A lo largo de los siglos, la Iglesia Católica ha tenido numerosos santos. Algunos de ellos fueron únicamente tolerados, pero nunca aceptados realmente por la Iglesia (como San Guinefort, el perro que fue Santo) y otros finalmente desaparecieron del santoral universal u oficial, aunque siguen considerándose santos en los lugares en los que existe localmente una devoción. La santa que hoy nos ocupa es Santa Sara la Negra o Sara Kali, una figura venerada por el pueblo gitano y cuya imagen se guarda en una iglesia del sur de Francia. Acompáñanos en Supercurioso a conocer su leyenda. ¡Seguro que te sorprenderá!

Santa Sara la Negra, venerada por el pueblo gitano

Santa Sara la Negra | Venerada por el pueblo gitano

La festividad de Santa Sara la Negra o Sara Kali no la encontrarás en ningún santoral oficial y, sin embargo, es una de esas figuras locales que la iglesia tolera por la devoción local que suscita. Todos los 24 de mayo, cientos de miembros del pueblo gitano de todos los rincones del mundo se reúnen en el pueblo de Saintes-Maries-de-la-Mer, cerca de Arlés, en la antigua provincia de la Provenza Francesa, hoy región de «Provenza-Alpes-Costa Azul». En esos días bautizan a los niños y festejan a la que consideran su patrona sacándola en procesión desde la cripta de la iglesia del pueblo hasta la orilla del mar. Un camino de ida y vuelta que recuerda la leyenda de su arribada a las costas del sur de Francia.

1. La leyenda de Santa Sara la Negra o Sara Kali

Santa Sara la Negra | Venerada por el pueblo gitano

A Santa Sara la Negra también se la conoce como Sara de Marsella, Sara del Mar o Sara Kali. Cuenta la leyenda que, huyendo de una persecución a los cristianos ocurrida alrededor del año 40 las tres Marías, María Magdalena, María Cleofás y María Salomé llegaron a la Camarga en la costa del sur de Francia. Habían viajado en un barco milagroso que las llevó de un extremo al otro del Mediterráneo sin velas ni remos. Iban acompañadas de una criada egipcia de piel morena llamada Sara. Es necesario indicar que en la iglesia de Saintes-Maries-de-la-Mer sólo se venera a dos de esas santas, María Cleofás y María Salomé, y que otras tradiciones hablan de que en la barca viajaban también Lázaro y sus hermanas Marta y María.

En la zona en la que desembarcaron, fundaron una comunidad cristiana y fue gracias a Sara la Negra que pudieron subsistir, ya que salía todos los días a pedir limosna para las tres mujeres. La tradición dice que en el siglo VI, Cesáreo de Arlés fundó un convento en el que venerar a las Marías y a su sirvienta Sara. En la capilla que está datada en el siglo X se conservan unas reliquias que se dice pertenecen a las Marías y en la cripta descansan los restos de Santa Sara. Sara la Kali significa en caló, que es el idioma del pueblo romaní, «Sara la Negra».

Santa Sara la Negra | Venerada por el pueblo gitano

No se sabe realmente a quién pertenecen los huesos conservados en la Iglesia de Saintes-Maries-de-la-Mer, ya que durante la Edad Media el comercio de restos de Santos y reliquias curiosas fue muy floreciente. Pero la veneración a Santa Sara mueve cada año la devoción del pueblo romaní.

2. ¿Por qué es la patrona del pueblo gitano?

Santa Sara la Negra | Venerada por el pueblo gitano

Existen dos versiones que explican el patronazgo de Santa Sara la Negra sobre el pueblo gitano. La más extendida se basa en el hecho de que la supuesta criada de las tres Marías que llegaron a la costa francesa era egipcia y de piel oscura. Debido a que posiblemente la palabra «gitano» etimológicamente provenga de «egipcio» o «egipciano» ahí habría un nexo de unión entre la patrona y los patrocinados.

La segunda versión sería también una leyenda que dice que fue una gitana llamada Sara la que ayudó a desembarcar a las Marías al llegar a Francia. Tuvo una visión en la que se le dio a conocer que varias personas santas que habían presenciado la muerte de Jesús estaban a punto de llegar a la costa. Sara, conocedora de una magia ancestral, se puso a su servicio y extendió su capa sobre el agua para que no se mojasen y esta se convirtió milagrosamente en una especie de puente o barcaza rígida, y así llegaron a tierra.

3. Sara la Negra hija de Jesús y María Magdalena

Santa Sara la Negra | Venerada por el pueblo gitano

La última de las leyendas y más inverosímil hace de Sara la Negra la hija de María Magdalena y Jesús. Según esta, la Magdalena estaría embarazada de tres meses a la muerte de Jesucristo y huyó cruzando el Mediterráneo para llegar hasta las playas de Francia. La niña nació en Marsella y se la hizo pasar por la criada de su madre para protegerla. Se le puso por nombre Sara que significa «princesa» y al hacerse mayor contrajo matrimonio con el hombre más puro que había, dando lugar su descendencia a la dinastía merovingia.

La leyenda de Santa Sara es relativamente reciente en comparación con la veneración a las «Marías». La encontramos por primera vez en un escrito de Vicent Philippon a principios del siglo XVI en su escrito titulado «La légende des Saintes-Maries». El culto a Santa Sara la Negra o Sara Kali no se inició hasta principios del siglo XIX siendo tolerado por la Iglesia Católica aunque no avalado. ¿Conocías la leyenda de Santa Sara la Negra? ¿Conoces otras santas con la piel oscura? ¡Compártelo con nosotros! Estaremos encantados de leerte y si quieres visitar la Provenza donde tendrás ocasión de visitar a Sara Kali, te proponemos te informes con estas interesantes recomendaciones sobre los campos de lavanda que la han hecho famosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here