Valora este post

A lo largo de nuestra historia se han llevado a cabo infinidad de experimentos realmente crueles que nos hacen dudar bastante sobre nuestro concepto de «humanidad». Lo más aterrador, es que estas acciones son casi siempre llevadas a cabo por élites de poder y etiquetadas en ocasiones como «nuestros protectores», como entidades que erigiéndose como reflejos de la ley, van más allá de lo que es moral o humano, para demostrarnos lo que en verdad se esconde en esos sótanos que todo sistema político, tiene bajo sus sillones.

Los terribles experimentos MK Ultra de la CIA

Hablemos hoy de los experimentos MK Ultra llevados a cabo ni más ni menos que por la CIA en la década de los 50 y 60, y que salió a la luz finalmente en el año 1975 para asombro de todo el mundo.

La operación MK Ultra y sus terribles consecuencias

Si bien es cierto que a día de hoy no se conocen al completo las razones que llevó a la CIA a cometer semejantes actos, la explicación que se dio es que Allen Dulles, director de esta entidad en 1953, buscaba ante todo encontrar un método que pudiera doblegar la voluntad de las personas para «decir o revelar la verdad», además, cómo no, de «controlar su mente».

Tampoco sabemos la cantidad de presupuesto que debió invertirse en semejante propósito, la verdad es que la administración norteamericana está más que acostumbrada a dirigir destacadas partidas económicas hacia ámbitos no especificados, líneas rojas que nadie se atreve a investigar. No obstante, por aquel entonces, el director de la CIA tenía puestas en sus miras el propósito firme de ahondar en la materia del control mental, y para ello, destino millones de dólares precisamente en el área de la «División química de la CIA», para que su responsable, el bioquímico y psiquiatra militar Sidney Gottlieb, le diera respuestas claras y útiles.

2098742568_fc95ac97a0_o (Copy)

Lo que en un principio era una idea, al final se convirtió en un complejo programa lleno de varios objetivos, hasta desplegarse cientos de proyectos secretos. No te sorprenderá saber que los «conejillos de indias» eran los propios ciudadanos estadounidenses, elegidos al azar, puesto que nadie, como es de esperar, iba a presentarse voluntario. ¿Imaginas cómo reclutaban a las víctimas? Te damos unas pinceladas bastante ilustrativas:

  • Indigentes
  • Enfermos mentales
  • Prostitutas
  • Personas que estaban en programas de desintoxicación
  • Personal de bajo rango dentro de los propios servicios militares y que no sabían nada del programa MK Ultra
  • Personas que en ocasiones, secuestraban al azar porque encajaban en los propósitos de alguno de los proyectos.

Terrible, ¿no es así? No obstante, aún hemos de indicarte alguna de las finalidades de esas investigaciones, las cuales, sin lugar a dudas, nos erizan la piel y nos hace preguntarnos hasta qué punto pudieron llegar en estos trabajos:

14466087758_8b0d22eeb4_o (Copy)

  • Pruebas con diversas drogas como el LSD
  • Experimentos con descargas eléctricas
  • Diferentes métodos de tortura, tanto física como mental
  • Inocular diferentes enfermedades para ver si lograban con ello controlar la mente
  • Experimentación con sustancias que provocaban parálisis físicas
  • Experimentación con elementos que podían introducirse en comidas e incluso en el tacabo
  • Hipnosis y terapias de experimentación psicológica
  • Encierros físicos para la experimentación con el aislamiento sensorial
  • Pruebas con sustancias que alteraban la personalidad

Obviamente existieron muchos más tipos de experimentaciones y tipos de tortura que aún no han salido a la luz, pero aún así, todo ello nos da una pista bastante ilustrativa de lo que buscaban y lo que llegaron a hacer. Ahora bien, seguro que te estarás preguntando si hubieron muertos en estos experimentos. La respuesta es que sí, y a pesar de que la cifra se desconoce, lo que nos lleva a pensar en realidad es que la mayoría de las veces la propia muerte sería casi un alivio a tener que vivir asumiendo este tipo de experimentos, ante secuelas que seguramente jamás superaron, y además, teniendo que asumir y aceptar que «el propio gobierno» había hecho aquello con sus propios ciudadanos. ¿Cómo vivir con ello?

En 1975 una investigación llevada a cabo por el «New York Times» sacó a la luz los experimentos MK Ultra de la CIA, permitiendo que al poco, el propio Congreso Estadounidense y la Comisión Rockefeller, sacara más datos y denunciara la Operación MK Ultra que la CIA llevó a cabo durante casi dos décadas.

7021338_d43d819100_o (Copy)

Ahora bien, es posible que todo esto saliese a la opinión pública justo en el momento en que la CIA había conseguido ya sus propósitos, justo cuando sus propósitos estaban cubiertos y no les importaba ya en absoluto tener que pagar alguna que otra indemnización a sus víctimas, asumir demandas, y dar un perdón público sin tener que someterse a castigo alguno por todo lo hecho en aquellos años.

A día de hoy se sabe que en el proyecto MK Ultra participaron cuarenta y cuatro universidades estadounidenses, 15 fundaciones de investigación, varias compañías farmacéuticas (como la actual Novartis) así como innumerables hospitales, universidades, y cárceles…

Los documentos o registros que los inculpan, fueron en su mayoría eficazmente destruidos… 

Y ahora dinos, ¿qué opinión tienes sobre los experimentos MK Ultra? ¿Piensas que pueden estar ocurriendo más cosas que aún no sabemos?

Imagen: Jonathan DavisTimo LuegeJustCallMe_♥Bethy♥University of Liverpool Facu

5 Comentarios

  1. Tengo entendido que el juego «Outlast» se inspiro en este experimento, ¿no es así?.
    Excelente artículo, nos da una clara imagen de lo que un grupo de personas puede llegar a ser para conseguir lo que quieren.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here