Todos sabemos que el tema de los «palos selfie» resultan algo controvertidos. Hay ciudades muy turísticas que quieren regular ya su uso, muchos museos los prohíben y más de uno hemos tenido que esquivar cual movimiento ninja, el que nos golpeen en plena cara con este objeto cuando un despistado se encontraba ensimismado intentando hacerse la foto perfecta.

Ahora bien, lejos de lo incómodo de su uso a nivel urbano, nunca se nos había ocurrido pensar que la utilización de los palos selfie podrían resultar peligrosos para nuestra vida, sobre todo, si nos encontramos en un campo o una montaña. Lo ocurrido hace solo unos días en Gales debe hacernos pensar

¿Nos acompañas por las plácidas montañas de Brecon Beacons de la cordillera de Powys, para conocer esta triste e impactante noticia?

Hay selfies que matan

Con la llegada del buen tiempo son muy habituales los paseos por esta zona de Gales. Las montañas son un escenario idóneo para organizar excursiones cortas con los niños, el parque Nacional de Brecon Beacons es un lugar no muy escarpado donde suelen verse muchos turistas y tranquilos caminantes que suben y descienden sin ningún sobresalto, disfrutando de las vistas extraordinarias de este rincón galés.

Ahora bien, tanto el inicio como el final del verano es época de tormentas, y casi nadie puede prevenir su aparición. El 6 de este mismo mes de julio se había organizado una pequeña salida con 15 alumnos inscritos en un curso estival. Iban 4 adultos y el grupo de adolescentes, todos sumidos en una tranquila festividad donde por su puesto, todos llevaban sus móviles con los cuales, sacar preciosas fotografías de la zona.
16235557282_9b768b3d47_k (Copy)

Se sabe que la víctima, un hombre de 50 años se adelantó al grupo junto a otro compañero, para alcanzar la cumbre de una de las montañas e, imaginamos, poder sacar así imágenes del paisaje y del propio grupo. No obstante, en poco más de unos minutos, se desató una violenta y breve tormenta de la que nadie pudo escapar. El pronóstico del tiempo ofrecía chubascos dispersos sin mayor intensidad, pero lo que nadie se esperaba era que fuera una tormenta seca con una intensa carga eléctrica.

El grupo de alumnos estaba en esos momentos con una de las profesoras, y todos fueron testigos de cómo un rayo impactaba de pronto sobre la montaña con una espantosa luz cegadora. No fueron más que unos breves segundos. Hubo 4 heridos, y al momento ascendió a la montaña un grupo de cadetes marinos a ofrecer su ayuda al intuir el desastre. A pesar de aplicar las maniobras de reanimación al profesor de 50 años, todo fue inútil, había fallecido casi al instante. Llamaron a los servicios de emergencia y un helicóptero se llevó al resto de heridos, los cuales, progresan de modo favorable a excepción de uno que ha estado en la unidad de quemados y que lamentablemente, también ha fallecido.

3641624732_6ce6aa5f4f_o (Copy)

Ahora bien, se sospecha que la razón por la cual el rayo impactó de pleno sobre el profesor y su compañero, fue por el palo selfie que llevaba con él. Un palo extensible que utilizaba para sacar fotografías más cómodamente con su smartphone. Una idea fatal, y más si como dicen las malas lenguas, quiso utilizar dicho instrumento como «pararrayos». Aunque ésto, obviamente, nadie puede demostrarlo y nos parece algo sin duda descabellado.

Sea como sea, recuerda que el uso de los palos selfies exige serias precauciones. Así que jamás se te ocurra sacarte un selfie en plena tormenta, por mucho que te tiente compartir algo así en tus redes sociales… Mientras, desde Supercurioso te invitamos a conocer 9 trucos para hacer el selfie perfecto.

Imagen: MattysFlicksJames Jordan☰☵ Michele M. F.

1 Comentario

  1. De esos palos no tengo una opinión muy clara… No me agradan mucho que digamos, pero siempre creí que eran inofensivos. Definitivamente, yo sigo optando por apoyar la cámara en un tripié o en algún árbol o algo por el estilo; más que nada, porque prefiero tomar las fotos con mi cámara y no con el celular…
    Pues la verdad, sí creo que ese palo contribuyó a que sucediera lo que pasó. Qué pena por el fallecido y ojalá nos sirva de lección aunque sea un poquito…. 🙁

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here