Puede parecer engañosa debido a su diminuto tamaño, pero la medusa irukandji es uno de los animales más peligrosos que habitan los océanos. Su raro nombre se debe al pueblo de la costa australiana donde fue descubierta. Su cabeza o cuerpo, mide tan solo 1,5 centímetros y sus tentáculos pueden alcanzar los 80 centímetros de longitud. Habita en las aguas del norte de Australia y es uno de los animales más venenosos que podemos encontrar a lo largo de los océanos. Sus síntomas fueron descubiertos antes de encontrar a la propia medusa.

Existen dos variedades de esta especie, las dos igual de peligrosas, una es la carukia barnesi y otra la malo kingi. Su picadura es dolorosa en grado sumo y provoca que la parte del cuerpo que haya entrado en contacto con el animal se infecte y quede necrosada. Además, puede provocar parálisis, hemorragia cerebral y una sensación de muerte inminente. Todos estos horribles síntomas se conocen como el síndrome irukandji. Si quieres descubrir algunas curiosidades sobre este mortífero animal, solo tienes que seguir leyendo este artículo. ¡Acompáñanos!

Medusa Irukandji | Curiosidades de la medusa más venenosa

1. Imposible de ver en el agua

medusa irukandji

Precisamente, una de las características que hace más peligrosa a esta medusa es su tamaño. Al ser tan diminuta y transparente, es imposible poder verla en el agua y alejarnos de ella en caso de amenaza. De hecho y para evitar que la medusa irukandji haga de las suyas, se recomienda a los bañistas que antes de entrar al agua se protejan debidamente, ya que nada más poner un pie en el mar, el riesgo de la picadura de la medusa irukandji es tremendamente alto por la imposibilidad localizarla. Lo malo de esos trajes es que no son garantía segura, ya que no cubren ni la cara ni las manos ni los pies, así que directamente las autoridades suelen desaconsejar el baño en esas playas. Debido a su invisibilidad, se tardó muchos años en descubrirla y las personas no hallaban explicación los síntomas al bañarse en esa zona de Australia.

2. Alta concentración de veneno

medusa irukandji

Para que te hagas una idea de la gravedad del picotazo de la medusa irukandji, la toxicidad de su veneno es cien veces superior al de una cobra y mil veces más potente que el de la tarántula. Su peligro aumenta, ya que esta especie de medusa puede picar tanto desde la zona de la campana como de los tentáculos. Debido a esto, es uno de los animales que más dolor provoca al ser humano. Ante tal concentración de veneno, no existe ningún tipo de antídoto conocido, por lo que el peligro de este animal todavía aumenta más.

A día de hoy no se sabe la composición exacta del verano, pero la liberación de una gran cantidad de catecolaminas a la sangre explica todos los síntomas. Este veneno neurotóxico, ha dejado muchas víctimas mortales a lo largo de la historia, uno de los casos más reciente fue el de un turista estadounidense de 44 años que no pudo superar la hemorragia cerebral que le provocó la medusa irukandji. Si por algún casual viajas a Australia, te recomendamos encarecidamente que tomes las máximas precauciones contra el veneno de esta especie de medusa, que puede ser mortal.

3. Síndrome Irukandji

medusa irukandji

Con este nombre, se conoce al cuadro de dolorosos síntomas que podemos llegar a sentir con la picadura de la medusa irukandji. La picadura de esta medusa se empieza a sentir treinta minutos después de producirse y podemos llegar a sufrirla incluso pasados días o semanas.

El síndrome irukandji fue documentado por primera vez en el año 1952 por Hugo Flecker. Este médico y toxicólogo tuvo que tratar cada año a muchas personas durante los meses de Octubre a Mayo. Los bañistas sufrían contracciones musculares repentinas, cefaleas, falta de oxígeno, vómitos, diarreas, taquicardias y en ocasiones extremas edemas pulmonares o derrames cerebrales. Lo peor, además de estos horribles dolores, es la sensación psicológica de muerte repentina. A la mayoría de los supervivientes del doctor Flecker no le quedaban secuelas físicas, pero si un miedo terrible a volver a meterse al mar. Todos estos síntomas nombrados por el doctor Hugo Flecker tuvieron sentidos una vez descubierta la medusa que los provocaba.

4. Un animal peligroso pero frágil

La medusa irukandji, a pesar de contar con un veneno tan letal, es una criatura muy delicada. Su diminuto tamaño y su fragilidad corporal hacen que, por ejemplo, un golpe o fuerza repentinos y suficientemente poderosos pueden matarla al instante. Esto implica que sea imposible criarla en acuarios normales.

La primera medusa irukandji criada en cautividad nació en un tanque de agua, en 2004, en instalaciones de Townsville (Australia). Esto permitiría a los científicos estudiar con tranquilidad el veneno de este animal e investigar un antídoto que evite el sufrimiento a quienes sufren su tóxico «ataque».

Como habrás podido comprobar tras leer este artículo, la medusa irukandji es una de las amenazas más letales de todas las que podrás comprobar en el océano. Lamentablemente, no existe un tratamiento efectivo contra la picadura de esta medusa, por lo que la única garantía de seguridad es no bañarse en las aguas que habitan. Ahora queremos conocer tu opinión acerca de la medusa irukandji. ¿Conocías esta especie tan venenosa? ¿Qué te parecen los síntomas que puede provocar sus picaduras? ¿Pensabas que un animal tan diminuto puede ser tan peligroso para el ser humano? ¡Déjanos tus comentarios, estamos deseando leerte! 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here