Celebrado como uno de los atletas más importantes del siglo XX, Muhammad Ali se convirtió además en un icono del movimiento en pro de los derechos civiles de los afroamericanos en Estados Unidos. Sin embargo, han salido a la luz declaraciones que lo relacionan con el KKK. Entérate de qué se trata.

Revelan el vínculo de Muhammad Ali y el KKK

Es considerado uno de los boxeadores profesionales más grandes de todos los tiempos, pero además, Muhammad Ali fue una fuente de inspiración para la comunidad afroamericana en tiempos en los que luchaban por que les reconocieran sus derechos. Sin embargo, Ali no sentía vergüenza sobre sus discusiones con el Gran Jefe Bigot, jefe del grupo supremacista KKK, sino que se jactaba de ello.

Así lo ha revelado un documental llamado True Stories: Thrilla in Manila, donde se describen las conversaciones cercanas que sostuvo con supremacistas blancos, lo que, siendo Ali uno de los hombres negros más célebre de la historia, proporciona una oportuna reevaluación de sus ideas políticas.

El director de la película, John Dower, consideró que la imagen que se percibe hoy en día de Muhammad Ali no le hace justicia pues, a su parecer, siempre fue un hombre mucho más complicado y profundo.

Aunque sea difícil de imaginar, cuando en hoy Ali provoca una reverencia universal, en aquel entonces era una figura que dividía a los Estados Unidos. Era tan odiado como admirado

En 1966, dos años después de ganar el título de peso pesado, Ali antagonizó el establecimiento blanco al negarse a ser reclutado en el ejército estadounidense, citando sus creencias religiosas y su oposición a la participación estadounidense en la guerra de Vietnam. Finalmente, fue arrestado, declarado culpable de cargos por evasión y fue despojado de sus títulos de boxeo. Luego, apeló con éxito la decisión al Tribunal Supremo, que revocó su condena en 1971, pero durante ese tiempo él había pasado casi cuatro años sin pelear y, por lo tanto, perdió un período de rendimiento máximo como atleta.

La relación entre Muhammad Ali y el KKK
¿Por qué tendrían Muhammad Ali y el KKK algún tipo de vínculo?

Antes de su tercera pelea con Joe Frazier, Ali estaba en su nivel más alto, tanto simbólicamente como en el ring.

En ese momento, Ali seguía las nociones de la Nación del Islam, que, en concordancia con la idea de un separatismo negro, encontró que su política se alineaba con la de la muchedumbre supremacista del KKK, quienes, claramente en términos más extremos y negativos, también creían en la separación de la comunidad afroamericana.

El documental recuerda por qué. En aquel entonces, la destreza deportiva negra reforzaba muchas teorías prejuiciosas acerca de que el hombre negro no era bueno para nada más allá de la actividad física. Pero Ali era una viva prueba de lo contrario, tan rápido con su mente como con sus puños. Cuando él hablaba el mundo escuchaba. Curiosamente, la película revela, que muchas de sus mejores líneas fueron escritas para él por sus guardianes de la Nación del Islam.

«Ali ha sido post-racionalizado como un campeón del movimiento por los derechos civiles. Pero lejos de promover la idea de blancos y negros juntos, su política era mucho más complicada y divisiva», señala Dower.

 

El tiempo pasó y la figura de Ali tomó el simbolismo que conocemos hoy, a pesar de sus ideas anteriores, que aunque nos sigue sonando surrealista, le hicieron mantener conversaciones con supremacistas blancos.

¿Conocías esta faceta del boxeador Muhammad Ali y el KKK?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here