Puede que la clásica imagen que tienes ahora mismo de las mariposas sea la de esos bellos lepidópteros de alas espectaculares, que se alimentan del néctar de las flores con su fascinante espiritrompa. Son el símbolo por excelencia de la belleza más delicada de nuestra naturaleza, que siempre nos gusta observar.

Puede que te alarme un poco el siguiente dato e incluso es muy posible que sufras un leve escalofrío cuando te digamos que existe un espécimen llamado «Calyptra thalictr«, que se alimenta básicamente de… ¡sangre!

¿Quieres saber más sobre la desconocida mariposa vampiro?

Mariposas vampiro, nocturnas y chupadoras de sangre

Cuando intentamos buscar el momento en que este espécimen de lepidóptera fue descubierto, parece algo confuso. Se dice que la primera vez que fueron observadas fue en Siberia, ahí donde, de pronto, vieron a uno de estos insectos clavando su lengua con forma de sierra sobre un vertebrado. Era de noche y quedaron tan increíblemente impresionados, que, de inmediato, intentaron cogerla viendo que efectivamente, mostraba el mismo comportamiento al entrar en contacto con la mano humana. Buscaba hendir su afilada «arma» para succionar la sangre.

La Calyptra thalictr solo sale de noche y es muy  frecuente verla en su fase «de oruga». También en 1995 tenemos el testimonio de unos biólogos que estando en Sierra Leona haciendo un seguimiento de unos buitres durante la noche, se dieron cuenta de que algo parecía aletear alrededor de un cervatillo muerto. Cuando se acercaron intrigados por ese rumor, descubrieron que eran nada más y nada menos que un par de mariposas. Pero ¿qué hacían allí? Alarmados, vieron cómo se alimentaban de la espuma sanguinolenta que se escapaba por las fosas nasales del pobre animal. Aquello era todo un descubrimiento, y no lo dudaron, hicieron las fotografías y las enviaron a la revista «Nathional Geographic», donde entró a formar parte de un documental titulado «succionadores de sangre».
3802698216_b90bcf5963_o_660x330

 ¿Por qué necesitan sangre las mariposas «vampiro?

Hasta el momento todos pensábamos que, por lo general, las mariposas se alimentaban únicamente de materia vegetal. La conclusión a la que se ha llegado con esta variante, es que necesiten elementos como la sal o el hierro para transmitirlas a sus larvas. Se ha visto, por ejemplo, que además de succionar sangre, también se alimentan de las lágrimas de animales como bueyes o renos. Añadir por otro lado, que siempre son los machos quienes buscan la sangre, lo que explicaría el hecho de que, seguramente, trasmitan estos elementos esenciales a las hembras durante la cópula, para que después lleguen a las larvas. Un curioso proceso que atrae mucho a los biólogos y a cualquier curioso de la naturaleza como todos nosotros.

calyptra_thalictri-vi-e1319545242595_660x330

Para que compruebes tú mismo el comportamiento de esta mariposa te dejamos con el siguiente vídeo que ves más abajo. Pero antes hemos de advertirte de dos cosas, la primera es que preferiríamos que las mariposas vampiro fueran respetadas y dejadas siempre en libertad y en su hábitat, nunca en una vitrina. La segunda, verás como clava su afilada lengua sobre un dedo humano… ¿te atreves con la experiencia? Si es así adelante, mientras recuerda que puedes consultar otro artículo igual de interesante sobre la famosa mariposa 88. ¿La conoces?

https://www.youtube.com/watch?v=vYCK2T0Rk7M

Imagen: Andrew GirdwoodEric Tastad

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here