No eres normal | Según un estudio de Yale, ¡nadie lo es!
5 (100%) 1 voto

En más de una ocasión, el que más o el que menos se ha sentido un bicho raro, ¿verdad? ¿Has tenido alguna vez la sensación de que no eres normal? Pues debes saber que no te pasa nada malo, en realidad esa sensación resulta ser más normal de lo que crees. Sentirse diferente es normal, ya que no existe lo “normal”.

En un estudio realizado en 2018, los investigadores de Yale llegaron a una conclusión, a una verdad a gritos; los humanos solo somos un montón de “monstruos” y no es nada que deba preocuparnos. De hecho, afortunadamente, así es como debe de ser exactamente.

No eres normal, ¿y qué?

no eres normal

Ahora que tenemos las respuestas tan cerca, estamos seguros de que en alguna ocasión has buscado en google respuestas a preguntas tan desconcertantes como ¿Cuál es la hora normal de acostarse? ¿Es normal hablar con tu perro? ¿Es normal dormir con tu osito de peluche? Seguramente buscando saber si eres o no eres normal.

El estudio de 2018 realizado por Avram J. Holmes y Lauren M. Patrick, investigadores de Yale, asegura que no hay nada “normal”, ni para las personas ni para los cerebros de estas.

Según el informe “la optimalidad en la neurociencia clínica” es tan solo un mito. En cambio la variedad, el cambio son muchísimo más comunes de lo que creemos. Además, esa variedad y esos cambios son muy necesarios, casi imprescindibles, para la evolución de la especie humana.

No estamos diciendo que si no eres normal está bien. Esta investigación tiene interesantes implicaciones para la psiquiatría y de qué manera las enfermedades mentales deben de ser tratadas. El equipo de la investigación declaró:

“Aquí no hay un perfil universalmente óptimo de funcionamiento cerebral. Las fuerzas evolutivas que conforman nuestra especie seleccionan para una diversidad asombrosa de conductas humanas. Proponemos que, en lugar de examinar las conductas de forma aislada, psiquiátrica, las enfermedades se pueden entender mejor a través del estudio de dominios de funcionamiento y patrones complejos asociados de variación a través de sistemas cerebrales distribuidos “.

Seguro que, llegados a este punto, se te plantean alguna dudas: Si no hay nada normal, entonces, ¿no hay nada raro en comerte 25 hamburguesas de un tirón nada más levantarte? ¿En serio? En realidad lo que no es correcto es la manera en la que estás planteando la pregunta. No existe una manera correcta o una manera incorrecta de ser un ser humano, y el concepto “normal” no es más que un término relativo que dependerá del tiempo, el lugar e incluso las circunstancias.

no eres normal

Al margen de si es o no normal comerse 25 hamburguesas de buena mañana, lo que sí es seguro es que no es un comportamiento nada saludable, ni física ni mentalmente. Si se da el caso de que estás participando en una competición para ganar el Record Guiness de quién come más hamburguesas, la cosa cambiaría. Seguiría siendo algo muy poco saludable físicamente, aunque en este caso la circunstancia lo haría un poco más “normal”, ya que si alguien está intentando ser el mejor comiendo hamburguesas, es lógico y “normal” que intente comer el mayor numero posible.

Siguiendo con el ejemplo de las hamburguesas, el hecho de comer semejante cantidad, bajo esa circunstancia, no debería colocarte automáticamente en la categoría de “persona con un trastorno mental“, ni deberían hacerte pensar que no eres normal.

Holmes explicó que:

“El punto que argumentamos es que no existe un patrón universal e incondicionalmente óptimo de la estructura o función del cerebro. Por lo tanto, el borde que separa la salud de la enfermedad no se puede trazar de manera limpia a través de un solo comportamiento o aspecto de la función cerebral. El aislamiento, cualquier rasgo conductual, psicológico o neurobiológico dado no suele ser bueno ni malo, sino que el contexto en el que se encuentra una persona, su edad, su red social y su entorno pueden tener una gran influencia en los costos y beneficios de rasgos particulares”.

Holmes también hace hincapié en cómo nos afecta a nosotros si eres o no eres normal. Si esas rarezas que tienes te hacen sentir desdichado o incómodo, intenta buscar ayuda psiquiátrica pero, si por el contrario, eres feliz con ellas: ¿quién puede atreverse a decir nada de si tu “anormalidad” está bien o no?.

Este ha sido nuestro artículo acerca de la sensación que, en un momento dado, puedes tener de que no eres normal. La psicología humana es muy compleja y hemos querido explicarte que si tienes esa sensación, no es nada de lo que valga la pena preocuparse, ya que las reglas de lo que es normal y de lo que no no están establecidas y que, como decíamos, dependen de las circunstancias que nos rodean.

¿Qué te ha parecido nuestro artículo? ¿Tú crees que no eres normal? Si es tu caso nos gustaría mucho que nos explicaras cuales son tus rarezas y como sueles llevar el día a día con ellas. ¡Estaremos encantados de leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here