El pueblo que inspiró Drácula de Bram Stoker | No está en Transilvania
5 (100%) 12 votos

Drácula de Bram Stoker es, sin duda, uno de los personajes de ciencia ficción más reconocidos y famosos. La novela fue publicada en 1897 por este escritor irlandés y se convirtió en su obra maestra. Lo que muchos desconocen es que el pueblo que inspiró Drácula no está en Transilvania, el pueblo que inspiró Drácula está en Inglaterra, concretamente al norte de Yorkshire. Whitby, que así se llama el pueblo, se encuentra a 76 km de York y tiene unas vistas espectaculares que seguro que desarrollaron la creatividad de Stoker.

Whitby, el pueblo que inspiró Drácula

 pueblo que inspiró Drácula

Sin lugar a dudas, la Abadía de Whitby es uno de los principales atractivos turísticos de esta localidad. Fue construida en el año 656 y ha llegado a sobrevivir invasiones vikingas y conquistas normandas e incluso ha llegado a vivir dos Guerras Mundiales.

Lo que llevó a Stoker a Whitby fue el verano, ya que el escritor veraneó en ese lugar porque en su época estaba de moda.

Stoker necesitaba estas vacaciones. El gerente de 42 años del Lyceum Theatre de Londres acababa de terminar una agotadora gira nacional con su cliente, el famoso pero exigente actor Henry Irving. Así que esta escapada de tres semanas le daría tiempo para pensar en su próxima novela. Quería escribir una historia sobrenatural para la que aprovecharía las fuentes de la ansiedad victoriana: inmigración, tecnología, roles de género y religión.

Lo que él no llegó a imaginar nunca es que el pequeño puerto pesquero de Whitby plantaría las semillas para la novela sobre vampiros más famosa de todos los tiempos. Lo que empezó como unas tranquilas y merecidas vacaciones acabó convirtiéndose en la creación del más famoso y terrorífico vampiro, Drácula.

La esposa de Stoker, Florence, y su hijo Noel, de 10 años, se unirían a él la semana siguiente, así que ahora tenía la oportunidad de explorar a Whitby por su cuenta.

El encantador pueblo que despertó su imaginación

En un enredo de caminos desde la cima del West Cliff, Stoker se encontró con la famosa playa de la ciudad, donde la gente se reunía para observar los numerosos barcos en el mar o caminar a lo largo de la encantadora orilla. Al final de la playa estaba el Saloon, el núcleo del torbellino social de Whitby.

 pueblo que inspiró Drácula

Las ruinas de Whitby Abbey, una pila de arcos góticos del siglo XIII que se habían construido sobre los restos de un monasterio del siglo VII eran visibles desde casi cualquier punto de la ciudad. El sobrino bisnieto del escritor, Dacre Stoker, declaró en una ocasión:

“Creo que Stoker quedó impresionado por el escenario y pensó: “Esto es perfecto. Tengo los barcos que entran, tengo la abadía, un cementerio, ¡un cementerio!'”, “Tal vez fue por casualidad, pero creo que se convirtió en la escena perfecta”.

La tarde de su llegada, según datos recopilados por historiadores en el Museo Whitby , Stoker subió al cementerio de la iglesia de los 199 Pasos hacia el cementerio de Santa María y encontró un banco en la esquina suroeste. La visión que tenía desde allí causó una profunda impresión en Stoker, quien tomó nota de todo lo que veían sus ojos; el río y el puerto, la “ruina noble” de la abadía, las casas “apiladas una encima de la otra de cualquier modo”. El cementerio le dio a Stoker varias ideas para sus novelas.

La última semana de vacaciones de Stoker aportó algunos de los detalles más importantes en Drácula, sin duda el pueblo que inspiró Drácula tenía mucho que ofrecerle. El 19 de agosto, compró entradas para la biblioteca del museo de Whitby. En la sala de lectura del museo, Stoker escribió 168 palabras en el dialecto de Yorkshire y sus significados en inglés del Glosario de palabras usadas en el vecindario de Whitby, que más tarde formaron la mayor parte del vocabulario del Sr. Swales. Una de esas palabras era “barguest”, un término para describir una “aparición aterradora”, que también se refiere específicamente a un “gran perro negro con ojos llameantes y grandes como platillos” en el folclore de Yorkshire, cuya “vocación parece haber sido la de un presagio de la muerte”, según se cuenta desde 1879.

“Creo que Stoker estaba destinado a esa conexión”, le dice a Mental Floss, John Edgar Browning, profesor del Instituto de Tecnología de Georgia y experto en horror y gótico. “Además, probablemente habría significado que la gente de Whitby en la novela hiciera la conexión, ya que fueron ellos quienes percibieron la forma de Drácula como un gran perro negro”.

Para cuando Stoker y su familia volvieron a Londres, alrededor del 23 de agosto, él ya había desarrollado su idea desde un simple boceto hasta un villano en toda regla con un nombre siniestro y un debut ficticio inolvidable.

“La modernización del mito vampírico que vemos en Drácula -y que muchos críticos contemporáneos comentaron- puede no haber sucedido, al menos en la misma medida, sin la visita de Stoker a Whitby”, dice Browning.

“Whitby fue un catalizador importante, el ‘pegamento’ gótico contemporáneo, por así decirlo, para lo que finalmente se convertiría en la novela de vampiros más famosa jamás escrita”.

Bram Stoker visitó a Whitby solo una vez en su vida, pero este pueblo costero dejó una huella indeleble en su imaginación y lo convirtió en el pueblo que inspiró Drácula. Cuando finalmente escribió las escenas tal como aparecen en Drácula , “colocó todos estos sucesos en tiempo real, en lugares reales, con los nombres reales de las personas que sacó de las lápidas. Esa es la gran diferencia con otras historias”, dice Dacre Stoker. “Es por eso que los lectores tenían miedo a la muerte, porque existe ese potencial, solo por un momento, de que tal vez esta historia sea real”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here