NADIE se había fijado, pero eso que aparece en este cuadro medieval es un parásito
4.9 con 20 voto[s]

Este cuadro que data del siglo XIV y que fue hallado en la localidad de Saint Roch en Puglia, Italia, es un curioso vestigio de una enfermedad infecciosa que, aunque actualmente ha sido erradicada en gran parte del mundo, no deja de resultar espeluznante. Si nadie se había fijado hasta hace apenas unos años, ahora todos sabemos que eso que hay en la pierna del peregrino italiano no es otra cosa que un parásito que causaba una de las enfermedades más desconocidas de la Edad Media. ¡Descúbrelo!

El caso del extraño cuadro medieval en el que había un parásito retratado

Hasta la aparición del detalle que podemos ver en este cuadro, se pensaba que la extraña enfermedad de la dracunculiasis apareció por primera vez en el siglo XV.

Cuadro-medieval-2

Como se puede evidenciar, no es así. De hecho, esta enfermedad que es conocida como la enfermedad de la lombriz de Guinea es una dermatosis caracterizada por la aparición de un parásito en los tejidos subcutáneos y aparece en el cuadro medieval del siglo XIV saliendo de la piel.

Cómo se contagia la lombriz de Guinea

El agua contaminada es la principal vía de contaminación de esta enfermedad, que no es mortal, pero que sí puede acarrear complicaciones mortales, como sucede en el caso del tétanos. Lo más trágico de tener este parásito es que, a menudo, aparece en regiones en las que el agua no es potable (de ahí que un peregrino en el siglo XIV pudiera contraer dicha enfermedad por el contacto con agua de río, fuentes o lagos).

La dracunculuasis, quizá debido a su carácter medieval, se trata de una manera increíblemente parecida a la que era usada hace más de dos mil años, en el Antiguo Egipto, pues no hay una medicina o vacuna que sirva para curar, ni si quiera prevenirla. El procedimiento es bastante rudimentario; se vierte agua en toda la zona de la piel en la que está el parásito y se trata de impedir su movimiento mediante pequeños palos que le arrinconan, forzándole a salir. Esto puede llevar desde horas a meses, pues es vital que no se rompa la lombriz durante su extracción. ¿Por qué? La parte de la lombriz que quede dentro del organismo podría pudrirse, provocando un problema grave a la larga.

 

 

Quizás lo más complicado es soportar el ardor de la dracunculuasis cuando ha creado la úlcera (lo más visible de la enfermedad), ya que el dolor es insoportable, según cuentan quienes lo han padecido.

La parasitosis es una de las disciplinas que más morbo despierta entre los que amamos el misterio. No es de extrañar que te podamos mostrar estos 7 escalofriantes casos de parásitos que controlan a sus huéspedes.

Imágenes: Raffaele Gaeta , Dimitrivestsikas1969 .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here