En los programas de talentos, a veces aparecen personas que nos dejan con la boca abierta: por ejemplo, señores capaces de recitar todas las capitales de los países del mundo, niñas que pintan a todo detalle intrincados mapas de ciudades que solo han visto una vez o adolescentes capaces de recitarte todas las palabras del diccionario con sus respectivas definiciones. Estas personas probablemente tengan el síndrome del sabio. Pero, ¿en qué consiste exactamente? Lo veremos a continuación, ¡no te lo pierdas!

Síndrome del Sabio: habilidades cognitivas muy peculiares

Síndrome del Sabio letras

1. ¿Qué es el Síndrome del Sabio exactamente?

Como hemos dicho, la principal característica de los afectados por el síndrome del sabio (también conocido como del sapiente o de savant, del francés, ‘sapiente’), está relacionada con unas capacidades mentales prodigiosas que incluyen memoria fotográfica, una facilidad pasmosa para aprender idiomas o un oído casi sobrehumano. Puede, por tanto, considerarse que el síndrome del sabio es precisamente eso: presentar una serie de capacidades mentales espectaculares y casi sobrehumanas.

Las facultades mentales de los savants (que es como se acostumbra a llamar a los afectados por este síndrome) acostumbran a destacar en artes como la música, la pintura o la escultura (por su gran memoria fotográfica y comprensión extraordinaria del lenguaje musical); en el cálculo de fechas (son capaces de memorizar calendarios enteros); en los cálculos matemáticos (además de hacer operaciones matemáticas de gran complejidad también pueden memorizar el número pi, por ejemplo), y en habilidades espaciales (por ejemplo, calcular distancias, memorizar mapas…).

Sin embargo, todo don va acompañado de un precio a pagar, ya que los afectados por el síndrome del sabio también acostumbran a presentar otras características que pueden hacer que lleven una vida francamente difícil, como el autismo o el síndrome de Asperger.

Síndrome del Sabio libros

2. Descubrimientos y teorías del síndrome del sabio

El primero en investigar este síndrome fue el doctor Benjamin Rush (quien, por cierto, fue uno de los firmantes de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos). En 1789 estudió el caso de uno de sus pacientes, quien era capaz de adivinar la edad de la gente en solo segundos. Con este caso, el síndrome del sabio se fue haciendo cada vez más famoso e interesante de cara a los otros científicos, que, a lo largo de los años, fueron añadiendo más información y descubrimientos.

Aunque actualmente no se con profundidad y exactitud este síndrome (por ejemplo, no se sabe exactamente qué lo causa, como veremos más adelante), sí que se ha descubierto una cierta relación con el autismo (un 10% de los autistas presenta síntomas de este síndrome, y uno de cada dos savants presentan síntomas del espectro autista), el síndrome de Asperger o incluso con personas que han padecido algún tipo de lesión en el hemisferio izquierdo. Lo que sí que parece saber la ciencia es que el hemisferio derecho de los savants está mucho más desarrollado que el izquierdo, lo que explicaría estas capacidades extraordinarias.

3. ¿Qué causa el síndrome del sabio?

Como decíamos más arriba, no está del todo claro qué causa el síndrome del sabio, aunque parece que hay dos maneras de adquirido: la primera es que se presente de manera congénita, por lesiones durante el embarazo o durante el parto. La segunda (y más curiosa si cabe) es que lo provoque un traumatismo cerebral, es decir, un golpe en la cabeza. Son lo que se conocen como savants adquiridos.

Síndrome del Sabio pizarra

4. Un savant famoso: Rain Man (Kim Peek)

En Rain Man, Dustin Hoffman interpretaba el papel de Raymond, el hermano autista de Charlie (interpretado por Tom Cruise), un genio del cálculo lleno de manías. Tras la muerte de su padre, los dos se embarcaban en un viaje por carretera que mejoraba su relación como hermanos. Pues bien, el personaje de Dustin Hoffman de la película está basado en Kim Peek, a quien el guionista de la película conoció en Texas.

Nacido con macrocefalia, un daño permanente que evita que los dos hemisferios del cerebro estén conectados correctamente, Peek era capaz de recordar el 98% de los más de diez mil libros que había leído. Y solo estamos empezando: entre sus asombrosas capacidades encontramos su capacidad de leer dos páginas a la vez (¡una con cada ojo!) en solo ocho segundos, era capaz de responder a cualquier cálculo y se sabía de memoria todas las carreteras de Estados Unidos.

A diferencia de otros savants, además (y gracias a la película), Peek mejoró mucho en su vida social, ya que fue capaz de relacionarse con desconocidos e incluso hizo alguna entrevista. Sin embargo, a pesar de esta memoria asombrosa, Peek no era capaz de sacar ninguna conclusión de los muchos libros que se había leído, y tenía serios problemas con sus capacidades motoras (por ejemplo, no fue capaz de caminar hasta los cuatro años y no podía abotonarse la camisa). Peek, además, mostraba un coeficiente intelectual menor que la media y fue diagnosticado erróneamente con autismo (como se lo retrató en la película, por cierto). Lo que padecía, además del síndrome del sabio, era el síndrome FG.

El síndrome del sabio es un tema apasionante, ¿verdad? Dinos, ¿conocías este síndrome y todas las increíbles capacidades mentales que conlleva? ¿Conoces a alguien que lo tenga? ¿Has visto la película Rain Man? Recuerda que puedes contarnos lo que quieras, ¡solo tienes que dejarnos un comentario y te leeremos encantados!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here