¿Cuál es el Origen del Tequila? | ¡Descúbrelo!
5 con 1 voto[s]

Nada como un chupito de tequila con un poco de sal y limón, un viernes en la tarde después de terminar una larga semana. O, ¿acaso algo relaja más que un Tequila Sunrise o una deliciosa margarita? 🙂 Si dices ser amante de este delicioso trago, ¿te has preguntado alguna vez por el origen del tequila? Hoy en Supercurioso queremos contarte de dónde viene esta típica bebida mexicana así como algunas de sus curiosidades más sorprendentes. ¿Piensas perdértelo?

Descubre el Origen del Tequila: la deliciosa bebida mexicana

1. Origen geográfico

Para hablar del origen del tequila tenemos que empezar hablando de plantas. ¿Conoces el agave? Pues es una planta suculenta que en su variante «agave tequilana», florece una sola vez y muere después de hacerlo. Del jugo extraído de esta planta se fermenta y destila el Tequila (así como el mezcal).

Ya habrás escuchado que por doquier se relaciona al Tequila con México, y es que se dice que esta bebida hace parte central de su identidad. Nada de esto es falso: el origen del tequila se puede rastrear geográficamente hasta Jalisco, específicamente a su municipio Amatitán.

2. Origen productivo

¿Te gusta el tequila pero no sabes cómo distinguirlos? ¡Te damos una indicación! Primero debes saber que el Tequila es distinto del Mezcal, ambos están elaborados a partir del Agave pero, como te hemos indicado anteriormente, en el caso del primero se reduce al agave tequilana. Eso sí, para que el tequila sea considerado puro, debe estar hecho en su totalidad a partir de agave.

Para diferenciarlos, puedes fijarte en la etiqueta de la bebida, donde se señala si el origen del tequila es 100% agave o si es de carácter mixto. Si el Tequila no es puro, entonces probablemente esté mezclado con otros tipos de azúcares, jarabe de maíz o caña de azúcar.

El proceso de producción del tequila

El primer paso en la producción del Tequila es la extracción. Allí se debe separar los carbohidratos de las piñas de agave de su fibra. Esto se hace comúnmente con molinos de rodillos. La segunda parte es la formulación donde se realiza cualquiera de las dos categorías de esta bebida: Tequila 100% de agave o simplemente Tequila.

En un tercer momento se lleva a cabo la fermentación: los azúcares son transformados por las levaduras. Para terminar, llega la fase de la destilación. En esta se separan los constituyentes del mosto (jugo de agave). Después de esto el Tequila puede ser envasado para su avocamiento o envasado y enviado a maduración para hacer un delicioso Tequila añejo.

3. Origen etimológico

Ya dijimos que el Tequila es un representativo trago mexicano. No obstante, la planta de dónde este viene es de origen americano: el Agave ha sido utilizado desde hace más o menos 9.000 años por quienes han habitado Mesoamérica.

De origen náhualt (lengua de los pueblos originarios y aún vivos del territorio mesoamericano) la voz Tequitl significa trabajo. Esta designación náhualt significaría el lugar o el trabajo específico de cortar plantas (como se corta el agave), así como la tarea de quienes trabajan el campo. En últimas, el nombre del destilado se debió cercanamente al pueblo Tequila, el cual, junto a Atotonilco, participó activamente en el auge comercial e industrial de la bebida.

4. El Origen del Tequila: su historia

Los pueblos originarios de mesoamérica señalan a sus deidades como aquellas que les enseñaron a fermentar el maquey (agave). Se cuenta que unos cuantos indígenas de Jalisco se encontraron con una tormenta que caía sobre un campo de maguey. Mientras estos se refugiaban en una cueva, vieron cómo un rayo cayó sobre un agave, pegando a la planta, específicamente a su corazón. Esto provocó que se cocinaran los almidones y la planta se convirtiera en miel. Después de ello, un suave viento pasó e hizo que los indígenas olieran el agradable aroma del agave cocido.

Los testigos de este suceso probaron un dulce pedazo de la planta, aunque después olvidaron el jugo del agave en la cueva. Pasado el tiempo regresaron, el jugo seguía allí, ahora con una espuma espesa y blanca. Lo tomaron y sintieron embriaguez; allí supieron, según termina la leyenda, que era Mayáhuel, diosa de la ebriedad, quien les había dado este regalo.

El uso de esta planta era primordial para estos habitantes, antes de la colonización blanca. Era usada para combustión, no se desperdiciaban sus usos medicinales, y, por supuesto, su piña era fermentada. Los españoles que llegaron al continente Abyayalense, como bien lo aprendieron de los árabes, traían consigo prácticas de destilación. Fue probablemente allí cuando la destilación del jugo de maguey, esa aguamiel fermentada por los pueblos dueños del territorios, se convirtió en el llamado Vino de Mezcal. Este vino fue la primera versión del Tequila tal como lo conocemos hoy: fermentado y destilado.

Después de conocer el Origen del Tequila, ¿qué tal compartir uno, sintiendo el peso de la historia y la industria en el paladar? 😉 Eso sí, antes déjanos un comentario y cuéntanos lo mucho que te gusta el tequila o cualquier experiencia relacionada con él y dinos si conocías ya el origen del tequila o lo has descubierto aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here