Somos muchos los que disfrutamos del sencillo placer de sentarnos al aire libre, ya sea en el bosque, en un campo, en un parque urbano o en la playa. A ser posible sentados en el suelo, observando, arrancándole detalles a nuestro entorno que usualmente no veríamos, o sencillamente sumergiéndonos en nuestros pensamientos, aprovechando la tranquilidad y la imperturbabilidad que nos ofrece el lugar. Para las personas con trabajos que los mantienen continuamente ocupados en tareas que los absorben, puede ser muy importante poner todo en «stand-by» y gozar de estos momentos de verdadero reposo, momentos para estar con uno mismo y recuperar ánimos y energía.

Seguramente compartiendo ésta afición, el arquitecto japonés Kazuya Morita ideó éstos micro-espacios llamados, por él, cápsulas. La Brick-pod y la Concrete-pod, es decir, cápsula de ladrillo y cápsula de concreto u hormigón que tienen la finalidad de colocarse en espacios naturales y «alojar» a aquellas personas que deseen disfrutar de un rato de relajación al aire libre. El mismo objetivo comparte su SAKAN Shell Structure. En este artículo compartimos con vosotros otro ejemplo de Arquitectura Sorprendente.kazuya-morita

Kazuya Morita Architecture Studio

Kazuya Morita realizó sus estudios de grado en la Universidad de Kyoto y en 2000 fundó su estudio en Barcelona, España; dedicándose allí a la restauración de edificios de interés cultural a través del trabajo artesanal del yeso. Durante un año trabajó también en el estudio EMBT (Enric Miralles-Benedetta Tagliabue) y permaneció hasta 2012 en la ciudad condal, donde además se desempeñó, también durante un año, como investigador visitante en la ETSAB (Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona).

kazuya-morita-huevos

En 2012 retorna a su país de origen y allí permanece ejerciendo hasta la actualidad. Sus trabajos más reconocidos son Shelf-Pod (Osaka, 2007), la Casa Pentagonal (Aichi, 2010) y la Casa de Té Usagui (Barcelona, 2012). Ha recibido diversos premios por su trabajo, tanto en Japón como en Europa, y sus «cápsulas» han sido también motivo de divulgación por su singularidad.

Concrete-pod. Habitar un huevo

Entre ellas, y en cuanto a técnica constructiva, destaca la Concrete-pod. Ésta emula ciertamente la forma de un huevo. Y es que, desde un punto de vista estático, el huevo tiene unas características muy especiales. Todos sabemos lo frágil y delgada que es la cáscara. Sin embargo el huevo en si es muy estable. Esto es tan sólo por su forma. Para poder asemejarse a las proporciones de un huevo, Kazuya tuvo de utilizar hormigón reforzado con fibra de vidrio, ya que éste es el único que puede utilizarse con tal delgadez, sin que se produzca un quiebra del mismo.

huevos-de-hormigon

La estructura tiene sólo 15 mm de espesor y es capaz de soportar en su alto el peso de un adulto. Sus muchas aberturas permiten al visitante disfrutar de la naturaleza con «la protección» de esta atractiva cáscara. La interacción interior-exterior, luz y sombra invita a la relajación y a nosotros nos parece que tiene algo mágico que ofrecernos. ¿Tú que opinas? No olvides seguirnos en Redes Sociales: Facebook, TwitterGoogle+

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here