Valora este post

Si alguna vez escuchaste hablar sobre la periodontitis, seguro no te imaginabas que esta enfermedad bucal cada día se está haciendo más común de lo que debería ser, y que muchos, pueden estar padeciendo de ella o estar en su face inicial y no saberlo. Pero no te preocupes porque hoy aprenderás qué es y cómo prevenirla.

Qué es la periodontitis: descubre cómo prevenirla

¿Qué es la periodontitis? | Te contamos cómo prevenirla

La periodontitis es una enfermedad infecciosa que debilita la estructura que sostiene los dientes e inflama los tejidos alrededor de ellos. Estos tejidos son conocidos por los expertos como periodonto y son los primeros que enviarán señales de que algo va mal. Así que préstale mucha atención a tus encías y a las señales que quizás te parezcan normales a la hora del cepillado, porque pueden no ser tan normales.

Muchas veces creemos que la pérdida de sangre durante el cepillado se presenta porque quizás ejercemos mucha fuerza o presión en los dientes, o porque las cerdas del cepillo han rozado muy fuerte las encías, y es probable que sea así, pero también existe la probabilidad de que esto sea un síntoma de algo más delicado.

Síntomas de la periodontitis

La enfermedad periodontal inicia con la formación del sarro o cálculo, cuando el calcio disuelto por las bacterias y el fosfato presente en la saliva se endurecen para formar entre el diente y la encía esta placa que logra el debilitamiento de las encías. Claro, esto ocurre por la mala higiene bucal, ya que es precisamente el mal cuidado oral lo que genera este tipo de infecciones. Ahora bien, ¿cómo saber si tengo periodontitis? lo primero es notar si tienes alguno de los síntomas que se describen a continuación: 

  • Cambio de color de la encía, de rosado a rojo
  • Inflamación o aumento del tamaño de la encía
  • Dolor intenso o incluso puede no haber dolor
  • Sangrado espontáneo o durante el cepillado
  • Mal aliento

También podrán notarse otros síntomas que sólo aparecen cuando la enfermedad está más avanzada, estos pueden ser:

  • Retracción de la encía (Dando la idea de que se está encogiendo la encía o los dientes se están volviendo más grandes)
  • Desplazamiento o movilidad de los dientes
  • Pérdida de dientes

Si descubriste que tienes alguno de estos síntomas, lo más imporante es acudir a un centro especializado para que realicen una evaluación de tu salud oral y determinen si realmente sufres esta enfermedad ofreciéndote un buen tratamiento para la periodontitis.

La periodontitis y la gingivitis

Hasta ahora hemos hablado de la periodontitis pero seguramente no sabías que esta enfermedad es el resultado de una enfermedad previa conocida como gingivitis. De aquí deberás partir para evitar todos los riesgos que conlleva la periodontitis. Ambas enfermedades afectan las encías y los dientes, pero no son sinónimos, la gingivitis es el nivel más bajo de la afección y la etapa más adecuada para darle solución inmediata a este problema.

Cuando tienes gingivitis el tratamiento es más sencillo y posees menos riesgos, pero cuando esta avanza y se convierte en periodontitis las posibilidades de riesgo son mayores al punto de infectar el hueso o perder los dientes. Después de conocer estas enfermedades debes tener presente como evitarlas, en este caso como evitar la gingivitis que es la primera fase.

Cómo prevenir la gingivitis

1. La enfermedad aparece por la mala higiene bucal, así para prevenir la gingivitis lo primero es utilizar un buen cepillo de dientes, con unas cerdas que no lastimen pero que tampoco sean tan suaves como para dejar restos de alimentos. También debes usar el hilo dental, de gran importancia y que es imprescindible para que la limpieza sea óptima, ya que con él logramos remover los restos de alimentos que quedan atrapados entre los dientes y que no son eliminados por el cepillo.

2. Hay que tomar en cuenta la limpieza de la lengua, porque allí también se acumulan bacterias y muchos lo pasan por alto. La idea es que se haga de manera suave, ya que no queremos generar rupturas en las papilas gustativas. También puedes usar enjuague bucal, si te molesta la sensación que produce el mismo trata de buscar en el mercado uno que sea menos agresivo. Debes realizar la limpieza bucal cada noche antes de dormir tomando en cuenta los puntos anteriores.

Todo está en el cuidado que le brindes a tu higiene bucal y la frecuencia con la que los especialistas revisen tanto tus dientes como tus encías, si presentas un problema de los que se han mencionado recuerda que debes buscar ayuda inmediata y siempre seguir las recomendaciones. Es importante una sonrisa bonita pero más importante es tener una sonrisa sana. Compártenos tu experiencia, y si te ha sido útil esta información. ¡Queremos leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here