¿Qué te parecería si te dijésemos que en tu cadena de ADN dispones de una pequeña huella de los Neandertales? No debes tomarlo en sentido negativo ni despreciativo. En absoluto. Habitualmente asociamos a esta espécimen de hominido virtudes muy poco favorables, pero quizá sea el momento de asumir una curiosa realidad que te va a sorprender.

Recientes estudios nos han permitido descubrir por fin que hubo sexo entre las dos especies, y que, cómo no…nacieron bebés híbridos. Éstos, a su vez, tuvieron hijos, nietos, biznietos… Avanzaron poco a poco mientras los Neandertales, por razones que aún hoy no tenemos claras, se extinguieron. Pero, entonces ¿Qué ocurrió con los Neandertales? ¿Somos quizá resultado de ese cruce de especies?

somos un poco neandertales

La humana moderna y los viejos Neandertales

Había una vez una esbelta mujer que venía en compañía de su grupo de cazadores desde la lejana sabana Africana. Allí, en un rincón desconocido entre Europa y Asia hacía frío, mucho frío. Pero la mujer había conocido a alguien con quien compartía su lecho y que le llamaba especialmente la atención: era corpulento y pelirrojo, una estirpe de hombres que llevaban miles de años sobreviviendo en aquel hábitat gélido, acostumbrados a luchar con los mamuts y los tigres dientes de sable.

Los científicos no pudieron saber del cruce de especies entre Neandertales y humanos modernos hasta que se desarrollaron las técnicas de ADN, momento en que pudo empezarse indagar en los restos óseos encontrados. Poco a poco y año tras año, han ido mejorando las investigaciones dando con un hallazgo verdaderamente impactante. Lo creas o no, nuestra especie actual dispone en realidad de una identidad mestiza… muchos de nuestros genes proceden de ese gigantón pelirrojo y poderoso.

Una compleja herencia

Los descubrimientos nos dicen que todo homo sapiens que no provenga del África Negra, dispone de genes de Neandertal. ¿Pero es una herencia positiva o negativa? te preguntarás. De todo un poco: fueron ellos quienes nos ofrecieron algunas ventajas adaptativas como una piel más gruesa con la que resistir el frío, por ejemplo.

Pero en otros casos los científicos nos dicen también que los Neandertales nos transmitieron ciertas debilidades, ciertas enfermedades como  la diabetes, el lupus, la cirrosis, enfermedad de Crohn… entre otras dolencias. Fue en el 2010 cuando pudo recrearse en laboratorio el cruce entre el genoma neandertal y el de los humanos actuales, evidenciando que, efectivamente, era posible.

Neandetal genes

Las investigaciones se centran hoy en día en seguir desentrañando qué rasgos nos han transmitido los Neandertales, siendo el equipo más adelantado el que dirige el paleoantropólogo sueco Sevante Pävo.  Este profesor nos dice que a día de hoy, la media de ADN neandertal en un europeo o un asiático es del 1% al 3%.  No llegamos a más porque nuestro código genético no admitía mayor herencia de «genes dañinos» por ese cruce ente especies.

Así pues y sabiendo esto, puede que tu visión sobre esta especie de hominidos cambie un poco tu concepción. Sabemos que no tuvieron un éxito evolutivo, que no eran tan hábiles como nosotros cognitivamente, que su salud era más frágil. Pero lejos de extinguirse para siempre dejaron un pequeñísimo legado en lo que somos ahora.

Así que, antes de ofender a alguien llamándolo bruto, o «Neandertal», recuerda que en cierto modo, todos lo somos «un poco». Puede que un 3%.

8 Comentarios

  1. […] un centenar de personas que vivían en África, que desde allí se dispersaron, se mezclaron con los neandertales europeos y se regaron por el mundo, dando origen a las distintas razas, pigmentaciones y fenotipos que hoy […]

  2. Muy buen artículo! siento mucho cariño por los neandertales 🙂 no sé porqué jaja debe ser porque tengo un par de genes!! ahora entiendo 🙂 Muchas gracias por el esfuerzo de todos ustedes en investigar y publicar.
    Besos desde Argentina!

  3. Y si se desciende de antepasados que provienen del extinto imperio otomano? mi familia son puros cruces entre gentes de esas zonas, rasgos muy definidos como pelo crespo, una nariz arabesca, mucha barba y ojos verdes; algo así como un resumen racial entre Semitas, Arios Persas y Pashtus (que por lo que tengo entendido están a medio galope entre los Arios y los Semitas… No hay hasta la fecha en mi sangre mezcla con europeos, con asiáticos ni caucásicos blancos, mucho menos de Eslavos) toda mi familia son gente morena del desierto pero no del pueblo árabe ni beduino de hecho practicaban la religión de Zurván el Mazdeísmo los antepasados de mi madre mientras que los antepasados de mi padre practicaban el Bahaismo una escuela a medio caballo entre El Hinduismo y el Sufismo esotérico más se consideraban racialmente Parsis y por eso ambos se mezclaron sin mucho problema (además de no ser grupos raciales, por simple ideal de raza más lo son por asuntos geográficos, no tienen características xenófobas como si es el caso de los semi-semitas judíos (semi semitas por que bien que se ganaron el repudio de todos los pueblos del desierto y del mundo en general, por algo será y al emigrar hacia el caucaso y por triquiñuelas políticas se mezclaron con los Eslavos casi en proporción 3 eslavos por 1 semita (se convirtieron todos al judaísmo por fe y se mezclaron los genes, ya no existen semitas dentro del grupo Azkenazi ni Sefardie, ahora para encontrar Semitas se deben buscar entre los diversos pueblos árabes y entre uno que otro grupo judío originario) Quizá al igual que los hermanos africanos nos libramos hasta cierto punto de los perniciosos génes de Neardental más me quedo con la duda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here