Enrique VIII ha pasado a la historia por ser uno de los reyes de Inglaterra más sanguinarios, así como también al hecho de haberse separado de la Iglesia Católica para formar la Iglesia Anglicana, que ha regido a la Gran Bretaña desde entonces.

Las mujeres de Enrique VIII (Parte I)

Según se dice, Enrique VIII era un hombre sumamente mujeriego. Precisamente fueron el deseo por una mujer y su personalidad caprichosa, los motivos que le llevaron a crear su propia Iglesia. No en vano, Enrique se casó en seis oportunidades y tuvo numerosas amantes a lo largo de su vida.

Catalina de Aragón

Era la hija menor de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón. En un principio Catalina se casó con el Príncipe Arturo de Gales cuando tenía 15 años, pero a los pocos meses de haberse celebrado el matrimonio este falleció, así que para mantener la alianza y buena relación entre ambos países, Catalina y Enrique VIII se casaron.

Catalina de Aragón
Catalina de Aragón

Fruto de esta unión, Catalina dio a luz a una niña llamada María I de Inglaterra. Posteriormente, Catalina tuvo varios niños que lamentablemente fallecieron a temprana edad.

El Rey Enrique VIII obsesionado con Ana Bolena, pidió a la Iglesia Católica anular el matrimonio con Catalina.  La excusa utilizada por el caprichoso Rey era que esta no podía darle hijos varones. La Iglesia no autorizó la anulación, pero Enrique VIII igualmente se divorció a través de una Ley del Parlamento, lo cual provocó la ruptura definitiva con la Iglesia Católica y posterior creación de la Iglesia Anglicana.

– Ana Bolena

La famosa Ana Bolena fue una de las principales razones que motivaron a Enrique VIII a romper con la Iglesia Católica. Ana era una de las damas de compañía de la Reina Catalina de Aragón, la atracción del Rey por esta misteriosa mujer fue casi inmediata, por lo cual quiso entablar una relación sentimental con la misma, pero la astuta Ana no aceptó tal proposición.

Ana conocía bastante bien el carácter del Rey, sabía que mientras más le negara los placeres sexuales que éste demandaba de ella, más la desearía. Sorprendentemente, Enrique no recurrió a la fuerza o amenazas para conseguir de Ana lo que tanto anhelaba, cedió ante los deseos de ella de ser su esposa formal y nueva reina de Inglaterra, divorciándose de Catalina de Aragón.

Ana Bolena
Ana Bolena

Finalmente, Enrique VIII y Ana Bolena contrajeron matrimonio, poco tiempo después Ana tuvo a una niña llamada Isabel I de Inglaterra, quien años después se convertiría en Reina. El idílico romance entre Ana y Enrique no duró mucho, la historia se repetía y esta vez el Rey se había fijado en otra dama de compañía de su actual reina, esta joven chica se llamaba Juana Seymour.

Los rumores de infidelidad e incesto rodearon a Ana Bolena, aunque no se sabe a ciencia cierta si fueron infundados por el mismo Rey para deshacerse de ella y poder casarse con su nueva conquista, Juana Seymour. Lo cierto es que la astuta y poderosa Ana fue decapitada en el año 1536 por orden del mismo hombre que le había jurado amor eterno.

Catalina de Aragón y Ana Bolena, son tan solo dos de las muchas mujeres, esposas y amantes, que Enrique VIII tuvo a lo largo de su vida. Su carácter caprichoso le permitió tener todo lo que quería bajo cualquier circunstancia, inclusive si ello requería decapitar a su propia esposa.

No te puedes perder en nuestra próxima entrega el resto de las mujeres que formaron parte de la vida de este impetuoso Rey.

¿Qué opinas del Rey Enrique VIII? ¿Merecía Ana Bolena tan trágico final?

14 Comentarios

    • Ana era inocente de los cargos, gasto los mejores años de su juventud a cambio de la ingratitud de quien tanto amo…Ana no merecía ese final tan cruel..

  1. Me siento fascinada por estas historias de Inglaterra. Eh leído varios artículos y pienso que el Rey fue quien infundo la idea de incesto, pues luego de Ana se volvió a casar muchas veces, eso te da en que pensar.

  2. También tengo entendido que el rey deseaba un hijo varón, fue una de las causas por las que se caso mas de una vez. pues ninguna de sus mujeres le pudo dar uno. Ana le dio a Isabel I, amo su historia.

  3. no se si lo merecían tan el como sus esposas y amantes pero si me pareció interesante su vida y mas cuando vi la serie de the tudors, me encanto 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here