Refugiados fue la palabra del año 2015, según la Fundeu. Sin embargo, no se trata de ninguna palabra que acabemos de añadir a nuestro diccionario. Por desgracia, los conocemos desde hace décadas, y cada vez que estalla un conflicto bélico o se produce una catástrofe natural hay que hablar de refugiados. Pero hay otras palabras que hemos incorporado a nuestra forma de hablar a lo largo de 2015, palabras que todavía no figuran en el diccionario pero que no será difícil encontrar en futuras ediciones. Vamos a conocerlas.

Las nuevas palabras que nos dejó el año 2015

Fofisanos y viejóvenes

Cuando parecía que no sabíamos que más inventarnos para describir el aspecto físico de alguien, llegaron los fofisanos, que se impusieron a los sanigordos o gordiflaco. Al fin y al cabo, fofisano suena mejor que cualquier palabra que incluya “gordo”, igual que el femenino curvy suena mejor que gordibuena. Un fofisano es ese hombre que no se priva de ningún capricho gastronómico pero que sigue pisando el gimnasio, consiguiendo lo que en Estados Unidos se llama dad bod (cuerpo de padre). El ejemplo de fofisano universal es Leonardo DiCaprio.

Viejóven también se refiere al aspecto, aunque mirando más hacia la edad. Un joven que se siente mayor o que no se cuida y aparenta más años de los que dice su DNI es un viejoven; pero también podemos considerar viejóvenes a las personas de mediana edad que siguen un estilo de vida similar al de los jóvenes. La última versión de viejoven es la del recién separado o divorciado que vuelve a comportarse como si tuviese 16 años, aunque hace tiempo que dejó atrás los 40 e incluso los 50.

Buenismo contra cuñadismo

Estas dos palabras tienen sus orígenes tanto en las redes sociales como en los nuevos aires que corren en la política española. Los buenistas son aquellas personas algo utópicas, con tendencia a creer en los demás -a veces incluso de forma ingenua-, mientras que los cuñados son los que no solo tienen una opinión formada sobre cualquier tema, también un discurso para intentar imponerte esa opinión.

cuñadismo

Pero gracias a las redes sociales, los cuñados van más allá de los amigos familiares, y seguro que en Facebook tienes algún amigo fiel al cuñadismo que todos los días suelta el mismo rollo político, musical o deportivo.

Más palabras nuevas

Fofisanos, viejóvenes, buenistas y cuñadistas se reparten por todo el mundo de habla hispana, pero en cada país seguro que han aparecido decenas de nuevas palabras. Por ejemplo, la nueva situación política española hace que se hable de podemitas y cuperos en referencia a los miembros de Podemos y la CUP respectivamente, los seguidores de la serie de TVE ‘El ministerio del tiempo’ se han convertido en ministéricos, el NO2 o dióxido de nitrógeno se ha convertido en el enemigo del aire en medio mundo… ¿Qué nuevas palabras nos traerá esta 2016? Lo sabremos dentro de un año.

Si te ha parecido interesante este artículo, no te pierdas las palabras más rara del diccionario.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here