo.

3. Folie comunicada

Un individuo induce a otro compartiendo ideas delirantes iguales, posteriormente cada individuo desarrolla éstas ideas de forma diferente. Expertos afirman que ésta variación es la “verdadera” locura inducida

4. Folie inducida

A un individuo con psicosis se le inducen nuevas ideas delirantes por otro enfermo.

Características de aquellos susceptibles a la Folie á Deux

Es crucial para la evolución de la locura compartida que las personas en cuestión posean una relación estrecha y/o convivan a diario en un ambiente cerrado, tengan poca vinculación con otras personas y sean de limitadas habilidades sociales. Es también importante destacar que la Folie puede darse lugar si la persona a quien se le inducen las ideas delirantes presenta una personalidad dependiente.

Folie à Deux

Algunos estudios indican que los individuos que padecen de Folie á Deux tienen como característica en común ser personas de escasos recursos económicos, o de bajo nivel de escolaridad. Como una de las particularidades de éste curioso fenómeno, está el hecho de que se observe en su mayoría entre parejas, familias e incluso compañeros de trabajo.

Folie á Deux en la cultura

En el mundo del cine y la televisión se han hecho diversas alusiones a este fenómeno como parte de la explicación a ciertos sucesos paranormales. Un ejemplo es el episodio 19 de la Quinta temporada de los Expedientes Secretos X, transmitido el 10 de mayo de 1998 en donde un oficinista comienza a experimentar este fenómeno contagiándolo a sus compañeros de trabajo.

Imagen de un clip del episodio mencionado "Folie à Deux" de "X Files"
Imagen de un clip del episodio mencionado «Folie à Deux» de «X Files» (1998)

Otro ejemplo es el de la película “Intrusos” de 2011 en donde la doctora que atiende a la protagonista intenta explicar lo que le está sucediendo con este trastorno. Así mismo, el tema ha alcanzado hasta la industria musical con el grupo Fall Out Boy y su disco llamado Folie á Deux.

¿Qué te pareció este tema? ¿Ya lo conocías? ¿Te imaginaste alguna vez que locura pudiera “contagiarse”?

Si te ha gustado este artículo, puede que te interese el caso de locura y sadismo de la bruja de Royal Street.

Imágenes: Hersson Piratoba, cristianPieter MorlionBen Raynal

6 Comentarios

  1. Buen artículo. Hay autores que nombran como esquizofrenés a lenguaje muy particular que comparten este tipo de personas, y que permiten sostenerse en su delirio evitando un derrumbe psicótico. Saludos!

  2. […] Tras la confesión de las hermanas, las autoridades deciden enviarlas a la cárcel en celdas separadas, acto que trastornaría por completo a Christine, quien a gritos suplicó durante días por que le unieran con Léa, necesitaba tenerla consigo, rogaba que se la dieran. Una guardia se compadece de la doliente crisis de Christine y decide llevarle a Léa a su celda, el momento cumbre de su despersonalización se desliza ante los ojos de la oficial al ser testigo de cómo Christine se abalanzaba sobre su hermana para asfixiarla pidiéndole: “Dime que sí, dime que sí” Probablemente buscaba aplacar el monstruo persecutorio que había estado escondiendo bajo la protección de su hermana, la perfección de su trabajo y el recatamiento que había aprendido desde muy joven. De aquí podemos entender que las ideas paranoides de Christine habían invadido la mente de su hermana Léa, compaginando su delirio como una especie de Folie a Deux. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here